Lo siento…. mis años de juventud.

A medida que pasa el tiempo, la pregunta que resuena en mi cabeza es: “¿Por qué, por qué permití que alguien que lo merecía recibiera mi amor, mi tiempo y mi afecto?

A todos nos gusta creer que sanaremos las grietas que la gente tiene en ellos, pero ese no es el caso. La gente está sufriendo, la gente está sufriendo – y está tratando de sanar el corazón herido de alguien que no es el mío para empezar a sufrir.

Cuando eres joven, vulnerable y bajo el hechizo de alguien, no te das cuenta de que no debemos ser desgarrados para que alguien más vuelva a ser completo. Tenía miedo de perder a alguien que no era realmente mío y pensé que era mejor tener a alguien a medias que no tenerlo.

La ironía es que crecí en un ambiente saludable. Mis dos padres se amaban, amaban a mi hermana y a mí mismo incondicionalmente. Siguieron los mismos valores que nos transmitieron a nosotros, entre ellos: la lealtad, la misericordia y la importancia de amarnos los unos a los otros a pesar de nuestros defectos.

Estos valores estaban tan profundamente arraigados en mí que no podía saber cuándo parar o retirarme. No podía entender que la puesta en práctica de estos valores no significara que yo haría lo mismo por mí a cambio. Me llevó mucho tiempo comprender que la determinación y la desesperación eran dos cosas diferentes.

Regresar a mi peligroso viaje y darme cuenta de que era sólo un punto muerto fue una realización amarga pero extremadamente liberadora.

Es obvio que salí diferente y sobre todo, con el corazón completamente cambiado. Aprendí muchas lecciones importantes, algunas hermosas, otras difíciles, pero lo que es seguro es que para encontrarme, primero fue necesario que me perdiera.

Entendemos realmente lo que merecemos, sólo cuando vivimos algo que no merecemos. Aprendí la importancia de la autoestima. Aprendí que era crucial no ser etiquetado como “Pude, debería, si lo hubiera sabido, etc.”. Aprendí que para amar a alguien, primero debes amarte a ti mismo.

Sé que no soy el único que ha experimentado esto y sé que no soy el único que trata de explicármelo con mis propias palabras, pero lo que sí sé es que nadie se lo merece.

Tengo veinte años y todavía no sé lo que es el amor, pero sé con seguridad que lo que sentí no fue así. Todavía tengo que evolucionar mucho, aprender y vivir, y tengo la firme intención de ser acompañado en mi viaje por aquellos que lo merecen. Ni más ni menos.