¿Recuerdas los viejos tiempos cuando ser un caballero y saber tratar a una dama significaba algo?

Hoy en día, con Internet y las aplicaciones de citas, encontrar una pareja que te respete y te ame a menudo parece una misión imposible.

Claro, esas aplicaciones para citas tienen ciertos aspectos positivos, pero varias prácticas de citas de la vieja escuela deben volver a aparecer, lo antes posible.

No me malinterpreten, las formas rígidas de los roles de género y la sumisión de las mujeres pueden quedar en el pasado. Estoy a favor del feminismo y la igualdad de género, pero ciertos hábitos de citas deben continuar incluso en tiempos como estos.

Sé que no soy la única que echa de menos los viejos tiempos de intercambiar cartas y tomar esas fotografías antiguas y descoloridas.

Seguramente, hay muchos de nosotros ahí fuera que sienten que han nacido en el siglo equivocado.

Sé que las mujeres están cansadas de esta cultura de las conexiones y sólo quieren un hombre que esté dispuesto a hacer un esfuerzo para hipnotizar a una mujer.

Y estoy de acuerdo con eso. Ciertas prácticas de citas a la antigua deberían volver, o al menos deberían adaptarse a estos tiempos modernos.

Hay mujeres que extrañan y quieren un hombre que sea un verdadero caballero, que abra las puertas, te compre flores y actúe como un caballero con clase.

¿Estoy en lo cierto?

El romance es y siempre será uno de los pilares de una relación saludable. Debería serlo, porque sin romance, no hay afecto ni atracción.

Por eso creo que ciertas prácticas de citas de la vieja escuela necesitan volver, lo antes posible, y esas son:

  1. Las pequeñas cosas realmente importan
ESTAS 6 PRÁCTICAS DE CITAS DE LA VIEJA ESCUELA NECESITAN VOLVER LO ANTES POSIBLE

Hoy en día, algunos chicos pueden sentirse un poco incómodos al sostenerle la puerta a una chica, o comprarle un ramo de flores, o sacarle la silla, pero no deberían sentirse así.

Sí, otras personas pueden mirar al chico y pensar que es débil y menos masculino, ¡pero a quién le importa lo que piensen los demás de todas formas!

Lo único importante debería ser la opinión de la chica sobre el chico y eso es todo.

Abrir la puerta al entrar en un restaurante debería ser una cosa, y llevar flores a la primera cita debería ser considerado un gesto de buena educación, ¿no?

Le muestra a la chica que estás pensando en las pequeñas cosas.

Ciertamente importan porque, en un mar de chicos, quieres actuar como un verdadero caballero.

No camines unos pasos delante de ella. En cambio, si eres un verdadero caballero, caminarás a su lado, tomándola de la mano.

Esas prácticas de citas de la vieja escuela podrían ser pulidas y adaptadas a los tiempos modernos, ya sabes.

  1. No te limites a mandar un mensaje, ¡llámala!
ESTAS 6 PRÁCTICAS DE CITAS DE LA VIEJA ESCUELA NECESITAN VOLVER LO ANTES POSIBLE

En el pasado, era algo especial cuando hablabas durante horas y horas hasta que tus padres te decían que dejaras el teléfono.

Los teléfonos modernos arruinaron esa sensación. Y cuando le envías un mensaje de texto, siempre hay una posibilidad de que malinterprete tus sentimientos y palabras.

Por eso llamar debe ser considerado un gesto dulce.

No confíes sólo en esos mensajes.

Ciertamente hay algunas ventajas, por ejemplo, cuando no tienes tiempo para hablar y envías un dulce y considerado mensaje de texto, pero los mensajes de texto no deberían sustituir a las llamadas.

Hay una cierta belleza en escuchar la voz de la otra persona. Puede sentirse muy poderosa y atractiva al mismo tiempo.

