Skip to Content

A La Chica Que Ha Sido Demasiado Fuerte Durante Demasiado Tiempo

Eres único en su tipo. Y este mundo debería sentirse orgulloso de tener a alguien como tú. Usted es la roca en la que cualquiera puede confiar o apoyarse, pero lo más importante es que siempre puede contar con usted mismo. Porque eres un guerrero. Único en su género.

El pequeño secreto es que has pasado por lo peor y sigues ahí. Todavía estás de pie.

Has sido valiente tantas veces.
Porque esa era tu única opción en la vida. Te enfrentaste a todo lo que te asustaba y te has enfrentado a ello.

Pero ahora tienes miedo.
Porque no quieres quedarte sola. Porque no quieres ser tu propia roca para siempre. Necesitas que otra persona sea para ti lo que tú eres para los demás.

No porque sean algo esencial para tu vida, sino porque sería mucho más fácil y agradable caminar por la vida con alguien que te entienda.

Probablemente nadie te ha dicho esto, pero puedes llorar. No significa que seas débil y no es una señal de tu debilidad, es una prueba de que has sido fuerte durante demasiado tiempo.

Tenías a todo el mundo de vuelta.
No importa quién llamara a tu puerta, él encontraría consuelo en ti. No importa cuánta gente te necesite, siempre has encontrado una manera de satisfacer sus necesidades y de estar ahí para ellos.

Tú eres el mejor amigo de todos los mejores amigos y ellos sabían que podían contar contigo. Eres la chica más fuerte de tu familia, y no eres la que te consuela, sino la que la gente viene cuando necesita a alguien fuerte.

Pero cuando necesitabas gente, ellos no estaban allí.
Porque no saben cuándo los necesitas. A diferencia de ti, ellos no pueden notar pequeñas señales y la cosa con las personas fuertes es que nunca se les pregunta si están bien. Nunca se les ofrece ningún tipo de ayuda porque han demostrado demasiadas veces a la gente que son lo suficientemente fuertes para hacerlo por sí mismos.

No estás buscando un caballero.
No buscas a nadie que te salve. No estás buscando a nadie para resolver tus problemas y no esperas nada de los demás porque sabes que no es así.

Estás buscando tu propia espada.
Estás buscando las herramientas para pelear tus propias batallas. Siempre estás tratando de crecer para poder cuidar de ti mismo y no tienes ni la más mínima idea de cómo te admira la gente.

La cosa es que la vida nunca fue fácil para ti.

Tú no fuiste el que consiguió nada fácilmente. Nunca conseguiste nada sin pelear. Siempre tenías que demostrar tu valía y tenías que buscar todo lo que querías tener en la vida porque era la única manera de tener las cosas que querías. Debido a esto, a menudo se te percibía como una persona de corazón frío y todo lo demás.

Pero siempre sigues adelante.
Cada vez que la vida te lanzaba una bola curva, siempre te las arreglabas para golpearla fuerte y anotar un home run.

Tú también te cansas.
Te cansas de ser fuerte todo el tiempo. Te cansas de que la gente siempre espere algo de ti y te cansas de que la gente constantemente te tome y te quite cosas: tu amor, tu tiempo y cualquier otra cosa que necesiten.

Y aún así te levantas todas las mañanas.
Te levantas con una sonrisa. Te levantas más valiente todas las mañanas listo para darle una paliza a ese día. Es tu manera de decirle a la vida: “Estoy listo. Lo que sea que tengas para mí, ¡adelante!”

Pareces un desafío muerto a los ojos y le haces un guiño.

Tienes problemas para encontrar hombres dignos de ti.
Porque no juegas con chicos. No necesitas a cualquiera porque así no es como funcionan las cosas para ti. Necesitas un hombre fuerte que te maneje.

Así que, encuentras el valor que buscas en ti mismo.
Incluso si fuera genial tener un hombre que pueda satisfacer tus necesidades, sólo tú eres lo suficientemente bueno. Eres más que suficiente y eres digno por ti mismo.

Eres una de esas chicas que no nacieron medio enteras, así que cuando te ven solas, nadie se atreve a preguntarte: “¿Dónde está tu otra mitad?

Incluso cuando la vida te golpea fuerte, cuando la vida te lanza palos y piedras, cuando caes hasta el punto de que no puedes bajar más, cuando cualquier otra persona abandona la vida y todo lo demás… te mantienes firme y haces que otros se pregunten cómo es que sigues sonriendo.

Haces lo que yo quiero y construyes una base firme con los ladrillos que te tiran.

Está bien si te caes y pierdes la chispa. Sólo asegúrate de que cuando vuelvas a levantarte, te levantes como el maldito fuego.