No ignores tu instinto.

Si te tienes que acordar de una regla sobre el engaño, que sea ésta: siempre hay señales al principio.

¿Cuáles son las señales? ¿Cómo puedes saber si alguien con quien estás saliendo te engañará algún día? Ten cuidado con estas cosas en particular y evita desilusiones innecesarias.

Una vez que comiences a salir con alguien, ¿cuánto tiempo tiene que pasar para que veas las señales?

No hay una respuesta perfecta a esta pregunta tan compleja, se puede decir que ya has visto las características de la personalidad después de unos cuantos meses de estar saliendo con esa persona.

En otras palabras, si estás saliendo con una persona cuatro o cinco meses, o incluso más, se puede decir que ya la conoces bastante bien. Si estás saliendo con alguien todo este tiempo, es probable que lo hayas visto en muchas circunstancias, y ya deberías tener una idea de si puedes confiar que sea monógama – o no.

Por desgracia, muchas personas aún siguen en las relaciones aunque sepan que su pareja la está engañando, por eso la segunda intención de este artículo es escuchar a tu instinto, y terminar con esa relación antes de que sientas un problema potencial.

  1. El pasado del engaño.

Sin ninguna duda, la señal número uno de que la persona con la cual estás saliendo te va a engañar, es si que lo haya hecho en sus relaciones anteriores. A lo mejor estas cosas no se descubren al principio, pero después saldrán a la vista. Algunas personas que hayan engañado en sus relaciones anteriores, nunca lo volverán a hacer, pero otras sí lo harán de nuevo.

Para que te quedes convencido de que alguien no te va a engañar – aunque haya engañado a su ex – tienen que hablar de ello, lo ideal sería que fuesen a terapia, busquen otro método de ayuda (libros de ayuda profesional, etc.) para superar los problemas subyacentes.

  1. Coqueteando con otras personas (¡justo delante de ti!)

¿Quién haría tal cosa – coquetear con otras personas frente a cita? ¡Millones de hombres y mujeres! Esas cosas suceden a menudo, así que muéstrate atento al coqueteo desenfrenado justo delante de tus ojos.

Si tu cita o tu futura pareja coqueta delante de ti, allí hay un problema. Lo más probable es que este individuo necesite mucha atención, y que algún día cruce la línea cuando no estés presente y pase del flirteo al contacto sexual en toda regla.

Si quieres tener una relación monógama a largo plazo, tienes que poner reglas a tu pareja: que ninguno de los dos coquetee con alguien en presencia del otro. Si tu cita rompe la regla, habla con tus amigos sobre si terminar esa relación o no. Este tipo de comportamiento es difícil de cambiar, entonces ¿por qué invertir en alguien que necesita tanta atención desde el principio?

  1. Ir perdido en acción por horas o ser inalcanzable por teléfono.

Si tu cita o pareja nueva desaparece de vez en cuando durante el día o noche y no coge el teléfono, puede ser una señal de que te está engañando. Si no coge el teléfono por un rato, puede que esté en el cine o el gimnasio. Pero si alguien no está localizable por un par de horas – especialmente por la noche – puede que te esté engañando.

Cuando hables con tu pareja de la “desaparición”, sé honesto y comparte que este tipo de cosas provoca ansiedad o inseguridad en ti. Lo más importante, sin embargo, si este tipo de comportamiento se convierte en una especie de rutina, la verdadera tarea que tienes que asumir es definir si llegó el momento de terminar esa relación.

 

Unas simples advertencias que debes tener en cuenta…

Una de reglas más importantes que tienes que recordar cuando se trata de engaño es esperar a que tus preocupaciones sean razonables, a menos que tengas una larga historia de paranoia sin justificación. La mayoría de las personas no quiere creer que la nueva persona en su vida la está engañando, por lo que tener ese sentimiento raro probablemente signifique que hay algo de lo que preocuparse.

Si sientes que la persona con la que estás te está engañando, cuídate bien y protégete emocionalmente. Sepárate un poco de la relación y tómate un tiempo para ti mismo, para que puedas ponerte en contacto con tus sentimientos, reflexionar y luego tomar una decisión sensata como proceder adelante.