Skip to Content

Finalmente soy lo suficientemente atrevido para decir que fui demasiado bueno para ti

¡Él se lo pierde!

Vamos, anímate. Quedan muchos peces en el mar.

¡Eres demasiado bueno para él de todos modos!

¿Lo estoy?

No te vi roto como yo lo estaba. No te vi perder tu postura ni por un segundo cuando estabas rompiendo cosas. Cuando me estabas contando cómo te estaba reteniendo. Cuando me dijiste que había cambiado, que no era yo mismo últimamente.

En ese momento parecía que tenías razón. En ese momento creí que eras demasiado bueno para mí y que no merecía nada más que ser tirado como una alfombra vieja.

En ese momento creí que merecía ser quebrado.

Pero…

Dios, cómo me gusta este “pero”.

Pero ya no más. Han sido meses de compadecerme, de odiar cada parte de mí, de odiar mi cuerpo y mi mente, de pensar que te alejaban. Han pasado meses conmigo tratando de encontrar el sentido de por qué te fuiste. ¿Fue porque estaba muy cansada últimamente? ¿Fue porque no podía seguir el ritmo de tu interminable sed de aventuras? ¿Fue porque ya no era guapa?

Meses sin dejar entrar a nadie, porque se irían de todos modos. Meses en los que pensaba que todo el mundo intentaba atraparme, que todo el mundo quería hacerme daño y que ahora que te habías ido, no tenía a nadie que me protegiera. Meses escondiéndome dentro de las paredes que construí para mantener a todos fuera, pero me di cuenta demasiado tarde de que me había hundido.

Todavía no puedo creer lo bien que hiciste tu trabajo. Todavía no puedo creer que estaba tan ciego para ver lo que estabas haciendo. Pensando que me amabas, te di todo de mí. Pensando que estabas tratando de mantenerme a salvo, bajé la guardia hacia ti y la puse en contra de todos los demás. Alejé a mis amigos y a mi familia, pensando que tú eras todo lo que necesitaba.

Vaya, me equivoqué…

Quiero felicitarte por manipularme tan bien que nunca lo vi venir. Quiero felicitarte por haberme desnudado de todas mis fuerzas, sin que yo me diera cuenta, y quiero felicitarte por haber perdido a una chica que realmente quería ser tuya. Por perder a alguien a quien realmente le importabas.

Pero al igual que yo estaba ciego para ver tus manipulaciones, tú estabas demasiado ciego para ver mi valía. Sólo viste lo que necesitabas y eso fue sólo otra víctima de tus juegos. Y mientras yo estaba cegado por el amor, tú estabas cegado por tu odio, tu dolor y tus viejas cicatrices. Pero aunque no fui yo quien los causó, fui yo quien pagó el precio por cada uno de ellos.

Por cada vez que te engañaron, me lo hiciste a mí.

Por cada vez que te sentías menos digno, me hiciste sentir como una mierda.

Por cada vez que te faltaba amor, me hacías sentir mal.

Pero no me importa. Ya no más. No eras más que otra lección en mi vida y tu partida fue otra prueba que superé. Tuve mis luchas y me llevó tiempo, pero te superé, superé todo el infierno que me hiciste pasar y ahora soy más feliz de lo que jamás creí que podría ser.

Soy más valiente de lo que nunca fui, porque dejo entrar a la gente. Regalé partes de mí una vez más, pero esta vez se las di a la gente adecuada. Esta vez mi corazón está seguro porque está custodiado por gente que nunca se rindió conmigo, por gente que esperó pacientemente a que yo llegara, que esperó a que yo les pidiera ayuda.

Y no sé qué hice para merecerlos, qué hice para tener su amor incondicional, pero estoy tan contenta de tenerlos. Tan agradecido de tener a aquellos que siempre me recordarán mi valía, que siempre me recordarán mi coraje, mis habilidades y mi fuerza.

Estoy muy agradecida por tener a aquellos que siempre me recordarán que fui demasiado buena para ti de todos modos.

Y finalmente, yo también lo veo.

Finalmente, tengo el valor de decirlo.

¡Era demasiado bueno para ti de todos modos!