Skip to Content

Si dos personas están destinadas a estar juntas, siempre volverán el uno al otro

Es realmente difícil de describir, pero durante mucho tiempo sentí que me faltaba algo vital. Cuando nos conocimos, me desperté después de un sueño, dando vueltas y saludando. Me acosté por un momento, pensando en todo lo que había hecho mal.

Guardé, intacto en mi armario, el suéter que me diste ese día, para no volver a tocarlo. Tu libro favorito era sacar el polvo de un estante. Y la imagen de nosotros, habiendo envejecido, comenzaba a desvanecerse como lo habíamos hecho nosotros mismos a lo largo de los años.

A lo largo de los años, llevé a muchos hombres a este lugar que era nuestro. Pero siempre pidiendo una mesa diferente a la que nos sentamos la primera vez.

Todavía había platos que me hacían pensar en ti, ¡porque siempre me empujabas a probarlos!

Todavía había cervezas, que yo bebía contigo en mi cabeza porque eran tus favoritas.

Su nombre dejó de ser pronunciado durante las discusiones. La gente dejó de preguntarme dónde estabas o qué estabas haciendo. Todos menos yo.
Y cada cumpleaños, dudaba en escribirte o llamarte, pero tenía miedo de lo que pudiera descubrir. Tenía miedo de descubrir que no te había echado de menos en absoluto.

Nuestra pareja ya no existía en las redes sociales y todos los signos de que tú habías sido un componente esencial de mi vida habían desaparecido, pero no habían sido olvidados porque yo todavía pensaba en ti y me sentía tan vacía si sus pensamientos permanecían demasiado tiempo.

La verdad es que me quitaste una parte de mí cuando te fuiste.

Lo que no sabías es que todos los sábados rezaba por ti, pidiéndole a Dios que volviera. Cada año, enviaba una tarjeta o escribía una carta, esperando que me respondieras. La gente me preguntaba por qué lo intentaba y luego me volví a esa cita que escribía en mi pared y leía todos los días.

“Cuando alguien está en tu corazón, nunca está muy lejos de ti. Él puede volver a ti, incluso cuando no lo esperas. (Mitch Albom)

¿Cuántas cartas he escrito? Uno por año durante cinco años.

5 años. 5 años que me miro en el espejo y siempre veo tu reflejo. Veo estas partes de mí que hacen lo que soy pero que nacen gracias a tu amor, a lo que me enseñaste y a tu importancia para mí. Contigo, era yo mismo pero también alguien que evolucionaba y estaba orgulloso… Una persona en la que me convertí principalmente gracias a ti. Y si me hubieras cortado, habrías encontrado trozos de ti también.

Mi vida continuó como lo había hecho durante años.

Entonces llegó el día. Tu nombre apareció en la pantalla de mi teléfono como siempre había querido. En algún lugar entre la excitación, el miedo y la incredulidad, sabía que habías vuelto.

Las simples discusiones se convirtieron en proyectos. Lo que me llevó a ir y venir delante del espejo antes de encontrarte. Un millón de preguntas giraban en mi cabeza, pero por alguna razón desconocida, las respuestas no importaban. Lo único que importaba era tu regreso.

Los escépticos en el fondo se convirtieron en ruidos que elegí ignorar porque sus opiniones no importaban. Tú eras el único que contaba.

Y en una habitación abarrotada donde la gente estaba ocupada cantando y de fiesta, me fijé en ti. Me sentí completa por primera vez en mucho tiempo, como si se acabara de llenar una carencia.

Y, agarré tu mano y te detuve porque al fin tenía la única cosa con la que había estado soñando durante 5 años y mi corazón estaba lleno de nuevo.

Porque tú eras más de lo que yo había amado en otra vida y me enseñaste que el amor no se desvanece con el paso del tiempo. Me enseñaste que el amor es lo suficientemente fuerte como para sobrevivir al tiempo, a las circunstancias y a las penas.

Me diste algo en lo que creer, una fe ciega sobre la que me preguntaba. Pero en algún lugar, a pesar de las dudas y preguntas, nunca me di por vencido. Cuando muchos no entendían y a veces yo mismo no entendía, nunca dejé de creer que eventualmente encontrarías el camino de regreso a mí.

Te estoy mirando ahora y la gente dice que parezco más feliz. La verdad es que cuando estás a mi lado, soy la más feliz y la mejor versión que puedo ser de mí mismo.