Skip to Content

A la chica que ha pasado por un infierno

Querido tú,

Ahí estás, pensando mal de ti mismo. Viéndote a ti mismo como alguien que no merece caminar por esta tierra. Viéndote a ti mismo como alguien que no tiene razón para continuar esta vida cuando todo lo que tienes en esta vida es dolor.

Ya no tienes fuerzas para luchar porque todo lo que has pasado te ha hecho sentir agotado.

Cuando te miras en el espejo ,todo lo que ves es una persona cansada que no sabe cómo continuar. ¿Sabes lo que veo? Veo un guerrero.

Veo a una persona que ha pasado por el infierno, pero una persona que ha vivido el infierno también. Vivía. Estás vivo. Esa es tu mayor señal de que nada ha terminado todavía.

Paulo Coelho dijo que la vida tiene muchas maneras de poner a prueba la voluntad de una persona, ya sea porque no le pasa nada o porque todo sucede a la vez.

Contigo, fue este segundo caso. La vida te arrojó todo a la vez. Como si te pusiera a prueba, para ver si eres lo suficientemente fuerte para resistir la tormenta.

Con todas las cosas que la vida te ha estado lanzando, te ha costado mucho hacer que las cosas funcionen para ti. En algún momento, te detuviste y le echaste un vistazo a tu vida y no te gustó lo que viste. Porque era demasiado para manejar.

No había ni un rastro de luz en los días oscuros a simple vista que venían uno tras otro, sin dar nunca esperanzas de que acabaran finalmente.

Pero ninguna tormenta dura para siempre. Sin importar de qué se trate la tormenta, no dura para siempre. Y lo que tienes que hacer es aferrarte a las cosas hasta que la tormenta termine o, mejor aún, aprender a bailar en la tormenta. Porque si quieres ver el arco iris, tendrás que aprender a amar la lluvia.

Nada en la vida es como parece ser al principio. Sé que te ves como una persona que no es lo suficientemente buena. Sé que piensas que fuiste traído a este mundo para sufrir y nada más, pero estás equivocado. La vida te está haciendo pasar por el infierno, así que sabrás cómo apreciar el cielo.

Te han herido demasiadas veces, probablemente la mayoría de ellas no te las has merecido. Has sido lastimado por la gente que pensabas que no haría nada en sus vidas para hacerte llorar, pero aún así lo hicieron.

Confiaste en ellos y tu confianza se rompió. Pero hay un resquicio de esperanza si decides verlo. La gente que te hirió te mostró en quién puedes confiar y en quién no, y depende de ti qué vas a hacer con esa lección.

La peor parte del infierno que has pasado es el hecho de que te volviste demasiado bueno en las despedidas. Nadie en esta vida debería acostumbrarse a ver a la gente salir de sus vidas constantemente y aún así tú lo has hecho. Pero quiero que sepas una cosa. No todas las personas que entran en tu vida están destinadas a quedarse. No todas las personas que quieres que se queden serán buenas para ti.

A veces lo que ves como una maldición es en realidad una bendición disfrazada. Por lo tanto, todas las personas que salieron de tu vida son las que realmente no merecían permanecer en tu vida para empezar.

Sé que has pasado por el infierno, pero nunca debes permitir que tus heridas te conviertan en una persona que no eres. Nunca debes desesperarte por las cosas que sucedieron en el pasado. Sí, la vida ha sido dura contigo, pero necesitas recordar lo que el viejo dicho dorado nos enseña sobre la vida: Nunca un fracaso, siempre una lección.

La tragedia depende de cómo lo veas. Si eliges ser una víctima del mundo, cualquier cosa que te suceda alimentará ese lado oscuro de tu alma, donde te consideras injusto, sufriente, culpable y merecedor de castigo. Si eliges ser un aventurero, los cambios -incluso las pérdidas inevitables, ya que todo en este mundo cambia- pueden causar algo de dolor, pero pronto te empujarán hacia adelante, forzándote a reaccionar. – Paulo Coelho

Ponte de pie y ríete de tu dolor. Ríete porque aunque quería destruirte, te hacía más fuerte. Al final, usted es el ganador, pero usted es el ganador sólo si decide ser un ganador.

Confía en mí cuando te digo que esto no es el final del camino. Todavía no. Porque has pasado por un infierno y ahora lo mejor está por venir. Así que, deja que el dolor se vaya. Has cruzado la parte más difícil del camino. Ahora es el momento de las cosas buenas. No tengas miedo de abrazarlos.

Lo creas o no, tú también mereces ser feliz. Y lo harás. La clave es no darse por vencido en la vida. Sólo ten paciencia. Tu tiempo está por llegar.