Skip to Content

La verdad brutal detrás de la relación tóxica entre un narcisista y un empático

¿Qué sucede cuando una persona altamente empática está en una relación con una persona narcisista que carece de empatía y tiene un inmenso sentido de autoimportancia? Tóxico y doloroso (para el empático).

Todos los narcisistas tienen una cosa en común de la que debes ser consciente: son personas emocionalmente heridas.
Por lo general, es algún trauma de la infancia lo que les dejó cicatrices de por vida. Probablemente se han sentido poco apreciados y despreciados en un período de su vida, lo que los ha convertido en un constante “buscador” de la validación y admiración de los demás.

Los empáticos, por otro lado, son los “sanadores” de la sociedad. Son muy sensibles y empáticos, ya que son capaces de sentir las emociones de los demás como propias. Quieren ayudar y proteger a todos los necesitados, y tratarán de eliminar el dolor y el daño emocional de los narcisistas. Sin embargo, estas virtudes que poseen los empáticos pueden convertirse en su perdición si no son lo suficientemente cuidadosos.

Por lo tanto, cuando estos dos opuestos se encuentran, la atracción es enorme, pero tóxica.

Esto se debe a que el empático no ve el lado oscuro del narcisista. Una persona narcisista es una persona que puede succionar el alma de todas las personas con las que entra en contacto. Es una manera narcisista de sentirse validado mientras que hace a otros frágiles y desequilibrados y los utiliza para necesidades futuras.

Esta situación puede ser muy confusa para un empático. Un empático podría ni siquiera ser consciente de que está tratando con un narcisista porque su naturaleza sensible les hace ver sólo lo bueno en todos.

Los empáticos tienden a pensar que todo el mundo es como ellos, que la gente es realmente buena de corazón. Esta ingenuidad, por admirable que sea, puede ser perjudicial para ellos porque no todo el mundo es honesto y bueno como es, y cada uno tiene sus propios intereses.

La agenda de un narcisista es manipular. Quieren tener el control total de los demás y utilizarlos como una “herramienta de validación” en su necesidad de elevarse por encima de ellos. La agenda de un empático, por el contrario, es una de amor, cuidado y sanación. Nunca puede haber un equilibrio entre estas dos naturalezas contrastantes.

 

Sin embargo, si inician una relación, esta relación pronto se convertirá en un círculo vicioso del que será casi imposible salir. Cuanto más afecto y amor dé el empático, más en control sentirá el narcisista, haciendo de la empatía la víctima.

El empático pronto se sentirá herido y comenzará a sentirse como la víctima, lo que a su vez puede darle algunos rasgos narcisistas. Cuando un narcisista ve que el empático está herido, puede darles un sentido de validación. Porque cuanto más infeliz es el empático, más feliz se siente el narcisista. El empático infeliz comenzará entonces a buscar sentimientos de amor y apoyo del narcisista.

En este punto, el empático se centrará únicamente en sus sentimientos de dolor y buscará la validación y el amor, sin darse cuenta de que ellos no son los culpables de esto – el daño viene del narcisista. Es esencial que el empático despierte y se dé cuenta de esto antes de que ellos mismos se ensimismen y se vuelvan narcisistas; porque la verdad es que todo aquel que está profundamente herido es vulnerable para convertirse en narcisista.

Entonces, ¿cómo puede un empático detener el daño y poner fin a esta relación tóxica con un narcisista?

Todo plan de tener una conversación con un narcisista es inútil, porque el narcisista, aunque muy carismático, es una persona muy manipuladora también, y tratará de culpar al empático por su dolor y el de ellos también. Hará que el empático se sienta responsable de todos los problemas de la relación.

El empático tiene una opción: podría seguir siendo la víctima en el juego del narcisista, o podría encontrar la fuerza necesaria para alejarse y terminar la relación.

El empático debe aceptar el hecho de que el narcisista nunca cambiará. Y la espera de que un narcisista cambie es una pérdida de tiempo precioso.

Al final, todo lo que importa es que dejemos que los demás nos traten como creemos que merecemos ser tratados. Si un empático elige voluntariamente permanecer en este tipo de relación tóxica con un narcisista, es su manera de pensar que no se merecen algo mejor que eso.

Esto no podría estar más lejos de la verdad. Los empáticos tienen que entender que no es su trabajo arreglar a otros, especialmente a aquellos que no quieren ser arreglados, ya que no son conscientes de su desorden.

Los empáticos deben darse cuenta de que el trato que reciben de los narcisistas no es un trato que merecen y deben encontrar el valor para alejarse por completo.