Skip to Content

Querida mamá, ahora que soy adulto

Querida mamá,

Gracias a ti, soy la mujer que soy hoy. No me hubiera convertido en quien soy sin tu amor incondicional, tu apoyo y la paciencia que tenías conmigo.

Y ahora que soy mayor, puedo ver todo tu sacrificio. Puedo ver que pusiste tu vida en espera porque querías que supiera que estás ahí. Ahora, te aprecio más de lo que te apreciaba cuando era un niño.

Después de convertirme en madre, puedo ver lo que significa realmente criar a un niño, estar ahí para él y asegurarme de que crezca pensando sólo en las cosas que le hacen feliz.

Y eso es lo que hiciste por mí. No importa cuántos problemas tuvieras, nunca me permitiste ver ninguno de ellos. Llevabas toda esa carga sobre tus hombros, mamá. Y no hay palabras que pueda usar para agradecerte lo suficiente por todo lo que hiciste por mí.

Ahora que soy mayor, entiendo que quieres que esté cerca todo el tiempo. Por eso me etiquetas en todos esos videos divertidos de Facebook. Por eso siempre me recuerdas cuando vas de compras y me compras cosas, aunque ya las tenga.

Aunque yo tenga un hijo, todavía me consideras tu pequeño, tu bebé que necesita ayuda y comprensión. Aún quieres cuidar de mi mamá, aunque pueda hacerlo solo.

Querida mamá, ahora que soy mayor, finalmente me doy cuenta de que eres la única amiga sin un motivo oculto o una agenda oculta. Y tú seguirás siendo el único así. No sé si alguna vez encontraré un amigo que me acepte como soy, pero sé que ya lo hiciste.

Me has aceptado con todos mis defectos porque soy tu hijo. Y no importa lo molesto que estés o lo duro que luchemos, siempre me cuidarás. Querrá que esté a salvo. Volverás a hacer todo lo que esté en tu poder para protegerme y ayudarme a tener una buena vida.

Ahora que soy mayor, no tengo tiempo para verte tanto. Pero, ¿saben qué? Todos esos momentos que pasamos juntos no tienen precio para mí. Porque en cada una de ellas aprendo muchas cosas sobre la vida.

En cada uno de ellos, te admiro, y estoy más que feliz de tener a alguien como tú en mi vida. En todos esos momentos, me doy cuenta de que quiero ser como tú: fuerte, independiente y siempre luchando como una leona por sus hijos.

Ahora que soy mayor, a veces me veo a mí mismo necesitando que tú me cuides. A menudo me olvido de mimarme porque también soy madre, y necesito cuidar de mis hijos también.

Por eso, en esos momentos, desearía que estuvieras allí para hacerme un té y beberlo conmigo mientras hablamos de unas bonitas flores que compraremos para el jardín.

Quiero que vengas y hagas algo delicioso para la cena. Ojalá pudiéramos ir al centro y comprar como si fuéramos mejores amigos. Ojalá estuvieras más ahí, mamá.

Ahora que soy mayor, me doy cuenta de que nadie habría hecho lo que tú hiciste por mí. Estuviste ahí durante toda mi vida para consolarme, para ser mi mejor amigo y alguien en quien pudiera confiar.

También eras alguien que me gritaba porque hice algo estúpido de lo que sabías que me arrepentiría más tarde. Estabas allí para enseñarme todo sobre la vida.

Estabas ahí para apoyarme y hacerme creer que soy tan digno y suficiente.

Tú estabas allí cuando mi espíritu estaba quebrantado, cuando estaba deprimido y cuando pensé que me iba a desmoronar. Me levantaste y me convenciste de que renunciar a mí mismo nunca es una buena opción.

Me transformaste en la mujer que soy hoy, y puedo ver que estás orgulloso de tus logros.

Tú fuiste, eres y siempre serás mi mejor amiga, mi llamada nocturna y la persona que me entiende aunque yo no me entienda a mí misma.

¡Mamá, gracias por todo!

Con amor,

Tu hija