No te enamores de alguien que te diga lo hermosa que eres o lo sexy que te queda ese vestido ajustado. Enamórate de alguien que te quiera igual sin importar tu aspecto físico.

Enamórate de alguien que te cuide, que te saque la silla, que te sostenga la puerta, que preste atención a qué lado de la acera caminas.

Enamórate del tipo que presta atención a las cosas que te gustan, que recuerda tu libro favorito, que toca constantemente tu canción favorita hasta que ambos se aburren, que hace impresiones tontas para hacerte reír, y que recuerda a lo que eres alérgico.

Enamórate de alguien que te haga olvidar tus cicatrices, todos los amantes anteriores, y todas las veces que te rompieron el corazón.

Enamórate de alguien que no te haga sentir que eres difícil de amar, que te haga olvidar todo el dolor que has pasado, y que disminuya todo el dolor que está por venir.

Enamórate del tipo que será tu compañero en el crimen, con el que siempre puedes contar sin importar si lo llamas a las 3 AM o a las 3 PM.

Enamórate del tipo que hace que la depresión sea desconocida para ti, que está entusiasmado con la vida, con quien quieres compartir tus sueños sin importar lo tontos o irreales que sean, porque sabes que él creerá en ellos tanto como cree en ti.

Enamórate del tipo que te ama por lo que eres, no por lo que quiere que seas.
Enamórate del tipo que sólo te ve cuando entra en la habitación, cuyo mundo entero se ilumina cuando te ve, cuyo día está hecho de pensar en ti y en cómo hacerte feliz.

Elige enamorarte del tipo que llama sólo para oír tu voz o que conduce durante horas sólo para verte un rato.

Enamórate del tipo cuya felicidad se funde con la tuya, que te elige sin importar a quién elijas, que decide amarte igual en tus malos e incluso peores días.

Elige al tipo que ha visto tu lado malo y aún así decidió que eres la cosa más hermosa que le ha pasado.
Elige enamorarte del chico que de alguna manera sabe qué decir y cuándo decirlo. Que sabe cómo te sientes incluso antes de que te des cuenta tú misma.

Enamórate del tipo que te duele cuando lloras, que es feliz cuando sonríes, cuyos brazos se sienten como en casa, y cuya mano encaja perfectamente en la tuya.

Enamórate del tipo que te hace comprender que el hogar no es un lugar sino una persona.

El hogar es esa persona que te hace sentir segura. El hogar es esa persona que te mantiene caliente por la noche y protegida durante el día.

El hogar es ese tipo que te envuelve en sus brazos y hace que nunca quieras irte.

Enamórate de él. Enamórate del tipo que es tu hogar, que nunca se va, y que entiende que a veces tienes que irte pero que te espera cuando regresas.

Por favor, no te conformes con menos. Sigue esperando al chico adecuado. Sigue aprendiendo sobre ti misma. Sigue luchando por las cosas que amas y en las que crees. Sigue cuidándote y haciéndote crecer y descubriendo tus necesidades.

Cuando llegue el momento, encontrarás a alguien que te merezca, que se asegure de que sus palabras vayan seguidas de sus acciones, y que te haga sentir que estás en casa dondequiera que estés. Sólo entonces entenderás finalmente lo que es el verdadero amor.