Skip to Content

Esta es para las chicas que necesitan saber que no vale la pena

Yo soy ella. Soy tu chica clásica del Medio Oeste con un corazón fuerte y un espíritu más que amoroso que se enamora de los imbéciles; los chicos que viven para la persecución; los chicos que simplemente no les importa.

Lo sabía entonces, y lo sé ahora.

Pero en los últimos años, hay una cosa que ha cambiado. No tengo miedo de sentirme confiado en creer que merezco más. Me he dado cuenta de muchas cosas, en parte por haber sido tocada demasiadas veces, pero también por haber aprendido a amar estar sola. Entonces, ¿qué ha cambiado?

No soporto ser otra opción. Nunca. Seré su amigo y estaré ahí para ellos si me dejan en paz, pero no perderé el tiempo con el que intente engañarme.

Llevó bastante tiempo llegar a un lugar donde es único y está hecho. ¿Demasiadas oportunidades y aún así no lo consiguen? Fácil, sin pensarlo. No vale la pena.

Así que, esta es para las chicas. Esta es para aquellos que no creen en su propio valor. Este es para aquellos que sólo necesitan escucharlo.

No pongas tu vida en espera por él.

No esperes a que cambie. Para que te trate mejor. Para que él te lastime primero.

No esperes a que se decida; no esperes a que te elija a ti. Las personas maduran a ritmos diferentes, especialmente los hombres. No espere a que él encuentre respuestas cuando usted ya tiene las suyas.

No empujes a tus amigos y familiares a un lado por alguien que no abraza ni acepta a todos los que amas; a todos los que son más importantes para ti.

No dejes de creer en un mundo que te gusta vivir para el tipo que no se esfuerza por ser parte de él.

No cambies tu aspecto, tus pasiones, tus sueños, tu personalidad, por el chico que no aprecia todo lo que te hace ser quien eres.

No pongas excusas por su comportamiento. No aguantes las disculpas después de las disculpas. Sabes lo que vales, aunque sea necesario ser convincente para darse cuenta. Así que no te conformes con el tipo que sigue jugando contigo.

No esperes a que te decepcione. No esperes a que se disculpe cuando le hayan dado demasiadas oportunidades. No esperes a que el tipo que ya conoces no se lo merezca.

No esperes a que te ame porque realmente entiendes lo que es sentirse amado, apreciado, deseado. No esperes a que te ame para que entiendas cómo amarte a ti mismo.

No le des el poder de controlar tus emociones.

No tengas miedo de ser sincero con él. No tenga miedo de hacer las preguntas difíciles. No tengas miedo de mostrarle quién eres realmente.

No te rindas porque te haya matado. No te culpes cuando él no sabe lo que quiere. No dejes que se te escape cuando él no da el 100%.

No le envíes mensajes de texto cuando no responda; no te sientes ahí y esperes a que responda. Vive tu vida. Estar con la familia. Estar con amigos. Invierta su tiempo y atención en personas que no lo defrauden.

No cuestiones tu valor por el tipo que no te hace sentir digno de ser amado. Sabes que te mereces algo mejor, y te dices a ti mismo que sí. Pero te lo digo aquí y ahora, disparando directamente. Porque ya sea que hayan pasado dos días, dos meses o dos años, es posible que todavía estés sentado diciéndote a ti mismo que mereces algo mejor, pero aún así te estás cuestionando tu valía. Chica, si ese es el caso, entonces no vale la pena. Termina con esto. Libérate de la preocupación y la duda. Permítete estar con alguien que quiere cada parte de ti, porque ellos genuinamente aman, desean y aprecian cada parte de ti.

Te mereces algo mejor. Sabes que lo haces. Respira hondo; da un salto de fe. Confía en ti mismo; confía en tu corazón. Deja ir a aquel que te hace esperar por una vida que te pasa de largo.

Empieza a vivir tu vida. Tu mejor vida. Y muy pronto, cuando las estrellas se alineen en el tiempo de Dios, alguien que merezca tu amor estará listo para ti.