Skip to Content

Prefiero enamorarme de un hombre aferrado que de un hombre distante

Cualquier mujer que empieza a pensar en una relación ya tiene una idea de cuál debe ser la pareja perfecta. Mientras que a la una sólo le gusta divertirse y no le gusta mostrar sus sentimientos, la otra quiere un hombre que siempre esté ahí para ella y que la llene de amor.

Toda mujer anhela atención, afecto y ternura. Si tuviera que contarte algo sobre mi pareja ideal, entonces sería una mezcla perfecta entre una persona aferrada y una persona distanciada.

Pero si tuviera que tomar una decisión entre un hombre decente y uno que es independiente, entonces definitivamente me enamoraría del hombre decente.

Porque todos en mi entorno saben qué clase de mujer soy. Soy una mujer que siempre escogerá el amor y el afecto por encima de todo lo demás. Nunca he estado contento con un hombre que está distanciado en mi vida. No puedo imaginarme estar con un hombre que no puede expresar sus verdaderos sentimientos o alejarme.

La gente que me conoce sabe que soy una mujer salvaje, fuerte y apasionada. Cuando se trata de amor, amo con todo mi corazón. Porque puse toda mi alma en ella. Y nunca podría fingir ser lo contrario de lo que realmente soy.

En otras palabras, soy un libro abierto. Soy muy abierta emocionalmente y creo que el amor no debe tener límites. Nunca debe ser desplazada o dañada. Porque la vida es demasiado corta para reprimir los anhelos, no para vivir la pasión y ocultar los sentimientos. Sólo estamos viviendo esta vida, así que ¿por qué no invertir nuestro tiempo en el amor verdadero?

Por lo tanto, si tuviera que elegir entre una pareja demasiado afable y una que sea distante, siempre elegiría la primera.

Soy muy consciente de que una persona devota a veces puede ser difícil de amar. A veces se puede sentir abrumador y hay que luchar por un poco de espacio para respirar. Sé que a veces tienes que hacer un esfuerzo extra para lidiar con tu amor.

Pero no puedo permitirme el lujo de pasar mi tiempo con alguien que me hace preguntarme si le gusto o no, obligándome a repensar su comportamiento, o incluso molestarme en mostrar sus verdaderos sentimientos. ¿Por qué debería estar con alguien que me hace sentir como una plaga sólo si menciono una cita extra?

Una vez tuve una amiga que era muy simpática y que me gustaba mucho, pero que nunca tenía más de dos citas a la semana. Estoy seguro de que no me engañó, pero tenía un pánico tan extraño de pasar más tiempo conmigo de lo necesario, pero sus amigos tenían ese privilegio.

Cuando le pregunté en una de nuestras citas si podíamos volver a vernos pasado mañana, su reacción fue una expresión atormentada y las palabras: “Por favor, no me hagas esto”.

Prefiero enamorarme de un hombre aferrado que de un hombre distante.

– Oh, vale… no te estreses, que tengas una buena vida! (- Por supuesto que debería haberlo dicho en ese momento, pero entonces era una chica muy insegura, pero cuando encontré mi confianza en mí misma, le dije adiós a él y a todos los demás de esa naturaleza…)

Y es por eso que siempre optaría por un compañero aferrado. Porque, en mi opinión, es mejor estar con alguien que me prodiga su afecto las veinticuatro horas del día, que con un hombre que sigue trayéndome a todo lo que dice y a todos los movimientos que hace.

Quiero un hombre que esté dispuesto a prestarme atención una y otra vez.

El que me da flores sin dar una razón. Hacer un viaje espontáneo conmigo y decir “Te amo” todos los días… En la que siempre me siento bien cuidado y juntos formamos un equipo.

Creo que quiero un hombre con el que sueñe cualquier otra mujer. Necesito un hombre que me convierta en su prioridad. Uno que no tenga miedo de ponerme en primer lugar. Uno que estará ahí para mí para siempre, especialmente cuando la vida parece difícil de sobrellevar. Necesito un hombre que se enfrente a todos los obstáculos sólo para demostrarme que él puede protegerme más que nada.

Uno que será mi mejor amigo y pasará por lo bueno y lo malo conmigo. Uno que no deja que algo o alguien nos separe. Uno que protegerá nuestro amor y luchará por él. Un hombre que no se avergonzará de abrirse a mí y mostrarme todos sus sentimientos.

Necesito un guardián y no un hombre que me haga sentir completamente confundido y confundido a su lado.

Si tengo una relación, no quiero dudar de nada. No quiero cuestionarlo todo. No quiero forzar a un hombre a que me ame y me lo muestre. No quiero y no tengo tiempo para juegos. No quiero una relación en la que tenga que rogar a mi pareja que me dé un poco de amor, calidez y cuidado.

¿Debería ser retratada como una princesa malcriada, sólo cuando digo que me siento descuidada? Una relación en la que se descuida y se da por sentada no es una relación correcta. No quiero tener que luchar todos los días con el temor de que me deje. Lo siento demasiado, porque después de tantas decepciones, por fin merezco experimentar el amor verdadero. Merezco ser feliz, y tú también!

Un hombre debe sentirse feliz de tener una esposa amable en su vida y de luchar por ella todos los días.

Sólo quiero un hombre que me acepte como soy. Uno que me ama y me elige todos los días.