El sentido común de todos les dice que no deben tolerar que la gente les haga daño.

Si tu amiga tiene una mala relación en la que un tipo la trata mal, serías el primero en decirle que lo deje.

No importa cuánto lo amara, sabrías que su lugar no está a su lado.

¿Por qué es tan difícil entonces notar que la persona que amas te trata mal, y por qué es aún más difícil dejar de permitir que eso suceda?

El amor puede hacernos ciegos, eso es verdad. Amar a alguien puede hacer que idealizemos todo lo bueno que hace. Y luego cuando hacen algo malo, terminamos inventando excusas para ellos.

NO PERMITAS QUE ALGUIEN TE TRATE MAL SÓLO PORQUE LO AMAS.

No naciste en este mundo para desperdiciar tu energía, buen corazón y amor en alguien que no te aprecia.

Empieza a amarte a ti mismo y a cuidar tu propio bienestar, y las cosas empezarán a desarrollarse para ti.

Quitémonos la venda que el amor nos ha puesto en los ojos y tratemos de ver las cosas con claridad por una vez.

Si no responden cuando los llamas y ni siquiera se disculpan, no está bien.

Si esperas durante horas antes de que respondan un simple mensaje, eso no está bien.

Si nunca están ahí para ti, no importa la razón por la que los necesites, eso no está bien.

NO PERMITAS QUE ALGUIEN TE TRATE MAL SÓLO PORQUE LO AMAS.

Si no pueden encontrar el tiempo o la energía para participar en tu vida, eso no está bien.

Si la persona con la que estás no parece respetarte, apoyarte y amarte de la manera en que se supone que debe hacerlo, eso seguro que no está bien.

No queremos pensar mal de la persona a la que le hemos dado tanto. Queremos que sean buenos, puros y perfectos en nuestras mentes.

Es por eso que nunca nos permitimos confesar que en realidad nos tratan bastante mal.

Darse cuenta y confesar que alguien te está haciendo daño con su comportamiento es el primer paso para resolver este enorme problema.

NO PERMITAS QUE ALGUIEN TE TRATE MAL SÓLO PORQUE LO AMAS.

No importa cuánto ames a alguien, no puedes dejar que te separe.

El amor no puede ser unilateral. Si los amas, ellos deberían amarte a ti también, ¿verdad? Si te amaran, ¿te harían daño? No, en absoluto.

La persona que te ama de verdad siempre tendrá tus mejores intereses en el corazón. El que se preocupa nunca te hará daño intencionalmente.

Si alguien sigue tratándote como nunca lo harías y sigues perdonándole, ahora es el momento de romper ese círculo vicioso.

Nadie puede hacerte daño, no importa lo mucho que signifique para ti.

NO PERMITAS QUE ALGUIEN TE TRATE MAL SÓLO PORQUE LO AMAS.

¿Alguna vez le harías cosas malas a alguien que amas? Claro que no. Entonces, ¿por qué dejas que alguien te haga eso?

Sé que encuentras muchas razones para explicar que te hagan daño de una manera que parezca menos importante y como si no fuera su culpa.

No sólo son importantes esas acciones maliciosas, sino que también son cruciales para tu autoestima y para tu futura felicidad.

Te quitan la confianza y la sinceridad y lo tiran todo por la borda, haciendo que parezca que eres la persona menos importante en la relación.

Me pregunto cómo se sentirían si les hicieras lo mismo. ¿Te perdonarían? Estoy bastante seguro de que no.

NO PERMITAS QUE ALGUIEN TE TRATE MAL SÓLO PORQUE LO AMAS.

Estoy seguro de que se disculpan constantemente con usted, pidiéndole perdón. Bueno, déjame decirte algo: Una disculpa que no viene con un cambio de comportamiento es sólo un servicio de labios.

También supongo que si por casualidad eliges mantenerte firme y mostrarles que ya no estás aguantando su mierda, te harán sentir mal por estar enfadado con ellos.

Este es el tipo de persona tóxica que no quieres en tu vida. Pueden hacerte creer que cambiarán, ¡pero no lo harán!

Puede que estés pensando en darles una segunda oportunidad, pero puedo decirte ahora mismo que cualquier oportunidad que les des será desperdiciada.

NO PERMITAS QUE ALGUIEN TE TRATE MAL SÓLO PORQUE LO AMAS.

Alguien que afirma que te quiere y aún así decide tratarte mal no merece una segunda oportunidad.

Sí, el perdón es un hermoso camino a elegir, y seguro que puedes elegir perdonarles por cada forma en que te han hecho daño.

He dicho perdonar, no olvidar.

No dejes que te traten como si fueras indigno de amor, y no dejes que te vuelvan a hacer daño.

NO PERMITAS QUE ALGUIEN TE TRATE MAL SÓLO PORQUE LO AMAS.