Skip to Content

Esto Es Lo Que Pasa Cuando Dejas Una Relación Emocionalmente Abusiva

Nadie te lo ha dicho nunca. Nadie te lo advierte. Todos tienen algo que decir mientras estás en este tipo de relación, pero todos se quedan callados cuando te liberas de una.

No es tan fácil. Uno debería esperar felicidad y alegría. Nadie espera miedo, confusión, y la incapacidad de continuar viviendo tu vida para continuar donde lo dejaste antes de conocerlo.

Nadie te dice nunca lo mucho que duele. Nadie te dice nunca cuánto tiempo tardan en sanar las heridas.

Cuando conoces a alguien nuevo, tienes miedo. Tienes mucho miedo de que la historia se repita. Tratas de seguirle la corriente aunque él no quiera que hagas eso.

Te disculpas por cada detalle. Te disculpas por las cosas de las que eres culpable y no culpable. No quiere que hagas eso.

Nadie te dice que no tienes que hacerlo. Nadie te dice lo difícil que es salir de lo que has estado pasando. Nadie te dice nunca que se necesitan agallas para sanar completamente.

Necesitará encontrar la fuerza para levantarse de nuevo. Revivirás esos momentos horribles de los que te hizo parte. Te despertarás en medio de la noche y tu corazón palpitará tan fuerte, como si quisiera liberarse de tu pecho.

Verás a alguien que te recuerda a él. Te llevará de vuelta. Será tan real, como si la pesadilla se repitiera de nuevo.

Te sentirás quebrantado porque estarás quebrantado. Llorarás a mares. Gritarás de dolor emocional.

Te sentirás agotado porque serás agotado. Él es el que te chupó la vida. Le diste todo lo que tenías. ¿Y qué obtuviste a cambio? Nada más que dolor. Y más dolor.

Serás negativo porque esa es la única sensación que conoces. Olvidaste lo que era ser feliz. Será difícil salir de ese círculo vicioso de negatividad. Quieres escapar de él, pero lo necesitas porque estás acostumbrado. Se convierte en una droga para ti. Sigues deseando más.

Nunca supiste lo que era ser amado. Nunca tuviste eso. No reconocerías el amor verdadero aunque te diera en la cara. Dudarás de todas y cada una de las personas que se acerquen a ti y destruirás todos sus intentos de coquetear contigo. Lo harás por miedo. Por miedo a salir herido.

Tendrás que ser fuerte durante mucho tiempo. Tendrás que ser fuerte hasta que recojas los pedazos rotos de lo que queda de ti y los vuelvas a juntar para continuar construyendo una versión de ti mismo que siempre quisiste ser.

Cuando comiences una nueva relación, te sentirás perdido. No estará acostumbrado a este nuevo “tratamiento normal”. No estarás acostumbrado a las palabras amables y comprensivas. No estarás acostumbrado a que te traten con respeto. Tu voz realmente importará por primera vez en mucho tiempo.

Tomará un tiempo para que usted se relaje y confíe en esta persona. Pero eso no importará, ya que él te esperará. Él te dará espacio para sanar. Él te ayudará a sanar.

Estarás esperando la tormenta perfecta. Estarás esperando a que lo pierda en cualquier momento. Sabes que tu ex era agradable y cariñoso cuando quería serlo, cuando no te quejabas y lo hacías todo a su manera. Tienes miedo de que este tipo sea el mismo.

Pero, ¿sabes qué? La tormenta perfecta nunca llegará. Él no es el mismo.

Nadie te dice lo jodido que es sobrevivir a todo esto. Nadie te dice que esta es la parte difícil. Nadie te dice nunca que la curación duele; duele como el infierno.

Hay tantas cosas que no se te dirán. Tendrás que luchar por ti mismo. Tendrás que ponerte a ti mismo primero. Tendrás que llorar. Tendrás que lastimarte.

Pero, te curarás. Te pondrás mejor.