Skip to Content

Incluso si usabas palabras en lugar de puños, seguía siendo un abuso

Mientras crecía, escuché de tantos casos de diferentes tipos de abuso. La gente hablaba de abuso físico, emocional, verbal y sexual.

Pero nunca pensé que yo también sería alguien que pasaría por ese infierno. Pensé que algo así nunca me podría pasar a mí. Pero desafortunadamente, así fue.

La primera vez que me conociste eras tan amable y encantadora. Eras como un ángel enviado por Dios para protegerme de todo lo malo que me pudiera pasar.

Pero la pregunta era: “¿Quién se suponía que me protegería de ti?”

Día tras día, nuestra relación empeoraba. Nuestras palabras de amor se convirtieron en palabras de odio. Tus ojos llenos de amor se convirtieron en ojos llenos de ira. En esos buenos momentos en que querías abrazarme, alcanzando tus manos hacia mí, me ponía las mías en la cabeza para protegerla de los puñetazos. La vida contigo ya no era vida. Era un miedo constante de que me hicieras daño o incluso de que me mataras, sólo dependía de lo enfadado que estuvieras.

Nunca me diste crédito por nada de lo que había hecho y nunca quisiste escuchar mi versión de la historia.

Yo siempre fui el culpable ante tus ojos. Aunque hiciera algo bueno por nosotros, no te gustaba. Y te aseguraste de que yo también odiara el resto del día.

Pasé tantas noches sin dormir esperando que volvieras a casa. Y cuando lo hacías, borracho y drogado, olía perfume de mujer en tu piel.

Lo sabía porque te sujetaría la cabeza mientras vomitabas. E incluso me dijiste que estabas con otras mujeres. Y siempre a la mañana siguiente, las cosas volverían a ser las mismas.

Siempre tuviste excusas para toda tu mierda.

Y yo, pensando que en el fondo me amabas sólo a mí, me quedé en esa relación tóxica, pensando que mi amor te cambiaría. Pero nunca lo hizo. Lo eras y seguiste siendo un imbécil manipulador que sólo quería verme deprimido.

Recuerdo todas esas veces que me llamabas “estúpido”, “puta” o “mentiroso”. No podía creer que un hombre que me dijera que me amaba y que me diera un beso de buenas noches dijera esas palabras.

Tus palabras me duelen como la hoja más afilada de mi corazón. Pero no había vuelta atrás. No querías que lo consiguiéramos y no querías luchar por mí.

Tenías una idea totalmente retorcida del amor, pensando que se trataba sólo de tus necesidades.

No sabías que se necesitan dos para bailar tango. Y no querías que te ayudara a darte cuenta de eso.

Nuestra última pelea fue la gota que colmó el vaso. Estabas peor que nunca y ese enojo en tus ojos fue mi llamada de atención.

Decidí que ya no podía estar contigo. Decidí que tenía que dejarte porque ya no era seguro.

Eso es lo que hice. Ese día te dejé ir.

No quería sentirme como un gatito que vive con miedo y espera a que un perro lo ataque.

Me llevó un tiempo, pero finalmente me perdoné por quedarme demasiado tiempo contigo. No podía controlar mis emociones y pensé que tú habías sido la elección correcta para mí. Pero ahora sé que cometí un error y aprendí de él.

Nunca dejaré que ningún hombre me trate como tú lo hiciste, porque aunque nunca hayas usado tus puños y sólo hayas usado tus palabras, fue un abuso.

Se suponía que tu amor era mi refugio más seguro, pero resultó ser mi dolor más profundo.