Skip to Content

Lo que es la depresión en realidad, porque es más que estar triste

La depresión es un estado emocional anormal que afecta nuestro pensamiento, percepción y comportamiento de manera crónica.

Es una enfermedad muy popular hoy en día, pero la pregunta principal es: ¿por qué está sucediendo esto? ¿Cuál es el desencadenante de la depresión? ¿Cómo se siente ser una persona deprimida?

Bueno, puedo decírtelo porque la depresión era parte de mi vida. Fue el peor período de mi vida y pensé que moriría.

La depresión es esa perra que arruina todos los días en los que quieres disfrutar. No te da la oportunidad de hacer planes, porque si quisieras ir de picnic con tus amigos, te despertarías deprimido y cansado esa mañana.

Hace de tu vida un infierno.

La depresión no se trata sólo de gritar pidiendo ayuda porque si estás deprimido nunca pedirás ayuda. Sólo tendrás que pelear tus batallas internas toda la noche y fingir que todo es perfecto a la mañana siguiente.

La gente te preguntará por qué estás tan alegre cuando es lunes y todos tenemos que trabajar duro, pero les dirás una mentira de nuevo. Dirás que no podías esperar a trabajar con ellos de nuevo, incluso si te quedabas en la cama todo el día.

La depresión es diferente de la tristeza, pero muchas personas los mezclan. La tristeza es un estado emocional normal desencadenado por algunas cosas desagradables que pueden suceder. Dura un par de días y pasa.

El problema es que la tristeza no deja cicatrices, pero la depresión sí. Si estuviste triste, resolverás tu problema y no volverás a estar triste. Serás un sobreviviente al final de cada historia. Con la depresión, las cosas son un poco diferentes.

Puedes ganar la depresión y eso es un hecho, pero siempre tendrás esa sensación de inestabilidad emocional. Pero lo más importante en todo esto es que no quieres mostrárselo a la gente que te rodea.

Están fingiendo ser la persona más feliz del planeta mientras todo su mundo se está desmoronando.

Probablemente te preguntes por qué la gente deprimida no comparte ese sentimiento con los demás. Bueno, la respuesta es bastante simple. Si cuentan la misma mala historia todos los días paso a paso, empezarán a creer en ella y proyectarán sus emociones a otras personas.

Todo el mundo los evitará porque están deprimidos y sólo tienden a hablar de su peor fase de la vida.

Y francamente, la gente no quiere escuchar historias tristes. Tengo problemas como tú y lo último que quiero es resolver tus problemas. Quiero pasar un día bueno y de calidad y pensar en cosas que me hagan feliz.

Así que la próxima vez que veas a una persona muy alegre que tiende a hacer sonreír a los demás, detente un segundo y lee entre líneas. ¿Esta persona es realmente feliz o es sólo una máscara para que se sienta mejor?

Está ese dicho: “Cuando me veo mejor, me siento peor”, así que tal vez haya algo de verdad al respecto.

La conclusión es que si eres una persona realmente deprimida, no actúes como si fuera el fin del mundo. Imagínate cuánta gente como tú y cuánta gente te quiere.

Eso es algo que la depresión no puede quitarte. Sé positiva con todo porque, querida, si no te defiendes, nadie más lo hará.