  1. Estar inmerso en el presente
ESTAS 6 PRÁCTICAS DE CITAS DE LA VIEJA ESCUELA NECESITAN VOLVER LO ANTES POSIBLE

No hay nada peor que salir con un chico o una chica que está constantemente en su teléfono sin prestar atención a nada de lo que tienes que decir.

Lo he visto innumerables veces: un hombre o una mujer cogiendo su teléfono y mirándolo fijamente en medio de una conversación o una cena.

Aunque desearía haber nacido en una época más sencilla, no estoy en contra de la tecnología en absoluto.

Me encanta usar mi portátil o mi teléfono cuando estoy solo y no en una cita con una mujer hermosa.

Dicho esto, hay un momento y un lugar en el que deberías y no deberías usar tu teléfono.

Sólo guarda tus aparatos y concéntrate en disfrutar del momento. Escucha lo que tu pareja o cita tiene que decir y sumérgete en la conversación.

  1. No te andes con rodeos
ESTAS 6 PRÁCTICAS DE CITAS DE LA VIEJA ESCUELA NECESITAN VOLVER LO ANTES POSIBLE

¿Cuándo fue la última vez que fuiste directo con una chica y dejaste claras tus intenciones desde el principio?

Bueno, si no puedes recordar, entonces no lo estás haciendo.

Hay veces que tus emociones están en un remolino y no sabes cómo te sientes. Pero esos son tiempos raros.

Si sabes que eres (o quieres ser) exclusivo con alguien, ¿por qué no se lo dices sin hacer demasiado ruido?

Aunque hay algunas excepciones menores a esta regla, un hombre siempre debe declarar sus intenciones claramente a la mujer.

No te andes con rodeos y digas “Hey, vamos a pasar el rato” de forma amistosa, aunque sepas que te gusta la chica.

Sé directo y pídele una cita apropiada como en los viejos tiempos.

  1. Luce pulido y bien arreglado
ESTAS 6 PRÁCTICAS DE CITAS DE LA VIEJA ESCUELA NECESITAN VOLVER LO ANTES POSIBLE

Algunos chicos (no todos) “se dejan llevar” cuando están en una relación a largo plazo porque sienten que su apariencia ya no importa.

Tienen esta sensación de seguridad y piensan que la mujer no los dejará.

No digo que llegues a esa etapa en la que la apariencia no importa en absoluto, pero si todavía están saliendo y conociéndose, la apariencia puede marcar la diferencia.

Así que, siempre vístete bien, usa algunos productos de aseo decentes (pero no te pases), y peina tu cabello.

Cuida tu aspecto físico y, créeme, la chica te amará por ello.

  1. Pídele una cita apropiada
ESTAS 6 PRÁCTICAS DE CITAS DE LA VIEJA ESCUELA NECESITAN VOLVER LO ANTES POSIBLE

No le escribas a la chica “Oye, quedemos en el bar” y esperes que piense bien de ti.

En los viejos tiempos, una cita genuina significa recoger a la chica, llevarla a una buena cena y acompañarla a la puerta de su casa.

Y eso es exactamente lo que deberías hacer si quieres gustarle. Esa es la práctica de citas de la vieja escuela número uno que debería volver.

Mi consejo es que nunca lo pienses demasiado. Pídele que salga contigo en una cita clásica: Ve a ver una película y llévala a cenar.

Si tienes un presupuesto limitado, pídele que salga contigo y elija un lugar romántico.

En el pasado, si querías tener una relación sana y exitosa, tenías que trabajar y hacer un esfuerzo.

El amor siempre valió la pena luchar por él y todavía lo vale.

Por eso los matrimonios duraron y por eso admiramos a esas viejas parejas que aún son felices entre sí después de pasar medio siglo juntos.

Tú también puedes tener eso. Sólo sé un caballero.

ESTAS 6 PRÁCTICAS DE CITAS DE LA VIEJA ESCUELA NECESITAN VOLVER LO ANTES POSIBLE