Skip to Content

Esta es la dura verdad: si te hubiera amado, no te habría dejado.

Ser dejado atrás por la persona que más amas es desgarrador y una de las cosas más dolorosas por las que puedes pasar – de eso no hay duda. Pero lo que es aún más devastador es aceptar que la razón por la que esta persona se alejó de ti fue porque simplemente no te amaba.

Porque afrontémoslo, lo último que quieres admitir es que el amor que sientes no es correspondido, aunque sea la única verdad. Así que en lugar de admitirlo ante ti mismo, sigues encontrando justificación para las acciones y el comportamiento de este tipo.

En vez de aceptar la verdad, sigues poniendo excusas por el hecho de que él se alejó de ti. Sigues mintiéndote a ti mismo para poder seguir amándolo y para poder seguir ilusionándote y esperando a que vuelva a ti, como si nada hubiera pasado.

Bueno, odio ser yo quien te lo diga porque sé que esto es lo último que quieres oír y algo de lo que estás tratando de huir, pero este hombre no te quiere. También sé que en el fondo, eres muy consciente de esta dolorosa realidad, pero en lugar de mirarla a los ojos, te pasas todo este tiempo silenciando esa vocecita en tu cabeza que te está diciendo la dura verdad.

No me malinterpretes, tu ex podría haberte amado en el pasado o podría haber sentido algo por ti, pero es más que obvio que ha dejado de amarte, o que no te ama lo suficiente o de la forma en que tú lo amas. Porque quien te ama no te abandona. Todo lo demás son excusas vacías.

No, no necesita tiempo para ordenar sus cosas. No, no te ha dejado porque se dio cuenta de que eras demasiado buena para él. No, no era el momento equivocado. No, no está emocionalmente indisponible o fobia al compromiso.

Simplemente no le importa lo suficiente como para luchar por su relación. No le importa lo suficiente como para estar a tu lado en las buenas y en las malas y hacer todo lo posible para resolver cualquier problema que ustedes dos puedan tener.

Porque cuando un hombre de verdad te ama, se quedará a tu lado, pase lo que pase. Él luchará junto a ti para hacer que las cosas funcionen y se esforzará al máximo para superar todos los obstáculos que ustedes dos puedan encontrar a lo largo del camino.

Cuando un hombre te ama, está dispuesto a hacer ciertos sacrificios por el bien de tu relación. Él está listo para mover montañas por tu amor y no hay nada ni nadie que pueda detenerlo.

Cuando un hombre de verdad te ama, te ama igual en lo mejor y en lo peor. Él te entiende y se convierte en tu mejor amigo y no sólo en tu amante.

Este hombre ni siquiera piensa en irse cuando aparece el más mínimo inconveniente. En vez de eso, los ve a los dos como socios en el crimen y sabe mejor que nadie que dejar a su compañero de equipo atrás.

Cuando estás con un hombre de verdad, él hará todo lo que esté en su poder para encontrar siempre una razón para amarte y nunca pensará que no eres adorable. Nunca te comparará con otras mujeres porque nunca podría imaginarse a sí mismo al lado de nadie más que de ti.

Para este hombre, marcharse no es ni siquiera una opción, a pesar de todas las dificultades que ustedes dos puedan encontrar. Él sabe que el amor necesita trabajo duro y que nunca es algo que él considere hacer.

Pero afrontémoslo: tu ex no es este hombre y nunca podría tener la capacidad de convertirse en él. En vez de eso, fue un cobarde que te abandonó a primera vista. Y así, te mostró que nunca fue y nunca será digno de tu amor.

Sí, es difícil olvidarte de él, pero tienes que entender que estás llorando por alguien que nunca te ha merecido. Que estás poniendo tu vida en espera por alguien que se mudó hace un tiempo.

Y lo más importante, necesitas darte cuenta de que tienes suerte de haberte deshecho de este niño inmaduro. Que le agradezcas por haberte dejado y por haberte roto el corazón.

Porque si no lo hubiera hecho, no habría abierto un camino a este hombre que entrará en tu vida y que te mostrará lo que es el verdadero amor. No habría hecho sitio para un hombre que se quedaría a tu lado en los buenos y malos momentos y para un hombre que está destinado a ser tu “felices para siempre”.