Skip to Content

Lo que la gente hace cuando realmente no te quiere

Siempre trato de ser optimista, porque una regla básica en mi vida es que las cosas más trágicas casi siempre preceden a las más increíbles. Creo que algún día nos enfrentaremos a la decisión de seguir adelante con lo que el universo nos da y nos toma, o de aferrarnos y enterrarnos en nuestra propia miseria.
En tal situación he estado muchas veces y sé lo que se siente. También sé que hay algunos problemas que te destruirán muy rápidamente. Pero lo que tengo que decirles es que mientras me enseñaba a mí mismo a salir de esta tristeza, reconocí algo que es más realista que optimista, pero siempre tan cierto que vale la pena responder.

Si alguien te ama, entonces tú también lo sabrás. Si alguien se preocupa por ti, encontrará la manera de estar contigo. Y si no, entonces el uno encontrará excusas.

En algunos casos, puede que ni siquiera esté seguro de si te quiere o no, así que ya verás cómo trata de averiguarlo.

El amor no es algo en lo que pensar mucho. No es un rompecabezas que necesite ser resuelto, o un secreto que necesite ser descubierto. No tienes que pensar si sientes algo por alguien y lo grande que es el amor. Ella es tal como es y debemos permitir que siga siendo así.

Generalmente creo que la gente ha tenido experiencias diferentes y no hay dos situaciones idénticas, así que es difícil generalizar sobre el amor y el romance, pero hago una excepción en este caso.

Sé que muchos de ustedes leen esto y piensan en las razones por las que alguien los amó tanto pero no podía relacionarse con ustedes. Eso está bien si quieres pensarlo y yo tampoco te detendré.

Pero la verdad es que a quien te aferras es a alguien que no te ama lo suficiente como para ponerte en primer lugar y hacer que la relación funcione. Y cuando creo en algo, es que todos merecemos estar con alguien que también quiere estar con nosotros.

Así que lo que tenemos que aprender es a aceptar el amor que no se nos ha dado. Tenemos que entender que aunque pongamos a alguien en un pedestal, eso no significa que su juicio nos determine. Es sólo una forma de pensar que tenemos que cambiar si queremos dejar la relación.

La gente puede amarte un poco y pueden amarte lo suficiente, pero no lo suficiente para que la relación funcione. No es una situación en la que todo o nada sucede.

Tenemos que dejar de pensar que esto es todo, y que si las cartas no caen a nuestro favor, eso define a parte de nosotros como indignos e indignos. Porque para luchar contra esta idea, nos aferramos lo más fuerte posible a las razones por las que somos amados hasta que dejar ir nuestra idea y no la de nuestra pareja.

Pero al final todos estamos satisfechos de alguna manera. Todos vamos por caminos diferentes, pero todos terminan de la misma manera. No necesitas el amor de otra persona para sentirte completa. No necesitas su permiso para seguir el ritmo de tu vida. Porque lo que realmente necesitas es tu propio amor.

Tienes que continuar con tu vida.

El amor de tu pareja no te detiene, porque este amor no existe. Es sólo que te aferras a lo que crees que debería haber sido. Y de lo que te darás cuenta tarde o temprano es que la mayor parte de tu vida está determinada por lo que te impongas a ti mismo para creer que eso debería o no debería ser.

Por lo tanto, libérate de la jaula que has construido. Tienes la llave de tu propia libertad.