Skip to Content

Se necesita un hombre de verdad para saber que una mujer es suficiente

En la era de las citas modernas, cuando estamos rodeados de niños, hombres narcisistas y niños, básicamente, es difícil encontrar a un hombre de verdad que nos ame de la manera en que merecemos ser amados.

Es difícil encontrar a un verdadero hombre que nos aprecie por lo que somos y nos haga creer en el amor de nuevo.

Ese hombre de verdad que te hará sentir como si fueras su mundo, como si no hubiera nadie más que tú. Te sientes cómodo siendo tú mismo con ellos, eres a la vez amante y amigo.

Pueden actuar como tontos y tontos unos con otros, pero aún así tienen esa pasión loca que todos anhelamos. En un momento se están haciendo cosquillas o peleas de almohadas, y al siguiente se están revolcando en las sábanas.

Tu verdadero hombre sabe que no eres perfecto, pero te trata como si lo fueras. Él te valora por tu cerebro, por tus logros y habilidades, en lugar de sólo por tu apariencia y otras cualidades a corto plazo.

Él te ve como un igual, como su compañero de vida y te considera cuando toma decisiones. Y siempre está ahí, a través de sus luchas y placeres. Puedes contar con él pase lo que pase, porque está contento de estar a tu lado pase lo que pase.

Pareja en campo al atardecer

Y un hombre de verdad se asegura de que sepas que eres lo mejor que le ha pasado. Se asegura de que poner una sonrisa en su cara es su ritual matutino, como tomar café o cepillarse los dientes.

Se asegura de que no te vayas a la cama enojado o triste. Te hace darte cuenta de por qué cada uno de los otros hombres fue una cosa de una sola vez, por qué cada uno de los otros hombres se sintió como en casa.

Te hace darte cuenta de lo que has estado esperando toda tu vida, y ese es un amor incondicional y loco que te calienta de pies a cabeza durante esas noches frías y solitarias.

Te hace darte cuenta de que el amor de tu vida viene después de un error de tu vida. Algunas relaciones tienen la intención de enseñarnos cómo es que el amor no se ve, tienen la intención de quebrarnos sólo para que podamos construirnos a nosotros mismos de la manera en que nunca imaginamos que podríamos hacerlo.

Están ahí para hacernos apreciar más a nosotros mismos, para apreciar quiénes somos y no para conformarnos sólo porque tenemos miedo de estar solos. Y lo que aprendí es, cuando lo sabes, simplemente lo sabes.

Una vez que encuentres a tu verdadero hombre, te preguntarás por qué estabas preocupado.

Tu hombre de verdad te hará apreciar todas las pequeñas cosas que compartes; ese desayuno rápido antes de ir a trabajar, esos descansos para tomar café que robas de tus días ocupados o las noches perezosas que pasan juntos en el sofá escuchando los latidos del corazón del otro.

Él te hará sentir deseado incluso cuando te estés ahogando en guacamole, usando tu pijama. Él te hará sentir deseado incluso cuando no tengas ganas. Tu verdadero hombre saldrá contigo el resto de tu vida, porque quiere hacerlo. Te quiere a ti.

Así que, no te conformes con menos, no te conformes con un puto que sólo sale contigo por tus partes femeninas. No te conformes con ese gilipollas tóxico que te critica constantemente, que te derriba constantemente sólo para que se sienta bien consigo mismo.

No te conformes con ese niño que necesita que seas su mami, que necesita que te ocupes de sus necesidades, porque es incapaz de hacerlo por sí mismo. No te conformes con ese tipo que te hace sentir nada, y no te conformes con alguien que mata a todas las mariposas dentro de ti.

Espera a ese verdadero hombre tuyo, que sabe que eres suficiente. Quien te hace fundir bajo su tacto, quien te quema los labios con los suyos y te hace sentir como un regalo de los cielos.