Skip to Content

Sigues siendo el mismo pedazo de mierda

Te vi la otra noche. Recostado en la barra, con ese traje azul oscuro que tanto me gustaba con esa camisa blanca que mostraba tu piel bronceada. Tu pelo peinado hacia atrás, el pelo con el que me encantaba jugar.

El pelo al que me tiraba de los dedos cuando hacíamos el amor. Tus labios besando el vaso de whisky, como si tu vida dependiera de ello. Y tus ojos. Tus brillantes ojos azules estaban escaneando la habitación, buscando a la siguiente víctima.

Sabía cómo sería la historia. Te la tirarías encima, la harías sentir tan especial por esa noche, la noche a la que volverá cada vez que la hagas sentir inútil. La noche en que miraba hacia atrás cada vez que mirabas a otra mujer.

La noche que hiciste que se enamorara de ti, la recuerdas cada vez que la rompes. Será la noche en la que se arrepentirá para siempre y tú serás una bala que no podrá evitar.

Sigues siendo el mismo hombre que una vez amé, pero no debí hacerlo. Sigues siendo tan egoísta y egocéntrico que te niegas a ver a la gente que te rodea. No es que no puedas verlos, eliges no hacerlo.

Recuerdo que poco a poco me quitabas pedazos a tu antojo. Me quitaste mi amor, mi libertad y mis sueños. Se sintió bien tener ese poder, supongo. Pero aún estás vacío. Todavía estás buscando a alguien que llene ese vacío dentro de ti y sigues fallando.

Sigues siendo el mismo mentiroso, regalando promesas vacías como chispas en el pastel. Algo para hacerlo bonito, pero por dentro estaba podrido. Dentro, no había nada más que dolor y desesperación. Estás prometiendo compromiso, lealtad y honestidad, mientras que ya estás pensando en el próximo en jugar.

La estás haciendo esperar, conformarse contigo, mientras que ya estás planeando tu ruta de escape. Y honestamente no puedo creer que te confié mi corazón, pero supongo que esto tuvo que pasar para que lo apreciara más.

No sucederá de la noche a la mañana, pero usted se curará.

Sigues siendo el mismo bastardo desagradecido. ¿Tienes idea de la suerte que tuviste? Tenías una mujer que estaba lista para convertirte en su mundo. Una mujer que te hizo su prioridad, su única opción y todo.

Una mujer que te quería más de lo que se quería a sí misma a veces. Pero para ti, nunca fue suficiente. Podrías haber tenido al mundo en tus brazos y aún así no habría sido suficiente. Nunca será suficiente y lo sabes.

Sigues siendo el mismo pedazo de mierda, no un hombre, sino un error. Juegas con los corazones y sentimientos de otras personas como si fueran tuyos. Usted rompe sus esperanzas y confianza a diario, sin saltarse ni un solo latido.

Es algo que haces, como dijiste: “No eres tú, nena”. Sabías que no estoy a favor de esto; sabías que nunca me asentaría”. ¿Cómo diablos iba a saber eso? ¿O a cualquiera de nosotros, de hecho? Entre todas esas promesas, besos y palabras dulces que uno puede oír, ¿cómo se supone que iba a ver tus mentiras?

Te vi alejándote con ella y en ese momento, sólo sentí lástima por ella. En ese momento, al que tanto temía, no sentí nada más. Y en ese momento, me di cuenta de que ya te había olvidado y finalmente estaba listo para seguir adelante. Me tomó demasiado tiempo llegar aquí porque eres bueno rompiendo a la gente. Demasiado bueno.

Pero finalmente estoy completa y feliz de nuevo. Finalmente me amo a mí mismo de la manera que nunca pensé que podría hacerlo. Finalmente, cuando me miro en el espejo, ya no veo cicatrices feas, muslos grandes y una persona rota.

Me veo a mí mismo: mi fuerza, la pasión en mis ojos y la alegría en mi sonrisa. Veo a un tipo duro que caminó sobre su propia tumba, en la que la metiste. Veo a una mujer increíble que está lista para amar, vivir y reír de nuevo. Me miro y sé que soy feliz. Y sigues siendo el mismo pedazo de mierda.