Skip to Content

A todas las chicas que se enamoran de los chicos malos: estos son 3 juegos mentales en los que todos los narcisistas juegan con nosotros

Creo que es una maldición fijarse en tipos que no son buenos para nosotros y sin embargo lo hacemos.

La pregunta es, ¿por qué no nos vamos cuando nos damos cuenta de que alguien es tóxico para nosotros?

¿Por qué no podemos empacar nuestras cosas e irnos? Esto nos ahorraría mucho tiempo y nos ahorraría tantas noches de insomnio o las noches en que lloramos hasta quedarnos dormidos.

Cuando nos encontramos por primera vez con una persona tóxica de la que todo el mundo nos ha advertido, nos cegamos por su atención dirigida hacia nosotros, y pensamos que somos especiales porque de entre todas las personas, hemos elegido que nos quieran.

Es un privilegio, ¡debe haber algo increíble en nosotros!

Lo único que es asombroso es lo ingenuos que podemos ser al pensar que en realidad somos algo especial cuando, de hecho, somos alimento de los peores depredadores humanos de la historia.

Y aunque se retraen emocionalmente, nos quedamos y seguimos esperando que se abran a nosotros porque creemos que seremos nosotros los que los cambiemos.

Pero de nuevo, ser tan ingenuos sólo puede hacer que nos quiebren, aunque al principio esperábamos ser héroes.

Las chicas que se enamoran de chicos malos se vuelven adictas a los altibajos de las relaciones.

Nos intoxicamos con los sentimientos de que una relación tóxica despierta en nosotros y esto podría responder a la pregunta de por qué no nos vamos.

Con nuestra tendencia a salir con chicos malos, no nos rendimos fácilmente. Nos quedamos y luchamos más duro en vez de irnos. Y al hacerlo, la gente narcisista fortalece nuestra adicción con su maltrato.

Parece que cuanto mayor es el nivel de dolor, más pegajosos nos volvemos.

1. Los narcisistas echan una’bomba de amor’ a sus víctimas al principio.
No se equivoque, cada uno de ellos lo hace.

Caemos en su historia de “tú eres mi alma gemela”. Todos ellos causan una buena impresión al principio y nosotros a menudo (y más de lo que deberíamos), creemos la historia que nos venden sobre ellos mismos.

Pretenden tener intenciones puras y nos hacen sentir especiales al principio. Pero nada de esto dura mucho tiempo.

Cuando se trata de narcisistas, no se habla de sus relaciones previas y, si las hay, se puede notar fácilmente su historia de relaciones de movimiento rápido, superposición y relaciones tóxicas.

Una bandera roja está siendo ondeada por todas partes, pero sólo si prestas atención.

Eventualmente, la gente tiende a ver a través de ellos y es fácil notar emociones superficiales y poco sinceras, pero en la mayoría de los casos, es cuando es demasiado tarde.

2. La gente narcisista hace que sus víctimas se sientan menos dignas.
Ninguna persona que se sienta bien consigo misma se quedaría con un narcisista. Esto es algo de lo que la gente narcisista es muy consciente y es por eso que se apresuran a hacer que sus víctimas se sientan menos dignas.

Se apresuran a menospreciar a los demás y a señalar todos y cada uno de los defectos que tenemos cuando, al mismo tiempo, se ven a sí mismos en términos absolutamente positivos.

Es su manera de sentirse superiores: necesitan hacer que todos sean menos dignos. Así es como alimentan sus egos ya que se consideran a sí mismos como las últimas creaciones de Dios.

No se toman muy bien la crítica y esa podría ser una de las razones por las que socavan a la gente. Necesitan tener gente quebrada a su alrededor que no pueda pensar por sí misma y que baje la voz, esa es la razón principal por la que menosprecian a la gente.

Y una vez que estamos bajo la constante influencia de que nos digan que no somos lo suficientemente buenos o que son superiores y que deberíamos tener suerte de que alguien como ellos quiera estar con alguien como nosotros, empezamos a creerlo.

Nos volvemos adictos a la idea de que alguien que es mejor que nosotros quiere estar con nosotros y nos quedamos. Nos quedamos incluso cuando sabemos que debemos correr por nuestras vidas.

3. Todos los narcisistas hacen que sus víctimas sientan miedo.
Si no tuviéramos miedo de nada, ¿cómo podría la gente narcisista clavarnos las garras? No pudieron, así que necesitan crear este miedo en nosotros para poder tener control sobre nosotros.

Tenemos miedo de perderlos. Tememos no encontrar a nadie mejor que ellos.

La verdad es que se venden tan bien a los demás, constantemente alardeando y señalando sus logros, en su mayoría sobreexigiendo todo. La peor parte es que incluso ellos creen en sus mentiras.

Han alcanzado el nivel profesional de ser un mentiroso hasta el punto en que se las arreglan para convencerse de sus mentiras.

Tendemos a verlos mejor de lo que realmente son y con el tiempo, desarrollamos la idea de que son lo mejor de lo que hay ahí fuera.

Por eso tenemos miedo de perderlos o dejarlos ir. Y es por eso que soportamos ser maltratados todo el tiempo.

“Las relaciones con los narcisistas se mantienen con la esperanza de un “algún día mejor”, con poca evidencia que lo apoye.” – Ramani Durvasula

Alguien tiene que decírtelo, salir con un narcisista no te dará superpoderes. No puedes domar a la bestia. El “algún día mejor” nunca llegará, por lo tanto, es mejor que dejes de invertir en esa relación.

“El narcisista devora a la gente, consume su producción y echa a un lado las cáscaras vacías y retorcidas.” – Sam Vaknin

La conclusión es que tenemos que quitarnos las gafas de color rosa y ver la cara de los demás.

Si son malos y muestran patrones claros de ser narcisistas, tenemos que dejar de ser tan ingenuos y dejar de creer que seremos nosotros los que los cambiemos. Porque los narcisistas no quieren cambiar, para empezar.

¿Cómo podrían, si no se ven a sí mismos como tóxicos? Nadie en este mundo podría hacerles creer que hay algo malo en ellos.

En caso de que todavía queramos ser héroes, entonces deberíamos salvarnos y alejarnos en el momento en que conozcamos a alguien que muestre patrones de narcisismo. Porque eso es lo único correcto.