Skip to Content

No Sé Cómo Dejar De Amarte, Pero Lo Intento

¿Cómo empiezas a superar a alguien que fue tu parte favorita del día?

¿Cómo te levantas y sigues adelante cuando tu corazón aún late por esa persona?

¿Cómo vas a una cita y le das a ese nuevo chico una oportunidad justa cuando solo deseas que fuera “el” todo el tiempo?

La verdad es que no entiendo las palabras y no sé a dónde ir, qué decir o cómo seguir adelante sin ti.

Aunque necesito todo eso, una parte de mí no está lista para hacerlo.

Todos dicen que hay muchas otras personas ahí fuera. Pero cuando conoces a la persona adecuada o a la que crees que lo es, difícilmente podrás vivir tu vida sabiendo que esta ahí y lo único que quieres es estar juntos.

¿Cómo puedes simplemente apagar el amor como si no fuera algo que te está consumiendo?

¿Cómo borras a alguien de tu mente cuando se trata del centro de todos tus pensamientos, sin importar lo ocupada que estas o intentas estarlo?

¿Cómo borras a alguien de tu corazón cuando no fuiste tu la que escogió enamorarse de él?

Esta en tu mente desde que abres los ojos por la mañana hasta que vuelves a quedarte dormida por la noche y ni siquiera puedes controlarlo. Te lo encuentras en sueños que te gustaría que fueran realidad.

Sigue siendo la persona con quien quieres hablar todos los días, a la que deseas recurrir cuando las cosas van mal o compartir las alegrías cuando van bien.

Lo es todo para ti. ¿Cómo haces que desaparezca?

Si fuera verdad eso de que la distancia hace crecer el cariño, entonces la separación hará que ese amor en el que se supone que no deberías caer, será aún más profundo.

No debería querer a alguien que no me quiere. No debería querer a alguien que ha hecho que me sienta cómoda con el dolor como parte de mi vida.

Eres lo último que debería querer, pero también eres lo único que quiero.

Y todos los días sin ti se sienten como un maratón de mi vida en tu ausencia.

Así que no sé cómo hacer que desaparezca.

Todos dicen que el tiempo lo cura todo, pero ahora mismo, duele todo.

Y quiero que pare.

Pero hay una esperanza en esta tristeza que me consume, me reconforta saber que, en este mundo existe alguien como tú.

Y si el amor fuera una elección y me habrías advertido desde el principio de que todo esto terminaría en un charco de mis propias lágrimas, no creo que cambiaría nada.

Despertaste un corazón que tenía miedo de sentir algo tan profundo.

Me enseñaste a amar de nuevo y también me enseñaras a salir de esto.