Skip to Content

Quiero Estar Contigo Pero No A Cualquier Precio

Quiero sostener tu mano, reírme de tus chistes, caminar a tu lado, acurrucarme en el sofá, mirarte a los ojos y besarte a diario.

Deseo sentarme con ropa interior en la mesa de la cocina a las 3 am y coquetear contigo.

Quiero ser alguien muy importante para ti; darte mis días, semanas, meses y años.

Sólo quiero estar contigo; sacarte una sonrisa y hacer que siempre estés feliz. Deseo estar entre tus brazos; quiero estar despierta toda la noche y que hablemos por horas, escucharte y saber lo que hay en tu mente y en tu corazón. Quiero ser la persona con la que quieras compartir la vida por siempre.

Quiero todas estas cosas para nosotros; quiero que seas mío y quiero ser tuya, pero eso no será a cualquier precio. No voy a dejar que mi alma se marchite esperando por alguien que no vale la pena, ni tampoco entregarme a alguien que no lo merece.

Si tengo que perseguirte, entonces no te quiero.

Si debo estar detrás de ti significa que estás huyendo, y si haces eso entonces no tengo nada que buscar contigo, porque significa que definitivamente no estamos en la misma sintonía.

No quiero perseguirte; lo que deseo es tenerte a mi lado y que caminemos juntos a través de este mundo confuso y en ocasiones salvaje. Quiero saber que puedo contar contigo y no sentir miedo de que algún día puedas irte.

No quiero estar contigo si tengo que mendigar tu tiempo.

De verdad quiero estar contigo pero eso no pasará si tengo que pedirte constantemente que me des algo de tu tiempo. Si yo estoy lista para abrir un espacio en mi vida para ti, no espero que tú hagas menos que eso.

No quiero sentarme a esperar que tengas tiempo de responderme un mensaje de texto, o si tendrás un espacio en tu agenda para mí; por el contrario, quiero ser la primera en tu lista de prioridades porque estoy lista para que tú seas el número uno en la mía. Pero si tengo que luchar por tu atención, entonces tú y yo no estamos hechos el uno para el otro.

No te quiero si tengo que demostrarte todo el tiempo que valgo la pena.

Si no eres capaz de darte cuenta por ti mismo de que valgo la pena, entonces no hay nada en este mundo que yo pueda hacer para demostrarte lo contrario. No hay una sola cosa que esté a mi alcance para convencerte de lo que valgo y, la verdad sea dicha, no quiero tener que probarte que realmente merezco la pena.

Necesito que me aceptes por lo que soy, que respetes mis valores; me hace falta sentirme apreciada por ti, porque eso es exactamente lo que yo haré por ti.

No te deseo si cualquiera puede tenerte.

Siempre he sido el tipo de mujer a la que no le gusta algo que cualquiera puede tener. ¿Cuál es tu valor si eres tan fácil de conseguir?, ¿Qué te hace tan especial cuando cualquier otra mujer puede tenerte sin esfuerzo? y ¿Quién me garantiza que no me dejarás por alguien más si no tienes claras tus prioridades?

Quiero poder confiar en ti, saber que nunca me cambiarás por la primera que pase a tu lado porque de verdad consideras que soy buena para ti. Quiero saber que te importo y que le das valor a mi vida; no quiero estar contigo si puedes cambiar de opinión respecto a nuestra relación en cualquier momento.

No voy a luchar por ti a menos que me demuestres que estás dispuesto a hacer lo mismo por mí.

He pasado por muchas cosas en la vida y, créeme, lo último que quiero es tener que perseguir a alguien que no me quiere a su lado así que no lo haré; no te convertiré en mi prioridad número 1 si no me demuestras que harás lo mismo por mí.

Sé que las relaciones entre dos seres humanos son complejas pero jamás deben ser difíciles. Entiendo que hace falta esfuerzo y estoy dispuesta a trabajar por nuestra relación, siempre y cuando me demuestres que en realidad tenemos una relación por la que valga la pena trabajar.

No creas que voy a dejarlo todo por ser tu mujer ya que se exactamente cuando es el momento de dejar a alguien a un lado.

Si me quieres en tu vida, comienza a hacer un espacio en ella para mí. No puede ser más simple que eso.