Skip to Content

Si Dos Personas Están Destinadas A Estar Juntas, El Destino Las Unirá

Cuando nos separamos, sentí que el mundo entero caía bajo mis pies. Sentí como si hubiera perdido una gran parte de mí mismo…. Perdido al mismo tiempo que él.

Me acosté en mi cama por la noche y pensé en él, preguntándome dónde estaba y si había conocido a alguien más. Otras veces, cuando la culpa se apoderó de mí, recordé todos mis errores.

Todos los regalos que me ha dado y todo lo que queda de él están allí, en mi habitación, a salvo. Nunca he tirado nada. El suéter que me regaló todavía huele mal y sigo durmiendo con una camiseta que olvidó en casa.

Nos separamos hace 4 años, pero todavía siento su presencia.

Durante estos años, salí con otros chicos y nos encontramos en un lugar para “nosotros”. Pero nunca me sentí como me sentí con él. Siempre faltaba algo.

Incluso algunos platos me hacen pensar en él, ya que fue él quien me hizo descubrirlos. Y cuando bebo vino, también pienso en él si es su favorito.

Todo me hace pensar en él, en cada rincón de mi apartamento, en cada lugar de esta ciudad.

Cuanto más tiempo pasa, menos gente habla de ello. No me preguntan si sé lo que está haciendo o dónde está. Es como si lo hubieran olvidado por completo, pero yo nunca lo he olvidado. Siempre ha vivido en mi mente, dondequiera que esté y haga lo que haga.

Lo más difícil fue en mi cumpleaños y en el suyo. Celebrar mis cumpleaños sin él fue doloroso. Riendo y fingiendo ser feliz sin poder escuchar su “feliz cumpleaños, cariño” era difícil.

Cada cumpleaños, trataba de resistir el impulso de llamar y escuchar su voz. Traté de resistir la necesidad de escribirle, porque tenía miedo de saber que no lo había extrañado en absoluto, que se había olvidado por completo de mí.

Todas nuestras fotos en las redes sociales han sido eliminadas. No había pruebas de que hubiera sido mío. Que yo había sido suya. Que habíamos sido felices juntos. Que mi corazón siga perteneciendo a él.

La gente me preguntaba si todavía pensaba en él y al hacerlo, me hacía sufrir aún más. Escuché una cita que siempre recordaré: “lo que está destinado a ser siempre encontrará la manera de suceder”.

Nunca dejé de pensar en él y de esperar que volviéramos a estar juntos, porque sé que cuando dos personas están destinadas a estar juntas, terminan juntas.

Así que, esperé. Esperé pacientemente. Dondequiera que fuera, lo imaginaba a mi lado, sosteniendo mi mano. Porque lo extrañaba muchísimo. Sólo soñé con él.

Mi amor era demasiado fuerte para que lo olvidara. Para poder abandonarlo. Para poder separarme de él.

Entonces, un día, mi mayor deseo se hizo realidad.

Él regresó a mí. El destino me lo ha devuelto. Y entonces, estaba lleno de felicidad, entusiasmo, amor, pero también de miedo e incredulidad. No podía creer que fuera mío otra vez.

Pero nos tomamos nuestro tiempo. Fuimos despacio, naturalmente. Y después de un tiempo, las cosas se volvieron como eran; incluso mejores. Sentí que nunca nos habíamos separado. Tenía la impresión de que estos 4 años sin él nunca habían existido.

Me hice miles de preguntas. Me preguntaba si era lo correcto y si valía la pena el dolor que había sentido. Algunas personas me dijeron que no debería haberme ido con él y que debería haberlo olvidado.

Pero no me importaba. Él era el único que importaba. Él era todo lo que yo quería y todo lo que necesitaba y me era imposible dejarlo ir de nuevo.

Era imposible para mí dejar que una persona me mostrara qué amor verdadero se iba. El que me hizo lo que soy hoy. El que fue y sigue siendo mi todo.

Gracias a él, me siento completa y realizada.

Gracias a él, mi vida tiene sentido.

Gracias a él, soy feliz. Estoy vivo.