Escribo esto para ti. Para ti, la que estás ocupando mi sitio en su vida. Lo primero que quiero que sepas es que no te odio. ¿Por qué hacerlo? La mayoría de las chicas desprecian a la chica que entró en la vida de su ex novio. Pero, ¿con qué derecho? ¿Y con qué razón? Tú no le alejaste de mí. Nadie puede robar al nadie de nadie. Fue su elección irse. Si me hubiera querido lo suficiente, se habría quedado. Si hubiera visto su futuro conmigo, se habría quedado. Y si hubiera pensado que yo era el amor de su vida, su alma gemela, se habría quedado. Pensé en todas estas cosas. Durante mucho tiempo, pensé que nunca me recuperaría. Ni siquiera sé si sabías que existía en su vida. Pero, desde mi punto de vista, los dos tuvimos algo especial e inolvidable.

Pero, cuando estás enamorada, siempre piensas que tu romance es especial. Ahora veo que no fue nada tan especial como pensé. Era una historia de amor común, similar a todas las otras historias de amor. Nos conocimos, nos gustamos, me persiguió por un tiempo, pero yo estaba jugando duro, aunque me gustaba desde el principio. Cuando comenzamos nuestra relación, al principio, todo fue perfecto. Más tarde, con los años, comenzaron los problemas. Empezaron las discusiones, las peleas y los gritos. Y obviamente no sabíamos cómo manejarlo. Luego me dejó para estar contigo.

Pero ahora soy consciente de que no me abandonó por ti. Si las cosas hubieran funcionado bien entre nosotros dos, él no se habría ido. No sé si me engañó contigo y esa fue mi principal preocupación durante mucho tiempo. Pero ahora, no importa. Si lo hizo, no te culpo. Le culpo a él porque antes de engañarme, no fue lo suficientemente hombre como para decirme que te estaba viendo o que le gustaba otra persona. Si me engañó, le culpo solo a él por no pensar en mí y cómo me haría sentir eso. Tú no me conocías ¿por qué tendrías que tener alguna simpatía hacia mí? Te dije que no te odio. Pero lo hice. Pensé que me habías robado la felicidad y que todo habría quedado igual, perfecto, si tú no hubieras aparecido.

Ahora veo que no podía estar más equivocada. También le odie a él. Le odié por no quedarse, por no luchar por nosotros, por no creer en nosotros. Pero ahora estoy agradecida. Te agradezco a ti por haber aparecido, a él por haberme dejado, a la vida. Porque si él no se hubiera ido cuando lo hizo, al final se habría ido de todas maneras . Y me pasaría toda la vida cuestionándome si había hecholo correcto, si le le había hecho daño. Me cuestioné de todos modos. Me pregunté si había hecho algo mal, si hubiera podido ser una mejor novia, una persona mejor.

Ahora, afortunadamente, lo deje todo atrás. Me siento mejor y espero que vosotros dos también lo estéis pasando bien. Y ya no le amo, pero él fue parte de mi vida durante años y realmente quiero que sea feliz y esté bien. En realidad, siempre le amaré como persona. Estoy segura de que entiendes lo que quiero decir. No le quiero como mi novio ni nada parecido, solo quiero que sea lo más feliz que pueda.

Incluso si eso significa que su felicidad sea sin mí. Me gustaría que seáis felices y que no tengáis el mismo final que tuvimos nosotros. Aunque nosotros no tuvimos nuestro final feliz espero que vosotros dos si tengáis el vuestro. Ya no les tengo resentimiento, ni a él ni a ti. Sé amable con él. A veces puede parecer duro, pero tiene un gran corazón. Necesita tiempo para mostrar sus sentimientos. No pienses que no te ama si no te lo dice tan a menudo como te gustaría oírlo. Puede que no lo diga, pero te lo mostrará. Solo mira las señales. Después de todo, no estaría contigo si no tuviera sentimientos hacia ti.