Skip to Content

Finalmente acepté que no eras más que una dura lección

Las lecciones más difíciles de la vida comienzan pacíficamente, sin ningún signo de peligro. Por eso nunca te reconocí como alguien tóxico. Eras lo más parecido a la perfección cuando nos conocimos. Moviste montañas y caminaste sobre el agua sólo para hacerme feliz. Sentí que eras demasiado bueno para ser verdad y resulta que lo eras.

Ese perfecto comienzo fue sólo una herramienta que usaste para mantenerme bajo tu mando. No eras más que un manipulador emocional que no pude reconocer hasta que fue demasiado tarde. Supongo que por eso la manipulación emocional es tan poderosa y destructiva, porque no sabes que eres una víctima. Piensas en ello como algo normal porque no puedes creer que alguien sea capaz de usar tu amor en tu contra.

Ahora que miro hacia atrás, puedo ver claramente el patrón. Te aferraste a cada palabra que dije. Escuchaste atentamente y me sentí tan afortunada de tener a alguien a quien le importaba tanto que estaba interesada en todos los aspectos de mi vida. No tenía ni idea de que las palabras fueran tu arma preferida. Sabías la forma correcta de tergiversar cada una de mis palabras para que te quedara bien.

Usarías palabras para provocar ese sentimiento de culpa en mí. Cada vez que quería algo de tiempo para mí, cuando quería salir con mis amigos o ir a algún lugar sin ti, no decías una palabra o actuabas como si eso estuviera bien para ti y cada vez que tenía que pagar mis deudas cuando volvía a casa porque todo lo que recibía de ti era ignorancia y el trato silencioso. Unas semanas después, cuando peleábamos, me lo restregabas todo en la cara, diciéndome que siempre eras el último y que todos los demás eran más importantes que yo.

Poco a poco me fui alejando de mis amigos sin darme cuenta. Querías toda mi atención. No podías soportar que me divirtiera sin ti. Sin embargo, cuando se trataba de ti, las reglas eran diferentes. Podrías salir cuando quisieras, donde quisieras. Llegabas tarde a casa oliendo a alcohol y, aunque quisiera decir algo, no tendría sentido, ya que me cerrarías de inmediato.

Sabías exactamente qué decir y cuándo decirlo para hacerme sentir que yo tenía la culpa. No sólo una vez, sino en todas las situaciones en las que hemos estado. Eras tan bueno haciéndote pasar por la víctima que incluso cuando hacías algo inexcusable terminaba sintiendo pena por ti.

Me sentí enjaulado. Me atrapaste con tus manipulaciones. Sentí que no podía ir a ningún lado ni hacer nada bien sin molestarte. Siempre me hiciste sentir que no era suficiente. Como si estuviera por debajo de ti. Te aprovechaste de mis inseguridades. Envolviste los insultos en chistes. Siempre compartías tu “sabiduría” conmigo y me dabas consejos sobre todo lo que concierne a mi vida.

Siempre actuaste como si supieras más y todo lo que dijiste o hiciste fue “por mi propio bien”. Me harías caer, me harías sentir inútil y luego volverías a tu dulce, amoroso y protector modo de nuevo, sólo para que me sintiera bendecido por tenerte en mi vida.

Pero no fuiste una bendición, sino más bien una maldición. De la que no pude escapar hasta que te alejaste de mi vida y pasaste a tu próxima víctima. Esas fueron tus palabras, que también fueron culpa mía por razones que quedaron sin explicar.

No puedo decir que me sentí aliviado cuando ya no eras parte de mi vida. Estaba destrozado y devastado. Pensé que había perdido el amor de mi vida. Te he echado de menos. Durante el primer mes, más o menos, no pude evitar que las lágrimas me cayeran. Las lágrimas se detuvieron poco a poco; no estoy seguro en qué punto exactamente, pero hubo un momento en el que las lágrimas aclararon mi visión y pude verle claramente. Podía ver lo imbécil manipulador que eras en realidad.

Por primera vez en mucho tiempo, me sentí libre, me sentí tan bien. Sentí que podía respirar de nuevo. Fue fácil hacer eso cuando ya no estabas jugando con mi mente. Me sentí tan bien y me dio la fuerza extra que necesitaba para recuperar todo lo que tú tomaste por mí.

Me llevó mucho tiempo encontrar la confianza y el amor propio que me quitaste. Finalmente me di cuenta de que soy suficiente y que nunca debería permitir que nadie más me tratara como si fuera menos. Mi mente y mi alma están ahora en paz porque estoy feliz con lo que soy. No permitiré que nadie me vuelva a enjaular.

Parece ridículo decirlo ahora, pero en aquel entonces pensaba que nunca te olvidaría. Pensé que el daño que causaste era permanente y que el dolor que sentía era incurable. Lo que no pude ver fue que, aunque las cicatrices aún estaban allí, era mucho más fuerte de lo que me creía.

Estuve tan enfadada contigo durante mucho, mucho tiempo. No podía procesar que alguien que tenía mi corazón pudiera lastimarme tanto. Pero ya no estoy enfadado. Finalmente acepté que esto era inevitable. Te perdoné. Me perdoné por quedarme tanto tiempo y casi nunca pienso en ti después de todo este tiempo. Ya no tienes poder sobre mí ni sobre mi vida.

Finalmente acepté que las cosas tenían que ser así para poder aprender a ser verdaderamente feliz. Para poder aprender cómo debe ser el amor. No fuiste el amor de mi vida, fuiste la lección más dura de mi vida. La que no tuve más remedio que aprender.