Skip to Content

Para La Chica Que Hace Todo Lo Posible Para Mantener A Su Lado Al Chico Que No La Merece

Al darnos cuenta de que el hombre que amamos no nos trata bien y aceptar que no nos merece, es una de las cosas más difíciles de admitir para una mujer. Pero, también es una de las más valientes porque ese es el primer paso del proceso de curación.

Cuando era más joven, miraba a las mujeres que habían sido maltratadas por sus parejas y en cierto modo las juzgaba. Conocía a muchas de estas mujeres personalmente y sabía la mayoría de las cosas que estaban pasando. También sabía que eran mujeres inteligentes y que era imposible que no se dieran cuenta de la forma en que sus parejas las trataban. Después de todo, todo lo que sabía sobre sus relaciones era lo que me decían, por lo tanto, si hablaban con realismo sobre sus parejas, significaba que sabían que esos hombres no las merecían. Estas mujeres no dependían ni económicamente, ni de ninguna otra manera de sus novios o maridos, por lo que en realidad nada les impedía irse. Pero, trataron de mantener a ese hombre y no puedo entender por qué. Entonces, las consideré cobardes. Estoy avergonzada de eso ahora, pero las juzgué.

Hasta que me convertí en una de ellas.

Fue entonces cuando finalmente comencé a mirar las cosas desde su perspectiva. Al comienzo de mi relación tóxica, mi novio me trató como una reina. Hizo todo lo que estuvo en su mano para conquistarme. Pensé que él era el hombre al que había estado esperando todo el tiempo. Y cuando hablaba con algunas de mis amigas que tenían parejas que no las merecían, no podía entender por qué no los dejaban y por qué estaban luchando. ¿Cómo no podían ver que hay hombres muy buenos por ahí, similares a mi novio, que pueden darles todo lo que se merecen?

Y luego el karma me golpeó. Y me hizo arrepentirme de cada pensamiento malo que tenía sobre estas mujeres.

Después de un tiempo, comencé a amar a mi novio profundamente y nuestra relación se volvió seria. Y no oculté mis sentimientos ni de él, ni de nadie más. Pero, en el momento en que sintió que podía estar seguro de mí, cambió drásticamente. Al principio, comenzó a menospreciarme. Entonces comenzaron otra forma de abuso, el emocional. Y también empezó a engañarme una y otra vez.

Y sabía que eso no era amor. En el fondo, sabía que las cosas no deberían ser así entre nosotros dos. Estaba muy consciente del hecho de que no me estaba tratando bien y que no me merecía. Los de mi alrededor también comenzaron a ver eso. Pero, de alguna manera, no tomé ninguno de los pasos necesarios para dejarlo. En realidad, hice todo lo posible e imposible para mantenerlo a mi lado.

Te preguntaras por qué lo hice…

Bueno, antes que nada, fue por miedo. No me malinterpreten: nunca le tuve miedo y nunca abusó físicamente de mí ni amenazó físicamente con dañarme si lo dejo. Temía que nunca sería capaz de amar a un hombre como lo amaba a él. Sabía lo que valgo y sabía que no me merecía, pero todos esos años de mal trato y falta de respeto habían dejado huella. No lo admitía ante nadie y me llevó años admitirlo incluso a mí misma, pero en el fondo, temía que ningún hombre me amaría de la manera en que él lo hizo. Sabía que el amor no debía ser así, pero creía que me amaba de una manera retorcida. Logró distorsionar mi visión de los hombres en general y pensé que solo encontraría a alguien peor, porque él me convenció de que todos eran iguales.

Otra cosa que me mantuvo a lado de ese hombre fueron todos los años que pasamos juntos y toda la historia que tuvimos. De hecho, no quería dejarlo ir. Nunca pensé en todos los años felices que me esperaban si le dejo, solo pensaba en nuestro pasado juntos. Sabía cuántos nervios, salud, tiempo y energía había invertido en esa relación y no iba a dejarlo ir sin luchar. Necesite mucho tiempo para darme cuenta de que realmente estaba interpretando el papel de Don Quijote y que estaba luchando contra los molinos de viento. No estaba peleando con mi hombre al lado … luchaba contra él.

