Disponible en Google Play

Ser madre es difícil, pero ser madre soltera es el trabajo más difícil del mundo.

Te quedas solo con mucho dolor emocional que tienes que aguantar y un niño que te necesita más que nunca. Y todos los días te pillas llorando a mares porque la vida era tan injusta para ti, pero entonces ves dos ojos brillantes mirándote y preguntándote si estás bien.

Así que, te pones de pie, reúnes el último trozo de fuerza que tienes y le dices a tu hijo que mamá está bien y que en realidad no estabas llorando, que algo cayó en tu ojo. Le mientes a tu hijo, no puedes creer en tu propia mentira, pero no quieres lastimarlo porque no quieres que sufra como tú.

No quieres que se pierda la figura paterna, así que siempre haces un esfuerzo extra para compensar el amor que no está recibiendo de un supuesto padre. Porque hay un hombre ahí fuera que es su padre, pero tu hijo nunca lo llamará “papá”. Los padres no hacen esas cosas. No entristecen a las madres y nunca dejan a sus hijos. Los padres están ahí para arropar a sus hijos cada noche y darles un beso de buenas noches. Vienen a todos los partidos de fútbol y son los mayores fanáticos de sus hijos.

Los padres cargan a sus hijos sobre sus hombros y los hacen sentir que pueden conquistar el mundo porque son muy altos. Los papás hacen que los niños se sientan tan especiales y únicos. Pero cuando no hay un padre que haga todas estas cosas, uno de los padres tiene que hacerlo. Y en este caso, esas son las madres solteras. Llevan la pesada carga sobre sus espaldas, pero nunca dicen que es difícil para ellos. Son tan buenos en la multitarea, haciendo cosas que pensaban que nunca serían capaces de hacer. Están cansados de todo el trabajo que tienen que hacer solos, pero nunca hablan de ello.

Las madres solteras no hablan de los dos trabajos que tienen que hacer para pagar las cuentas y el alquiler. No hablan de todo el dolor emocional que hay dentro de ellos y de todo el amor que todavía tienen, pero no hay nadie que les corresponda. Pretenden ser las mujeres más fuertes en público, pero una vez que regresan a sus cuatro paredes, se desmoronan en un millón de pedazos, pedazos que no pueden ser pegados de nuevo, pase lo que pase.

Y viven así: todo es normal y tienen una vida de ensueño. Las madres solteras son verdaderas heroínas, pero otras no lo ven así. Es fácil chismorrear sobre ellos y juzgarlos, pero una vez que te pongas en su lugar, verás que todos sus días son una batalla constante. Es una batalla por sus vidas y por esa pequeña criatura que los admira, pensando que son poderosos y que pueden resolver cualquier problema.

Y sólo por esos ojos enormes y esa sonrisa que puede alegrarte el día, tú, la madre soltera, peleas el doble de lo que puedes. Luchas para darles todo lo que necesitan, para darles amor, afecto y consejo. Usted tiene dos trabajos porque sabe que la pensión alimenticia no es suficiente. Usted simplemente no quiere decepcionar más a sus hijos que ellos ya están decepcionados. Odias ver las lágrimas en sus ojos cuando ven a otras familias ir juntas al parque y después a sus casas.

Y odias que no puedas encontrar una razón válida para explicar por qué tu familia no se va a casa con papá y por qué él no está ahí contigo. Tienes un nudo en la garganta, estás al borde de las lágrimas, pero aún así, te las arreglas para inventar algo y decirle a tu hijo que te divertirás con papá la próxima vez. Y con pasos pesados, te arrastras a tu casa vacía, fingiendo ser el superhéroe que siempre sonríe y se siente bien. Usted se esfuerza tanto como puede para ser la mejor versión de usted misma, para ser una madre de ensueño para su hijo, pero usted sabe que es más difícil que nunca.

Entonces, cuando su hijo finalmente duerme en sus brazos, usted lo mira y no se arrepiente de nada de lo que hizo por él. No te importa ser mamá, ama de llaves, doctora, psicóloga, mejor amiga, camarera y protectora a la vez. No te importa hacer todo eso todos los días, 24 horas al día, 7 días a la semana y no recibir un salario por tu trabajo. Ni siquiera te importa que seas tú quien haga un esfuerzo extra porque sabes que tu hijo se transformará en una buena persona.

Y todo eso es gracias a ti, mamá!

Eres un verdadero superhéroe y sé que hay alguien ahí arriba que ve todo tu dolor y sacrificio. También sé que un día verás los frutos de tu trabajo y que estarás muy orgulloso de ti mismo porque hiciste todo eso solo, sin ninguna ayuda. Y lo lograste. Tu proyecto principal está terminado y es absolutamente perfecto gracias a ti, mamá. Así que no pienses que cometiste errores porque diste lo mejor que pudiste para que las cosas funcionaran. Eras un mago que hacía funcionar cosas que al principio no funcionaban.

Así que levanta la cabeza, mujer orgullosa y no dejes que nadie te haga mirar hacia abajo.

Eres más que suficiente!

¡Eres digno!

¡Te mereces el mundo!

Sabes que tienes imperfecciones, pero te hacen perfecto tal como eres. Tus dificultades no se reflejan en tu valía, porque ya sabes que eres más que suficiente, así que nunca dejes que nadie te convenza de lo contrario.

No te mentiré y te diré que es fácil porque no lo es. Esta fase de tu vida es como una montaña rusa de emociones, una locura cuyo final es desconocido. Pero sé una cosa: definitivamente vale la pena.

Vale la pena por esos ojitos que te miran y piensan que eres perfecto.

Es suficiente con esas pequeñas manos que se extienden hacia ti para protegerlas porque piensan que eres el más fuerte.

Creen que puedes conquistar el mundo y la verdad es que sí puedes.

Mamá, puedes conquistar el mundo con una mano mientras tu hijo sostiene la otra.

Así que nunca olvides que ya eres suficiente.

De hecho, mamá, ¡eres más que suficiente!