Skip to Content

Las parejas felices publican menos sobre sus relaciones en los medios sociales

La era actual de Facebook e Instagram nos ha hecho más inclinados que nunca a publicar fotos en línea sobre nuestras vidas y relaciones. Si no publicamos algo en Facebook es como si no hubiera pasado.

Los medios sociales pueden ser vistos como una plaza gigante donde la gente anuncia lo que está pasando en sus vidas. Los vínculos pueden formarse fácilmente de esta manera gracias a las experiencias compartidas, por lo que tiene sentido que publiquemos sólo los aspectos más destacados de nuestras vidas que merezcan ser mostrados al ojo público curioso y (que juzgue).

Los medios sociales se han convertido en un lugar para la competencia; una escala para ver dónde estamos en comparación con otros. No es de extrañar que nos volvimos tan adictos a esta gratificación instantánea que los medios de comunicación social proporcionan.

Pintamos un cuadro de nosotros mismos de una manera en la que queremos que los demás nos vean. Nuestras relaciones también son parte de este cuadro. Por muy normal que sea presentar con orgullo al público la persona con la que estamos saliendo, existe una correlación entre lo satisfechos que estamos en la relación y lo mucho que publicamos sobre ella en los medios sociales.

A continuación se presentan algunas razones para ello:

Puedes empezar a sentirte mejor acerca de alguna parte de tu vida si piensas que otras personas lo ven de manera diferente.

Básicamente, si no te sientes satisfecho con algo en tu relación, empiezas a buscar otras formas de realización emocional. La más común es tratar de hacer que otros vean su relación como usted quiere que sea. De esta manera puedes empezar a sentirte más feliz si crees que has hecho que otras personas vean tu relación felizmente. En psicología esto se llama “proyección”, es decir, proyectamos los pensamientos y emociones de otras personas como si fueran nuestros – si pensamos que ellos piensan que tenemos una relación feliz, empezaremos a creer en ella también.

Cuando estás en una relación feliz, estás más presente en ella.

Esto significa que, naturalmente, te olvidarás de todo lo relacionado con tu teléfono y de la comprobación de tus perfiles en las redes sociales. Esto se debe a que usted está tan feliz y emocionalmente satisfecho en su relación que estas cosas como publicar fotos en Facebook o Instagram no pasan por su mente. Estás tan presente en tu relación y disfrutando cada momento que no quieres distraerte de ninguna manera.

Cada pareja en una relación feliz nunca hace públicas sus luchas y discusiones íntimas.

Publicar sobre cada problema que tienes en tu relación no ha resuelto nada todavía. Por el contrario, usted puede empeorar aún más la situación si les hace saber a sus amigos y familiares todas las veces que ha estado en sus últimas etapas.

Si te sientes validado en tu relación, no hay necesidad de buscar este sentimiento externamente.

En otras palabras, usted no siente la necesidad de publicar constantemente actualizaciones sobre su relación en los medios sociales. Estás contento cuando estás con tu pareja, no cuando publicas sobre ello.

Las parejas felices no están juntas para probar algo.

No. Están juntos porque quieren estar juntos. No porque quieran que su pareja los haga sentir más atractivos, amables o dignos de estar en una relación con ellos. No puedes confiar en que tu pareja te ayude a sentir el vacío emocional que tienes.

En conclusión, las personas que no dependen de los medios de comunicación social son más felices. En lugar de pasar su tiempo navegando por Facebook y mirando las vidas de otras personas, en realidad están viviendo y disfrutando de su propia vida al máximo.

Aprecian cada momento. Además, en lugar de comparar su relación con los demás, se centran más en su pareja y aprecian más la relación por lo que es.

De hecho, la depresión está relacionada con el uso excesivo de los medios de comunicación social. Si estamos constantemente investigando la vida de otras personas, podemos empezar a sentir que algo falta en la nuestra, incluso cuando éste no es el caso.

Además, el uso incontrolable de los medios sociales está asociado con una falta de salud mental.

La lista sigue y sigue. El punto es que nada bueno viene de nuestra dependencia de los medios sociales. Esta necesidad de sentirse validados por otros a diario es peligrosa e incluso puede afectar nuestras relaciones de una manera negativa.