Skip to Content

Lee esto si has dejado de creer en el amor

El amor no empieza siendo difícil de creer.

La primera, incluso la segunda vez que amas a alguien, tienes los ojos llenos de estrellas y el corazón abierto. Usted se apresura a relacionarse con el afán inquebrantable de un niño pequeño que está probando su primera comida sólida. Has estado hambriento de amor real toda tu vida y de repente ahí está – ¡disponible para ti en abundancia!

Así que das y tomas y quieres y exiges tanto de esas primeras relaciones. Quieres la historia de amor que estabas esperando. Quieres el socio que realmente te mereces. Tienes una lista de todo lo que no puedes esperar para hacer, ver, experimentar y llegar a ser a través del amor a otra persona. ¡Tienes tanto que dar! Tienes tanto que recibir!

Si sus expectativas no se cumplen, sólo tiene que fingir e inventar. Su primera historia de amor tiene lugar en gran medida dentro de su propia mente y de muchas maneras, usted está de acuerdo con eso. Incluso el desmoronamiento de la relación posee una cierta tragedia poética. Las cosas buenas no pueden durar para siempre y lo sabes. Y así, lo intentas de nuevo. Te enamoras de nuevo. Vuelve a tener esperanzas. Sientes de nuevo. Tienes fe de nuevo, que este va a ser de verdad. Y repites este proceso tantas veces como sea necesario.

Hasta que en algún momento, algo sale mal. Algo dentro de ti se rompe en el lugar donde siempre se ha doblado y en un instante rápido e inesperado, tu corazón se desmorona limpiamente.

La verdad acerca de este tipo de corazones rotos es que no traen la forma cruda de dolor a la que usted está acostumbrado. No es el dolor insoportable, la incredulidad que adormece la mente o el enojo de corta duración por el que estás acostumbrado a pasar al final de una relación. No es una emoción ardiente y apasionada la que te permite recuperar el poder. Es algo mucho más silencioso y sutil. Es la aceptación de la idea -desde algún lugar profundo dentro de ti- de que tal vez el amor no es lo que pensabas que era.

Que si puedes luchar tan duro, por tanto tiempo, con alguien que te importa tanto y todavía lo tienes todo hecho pedazos, tal vez no quede mucho por lo que esperar. Tal vez el amor no conquista nada. Tal vez se trate de una grandiosa idea que inventamos para vender joyas y distraernos de las dolorosas realidades de la vida. Tal vez nada de esto fue construido para durar.

 

Es como esta parte tranquila, cierta parte de ti que cree en el amor por todos esos años, simplemente empacó sus maletas y se mudó en medio de la noche. Ya no se siente cauteloso, aprensivo o emocionado ante la posibilidad de conocer a alguien nuevo. Sólo te sientes indiferente. Se ve el final desde la línea de salida y la carrera ya no parece valer la pena correr.

Y la verdad es que esto nos pasa a todos. Ninguno de nosotros sale de la vida con el corazón completamente intacto – todos tenemos rasguños y bordes dentados donde solían estar las partes lisas. La mayoría de nosotros hemos perdido un amor que creíamos que duraría para siempre. La mayoría de nosotros nos hemos sentido desilusionados y gastados. La mayoría de nosotros llegamos a un punto en el que nuestros corazones estaban demasiado cansados para seguir adelante y no estábamos seguros de qué sentido tenía intentarlo de nuevo.

Pero esto es lo que tienes que recordar a través de esos momentos en los que la esperanza parece estar perdida:

No es el amor en el que has dejado de creer. Lo que has dejado de creer es en la vena específica de amor que siempre has sido rápido en identificar – tal vez el tipo que viste en las películas o el tipo que tu primer compañero te dio. Has dejado de creer en una forma de amor elevada e idealista que nació de historias inventadas que te contarías a ti mismo.

Y ahora, todo lo que queda son las cosas reales.

Ahora que has afeitado la fantasía y el cuento de hadas de cómo se suponía que las cosas se desarrollarían, puedes finalmente abrirte a una versión más tranquila y real del amor. Uno que no impone ni exige. Uno que no espera ni se expande. Uno que toma las cosas como son – no como las imaginas – y trabaja con esa realidad. Eso le permite el espacio para crecer en algo concreto.

En cierto modo, todos somos vírgenes del amor verdadero a menos que y hasta que nos cansemos por primera vez. Antes de este punto, vivíamos en un cuento de hadas de cómo queríamos que fuera el amor. Y después, se nos ofrece la oportunidad de aceptar el amor como realmente existe: En toda su imperfecta e imperfecta gloria.

Y la parte bella de ese tipo de amor es que no requiere el elevado idealismo que una vez poseímos para continuar existiendo. Porque ese tipo de amor se basa en la verdad. Se basa en la realidad. Se basa en lo que sea que elijamos para trabajar largo y tendido para construir junto a otra persona.

Y ese tipo de amor no requiere que creamos en nada.