Pero, lo más importante, no estaba lista para dejarlo ir porque esperaba que cambiara. Y ese es el error más común que cometen las mujeres. Por supuesto, había una pequeña voz en mi cabeza que estaba tratando de hacerme volver a entrar en razón, diciéndome que él nunca cambiaría, pero hice todo lo que pude para silenciar esa voz. Y con el tiempo, se volvió más silenciosa. Intenté todo para hacerle cambiar. Intenté ser la mejor novia posible, jugué la carta de concisión e incluso intenté comportarme de manera similar a él. Nada funcionó. Pero, seguí esperando. Ser consciente del hecho de que me estaba quedando con un hombre que claramente no me merecía fue devastador para mí, así que la esperanza fue lo único que me mantuvo con vida.

Intenté dejarle más de una vez. Pero, en realidad no quería hacerlo. Solo quería que me persiguiera, porque lo vi como la única prueba de su amor por mí. Y él me persiguió. Pero no porque me amaba, lo hizo porque era la víctima perfecta para su manipulación emocional.

Probablemente te preguntes cómo finalmente lo dejé para siempre. Bueno, una vez, él no me persiguió. Me dejó ir. Lo dejé, esperando que me llamara, esperando que viniera. Pero, eso nunca sucedió. Y de alguna manera, he logrado no ser yo quien lo contacte. Supongo que todavía me queda un poco de orgullo.

Y eso fue lo que me salvó. No voy a decir que fue fácil. El hecho de que él no me llamó y lo de obligarme a no llamarle, me rompió aún más que la forma en la que él me trató durante la relación. Pero después de mucho dolor emocional, mucha introspección y mucho tiempo, lo he logrado.

Por supuesto, tardé aún más en curarme de él, pero, finalmente, encontré al hombre que me merecía. Y todo lo que puedo decirte es que todos mis miedos fueron en vano. Sí, he encontrado a un hombre a quien amo mucho más de lo que amaba a mi ex. Encontré a un hombre que me mostró lo que es el amor verdadero. Y no, ¡no son todos iguales!

Entonces, si estás pasando por una situación similar a la mía, no me haré la listilla y decirte que te vayas. Por supuesto, esto es lo que debes hacer, pero ya lo sabes, ¿verdad? Te diré que dejes de esperar que cambie porque no lo hará. Te diré que dejes de aferrarte a los años que pasaste con él, porque te esperan momentos y años más felices.

Te diré que trates de encontrar paz y fortaleza dentro de ti porque sé que lo tienes. Te diré que pases un tiempo contigo misma y con tus pensamientos, y vuelvas a repasar tu relación en tu cabeza. Pero, no recuerdes solo los buenos tiempos. Sé realista. Escribe en una hoja de papel todas las situaciones malas y buenas que se han quedado pegadas a tu cerebro. ¿Los malos superan en número a los buenos? Si lo hacen, tú misma sabes que es hora de irse.

No tienes que hacerlo de inmediato, pero comienza a prepararte para ese movimiento. Véalo como tu objetivo final. Si crees que no puedes abandonarlo en este momento, busca la valentía en ti misma para sacar lentamente a este hombre de tu vida. Visualiza tu futuro feliz sin él; piensa en todas las cosas que lograrás, y en toda la negatividad de la que te librarás. Piensa en el amor y el respeto que mereces y que no recibes a cambio. Piensa en tu felicidad una vez que se te pase este amor. Porque lo hará. Todo lo que tienes que hacer es dejarlo ir.

Sé que todo esto parece inalcanzable e imposible, pero está bien dar pasos de bebé. Creo en ti y sé que tienes lo que se necesita para alejarte y elegirte a ti misma.

No voy a mentir, será doloroso. Pero créeme, ¡valdrá la pena!