¡Esta vez renuncio! Renuncio a ti y a todo lo que representas.

Estoy cansado de ser el que más se preocupa. Estoy cansado de ser el que más ama. Y sobre todo, estoy cansado de que no hagas ningún esfuerzo.

Estoy harto de las palabras que significan una cosa y de las acciones que significan todo lo contrario. Estoy cansado de que seas deshonesto y no seas capaz de tomar una decisión. Me di cuenta de que tu indecisión es una decisión. Y no quiero vivir así. No quiero ser el que pelee por tu atención. No quiero ser yo quien tenga que decirte que me siento mal y que necesito un abrazo y un beso. Quiero que lo veas por ti mismo.

Porque el amor es más que sólo decir’Te amo’.

Es reconocer que algo no está bien y poder ayudar a esa persona. Y cariño, nunca recibí eso de ti. Siempre fui yo quien hizo todo el trabajo en nuestra relación. Desde la planificación de las fechas hasta la organización de los viajes, todo corrió por mi cuenta. Apareciste cuando todo estaba terminado y me trataste como si fuera parte del trabajo. Nunca te diste cuenta de que el amor es una calle de doble sentido y nunca lo serás.

Yo era el único que intentaba que todo esto funcionara.

Y estoy cansado de repetir las mismas cosas, de pelear las mismas batallas y de jugar juegos agotadores.

No necesito eso en mi vida y por eso decidí dejarte ir.

Mujer en un restaurante mirando a lo lejos

Así que, en caso de que no te hayas dado cuenta, hoy te dejo ir. Una vez que me hayas perdido, probablemente te darás cuenta de la clase de mujer que tenías a tu lado. Esta vez, te abandoné. Voy a seguir adelante. Quiero encontrar mi felicidad con otra persona. Con alguien a quien no tendré que dejar para que se dé cuenta de lo perfecta que soy. No quiero esperarte más porque al hacerlo me estoy haciendo daño a mí mismo. Si me quisieras, podrías haberme tenido. Pero decidiste desperdiciar esta oportunidad también.

Y no tengo ninguna segunda oportunidad para ti. Tenías muchas y las arruinaste todas.

Soy una mujer enamorada que haría cualquier cosa por ti, pero no soy tonta. Así que, por favor, deja de hacer una de mí. No tienes derecho a tratarme así. Lo único que puedes hacer ahora es alejarte de mí y de todo lo que teníamos.

Necesitas saber que me rendí contigo no porque no te ame o porque no te necesite, sino porque en vez de luchar por mí, decidiste dejarme ir. Y eso me está destrozando el corazón.

No eres un hombre que valga la pena mi amor y aunque creas que lo eres, no necesito que me completes.

Sólo necesito al que me acepte completamente. Y sé que esa vendrá. Tal vez no hoy o mañana, pero vendrá. Y cuando lo haga, finalmente cumpliré mi segunda mitad. Finalmente estaré con el hombre que me acepta con todos mis pros y contras y que está dispuesto a morir por mí.

Sé que también tendremos algunos problemas a lo largo de nuestra relación, pero al menos sabré que no soy el único que lo está intentando.