Sí, analizo todo lo relacionado con usted y nuestra “relación”. Disecciono cada movimiento que haces, en busca de significados ocultos. Cuestiono y compruebo literalmente cada palabra que sale de tu boca antes de creerte.

Soy capaz de crear cientos de casos diferentes de lo que pasó antes de llegar al fondo de las cosas.

La verdad es que no creo en ninguna palabra que digas. Que dudo constantemente de tus intenciones y que asumo que siempre estás mintiendo, incluso cuando probablemente no lo hagas.

Sí, la verdad es que soy una persona que piensa demasiado. Y eso no es algo de lo que esté orgulloso.

De hecho, a veces, incluso pienso que mis análisis me volverán completamente loco.

La verdad es que durante mucho tiempo, he usado el exceso de pensamiento como una forma de mecanismo de defensa.

Nunca supe dónde estaba contigo ni qué esperar y pensé que sería capaz de predecir tu próximo movimiento y salvarme de muchos dolores de cabeza, si llegaba al fondo de tu misteriosa personalidad.

Pero después de todos estos años, finalmente comprendí que nunca fuiste complejo o misterioso, sólo eras un imbécil. Y estaba loco por dejar que me maltrataras y por permitir que me cambiaras.

Durante mucho tiempo, me culpé por mi forma de ser. Me sentía culpable por ser un exceso de pensamiento, asumiendo que mi sobreanálisis sólo estaba dañando nuestra relación.

Pero entonces, finalmente me di cuenta de que mi exceso de pensamiento nunca ha sido mi culpa. Puede que sea lo último que quieras oír, pero la verdad es que soy una persona que piensa demasiado porque tú me hiciste convertirme en una.

Sabes muy bien que no era así cuando nos conocimos. Sabes que fui una chica espontánea, de corazón abierto, que creía en la gente.

Pero entonces empezaste a jugar con mi mente y con mi corazón.

Luego, empezaste a confundirme hasta el punto de que no tenía la menor idea de lo que pasaba entre nosotros.

Entonces empezaste a enviarme señales mixtas que no tenía ninguna forma de interpretar.

Y fue entonces cuando empecé a tener noches de insomnio, tratando de averiguar cuáles eran sus verdaderas intenciones.

¿Alguna vez te preocupaste por mí? ¿O simplemente disfrutaste teniéndome cerca? ¿Qué significó cuando pasaste una semana entera ignorándome y luego volviste arrastrándote a mí, prometiéndome tu amor eterno la semana siguiente?

Todas estas preguntas pasaban por mi mente y no obtenía las respuestas que necesitaba de ti.

Fue entonces cuando empecé a intentar leer tus textos entre líneas para poder al menos adivinar tus verdaderas intenciones. Cuando empecé a escuchar cuidadosamente el tono de tu voz para poder oír incluso las cosas que no me decías.

Fue entonces cuando me obsesioné con tus cuentas de medios sociales, tratando de encontrar pistas de otras chicas en tu vida.

Cuando empecé a preguntarme por qué no respondías a mis mensajes, cuando empecé a dudar de por qué estabas demasiado ocupado para verme y cuando perdí toda mi confianza en ti.

Desde entonces, puse todo mi esfuerzo en tratar de adivinar tus pensamientos y próximos movimientos.

Puse todos mis esfuerzos en descifrar la forma en que me mirabas, me enviabas mensajes de texto y me llamabas. Puse todos mis esfuerzos en intentar desencriptarte sin éxito.

Y todo esto me hizo pensar demasiado. En realidad, tú me hiciste un pensador excesivo.

Porque si hubieras sido honesto sobre tus intenciones desde el principio, no me habría visto obligado a analizar cada una de tus señales. Nunca me habría desgarrado entre estar convencido de que me amabas y pensar que no te importaba en el siguiente momento.

Si hubieras sido claro en tus sentimientos, no habría tenido que buscar pistas inexistentes de tu amor por mí.

Si hubieras estado listo para ponerle una etiqueta a nuestra “relación”, no habría pasado noches interminables tratando de decodificarte. Si hubieras sido coherente, no habría tenido que cuestionar cada pequeño detalle de tu personalidad, tratando de encontrar una razón para tu comportamiento.

Si no hubieras sido tan impredecible y si hubiera sabido qué esperar de ti, no habría tenido que preguntarme si alguna vez te importé en absoluto.

Si no hubieras estado desapareciendo de mi vida y volviendo como querías, no habría tenido que intentar descifrar cada uno de tus movimientos.

Si no hubieras jugado juegos mentales conmigo, no habría desperdiciado años de mi vida tratando de entenderte.

Si no me hubieras enviado todas esas señales contradictorias, habría sabido exactamente dónde estaba y no habría tenido la necesidad de pensar demasiado.