La gente a menudo confunde estar sola con estar realmente sola. Piensan que si estás en una relación, significa que eres feliz, pero nunca nadie dijo eso sólo porque tienes a alguien significa que siempre estás feliz con esa persona.

Aprendí esta lección en mi propia piel, así que sé de lo que estoy hablando. Siempre he sido una mujer fuerte, la que maneja las cosas a su manera. Entonces conocí al tipo con el que me enamoré. Fue mi primer amor, mi razón de vivir y mi mejor amigo.

Pero como las citas no son una cosa simple y porque necesitan mucho esfuerzo para ello, nos desmoronamos. Nos desmoronamos en pedazos tan pequeños que parecía que nunca estuvimos juntos. Y mientras estaba hecha un desastre, pensando que ahora estoy sola y jodida, algo pasó por mi mente.

Me di cuenta de que el hecho de estar soltera no significaba que tuviera que estar triste. Ese momento fue mi epifanía, y me di cuenta de que romper contigo era lo mejor que me podía haber pasado.

Me di cuenta de que es mejor estar solo que aguantar a un idiota.
Es mejor vivir una vida en la que pueda ser yo misma, sin pretender ser otra persona para que mi novio me quiera.

Si no puede aceptar todas las cosas malas de mí, seguramente no merece las mejores también. Me niego a conformarme con menos de lo que merezco, y me niego a ser la muñeca de alguien con quien jugar cuando y como quiera.

Me di cuenta de que soy lo suficientemente fuerte para esperar al tipo adecuado.
He pasado por el infierno y he vuelto, y sé que la vida es una mierda. También sé que acelerando las cosas, no alcanzaré mi objetivo final y que esta vez, sólo necesito seguir la corriente.

Necesito dejar que el destino haga su trabajo y aceptar lo que sea que me traiga. Pasé mucho tiempo haciendo mis propias reglas de amor, pero nunca funcionó. Así que, de ahora en adelante, me quedaré quieta y dejaré que el cielo me envíe la correcta.

Me di cuenta de que no necesito a nadie que no me necesite.
He estado saliendo con tantos chicos hasta ahora, y ninguno de ellos pudo proporcionarme el amor que anhelaba. Cada uno de ellos me decepcionó al menos una vez, y por eso decidí romper con ellos.

Porque si alguien demuestra que no me ama, ¿por qué me quedaría con él y le rogaría que me prestara atención? Si yo tuviera mi corazón en la manga y pudiera abrirme a él, él debería haber hecho lo mismo por mí.

Pero si alguien se niega a hacerlo, simplemente no puede estar en la cima de la lista de mis prioridades.

No me conformaré con menos de lo que merezco.
Sólo me queda una vida por vivir, y seguramente no la desperdiciaré en un tipo que no me ama tanto como yo a él. No me conformaré con una falta de amor, una falta de atención y una falta de respeto. Merezco ser amada.

Merezco que me cuiden. Merezco ser perseguido. Y merezco que todo eso suceda naturalmente. Y si un hombre no puede proporcionármelo, entonces no lo necesito para nada.

Seré mi propia razón para ser feliz.
Durante toda mi vida, busqué hombres que me hicieran feliz, pero ahora me di cuenta de que soy mi propia razón para ser feliz. Me di cuenta de que no necesito un hombre que me complete. No necesito que me guíe ni que me muestre el camino correcto.

Sólo necesito uno que me acepte completamente y que me ame incondicionalmente. Pero hasta que llegue, me enamoraré de mí mismo primero. Aprenderé a ser mi propia prioridad y a cumplir mis propios deseos sin necesidad de que alguien lo haga por mí.

Esperaré al hombre cuyo amor se siente como en casa.
Sé que no vendrá mañana ni dentro de un mes, pero finalmente vendrá. Y sé que no estaré con nadie sólo para evitar estar sola. Esperaré a alguien que valga la pena esperar.

Esperaré al hombre que será mi mejor amigo, mi alma gemela y mi amante al mismo tiempo. El que me perseguirá cuando ya sea suyo, que me amará hasta la luna y de regreso y que nunca me abandonará.

Esperaré al hombre cuyo amor se siente como en casa.