Skip to Content

Lo Que Significa Amar De Verdad A Alguien

El amor no es un sentimiento. El amor es una elección. Saber que harías cualquier cosa por alguien más, eso es amor. Amar a alguien no se trata sólo de disfrutar del tiempo que pasamos juntos, aunque esto es parte del amor. Amar a alguien no se trata de una cosa superficial que uno pueda pensar. Elegir amar a alguien con todo tu corazón requiere sacrificio y madurez.

Nunca podremos amar tanto como el Padre nos ama, pero podemos tratar de alcanzar ese nivel de amor último aquí en la Tierra.

El amor no es egoísta. No puede ser. Una relación con el amor no es una relación de “dar y recibir”. Una relación verdaderamente amorosa es una relación de “dar y dar”. No puede haber una toma en el amor. Cuando amas a alguien, quieres lo mejor para él, lo que en última instancia ayudará a su bienestar. Esto no puede tener motivos egoístas. Puede ser difícil para algunos entender cuánto sacrificio es amar a alguien. Siempre hay que poner al otro primero, sin descuidar, por supuesto, a uno mismo.

Elegir amar a alguien significa que entiendes que tendrá faltas, y no sólo aceptas estas faltas, sino que te regocijas en ellas. Te dan la oportunidad de amar como Él nos ama a nosotros. Para mirar más allá de los errores y tener piedad y paciencia. El amor es paciente. Su definición lo prueba: “Dios es amor” (1 Juan 4: 8.) ¿Quién es más paciente que Dios?

Los tiempos pueden ser difíciles y puedes luchar. El futuro puede parecer desesperado, pero debes recordar que si tu amor es verdadero, y tu amor es fuerte, puedes conquistarlo. “Todo lo soporta, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (1 Cor 13, 7). El amor puede ser probado, pero el amor verdadero en la imitación de nuestro Padre nunca se rompe.

El amor también debe ser humilde. Un verdadero amor humilde es el tipo de amor que Dios tenía en mente para nosotros. No quiere un espectáculo para que todo el mundo vea que detrás de las puertas cerradas es hueco. “Que el amor sea sincero” (Rm 12,9). Él quiere que el amor pleno se exprese de manera grande y significativa. “El amor no es pomposo, no se infla” (1 Cor 13, 4). No deberías tener que mostrar tu amor de manera grandiosa. Si realmente amas a alguien, no hay necesidad de hacerlo. Otros podrán ver el amor que se tienen los unos a los otros.

Elegir amar de verdad a alguien no es una tarea fácil. Implica echar un vistazo a su propia vida y ver qué cambios necesitan hacer para ayudarse unos a otros. Requiere motivación y un corazón bondadoso. Lleva tiempo. Tiempo para conocerse, tiempo para conocer sus faltas y virtudes, y tiempo para aceptarlas como son. Para encontrarlos donde están. El amor no es algo que se gana impulsivamente o que se tira a la primera señal de un problema. El verdadero amor debe ser más fuerte que eso.

Elegir amar significa elegir crecer con otra persona. Cuando amas a otra persona, estás atravesando el viaje de la vida con ella. Tienes que ser paciente, y sobre todo comprensivo. Puede ponerte a prueba y hacer cambios, pero al final, te darás cuenta de que vale la pena. El amor es lo más importante que podemos compartir con alguien, ya sea aquí en la Tierra o con Dios. “Así que la fe, la esperanza y el amor permanecen, estos tres; pero el más grande de estos es el amor.”