Skip to Content

Ella No Perdío Tu Amor, Se Dío Cuenta De Que Nunca Lo Tuvo

Por mucho que ella deseó que lo vuestro funcionará, en realidad nunca fuisteis destinados a estar juntos. No importa lo mucho que lo intentó, se esforzó y rezó, todo fue en vano porque tú eras incapaz de amar. Aún lo eres, supongo.

Todas las veces que pensaba que la amabas, en realidad solo jugabas con ella. Ya sabías lo que tenías que hacer para obtener lo que querías. Sabías las palabras que tenías que decir y todos los movimientos que tenías que hacer para que ella se enamorara de ti y para hacerla creer que eres honesto, aunque esa palabra ni siquiera existe en tu vocabulario. Se enamoró de ti sin siquiera pensarlo, porque la hacías sentir bien. Se sintió bien.

Y ella realmente creía que tus palabras eran de corazón. No había ninguna razón para que dudara de tus promesas y de todos los votos que le hiciste. No había ninguna razón para que, al acostaras, piense en si tal vez no estarías diciendo la verdad. Y por eso se quebró tan fuerte cuando te fuiste.

Todas las veces que creía poder confiar en ti, utilizaste esa confianza en su contra. Ella confió en ti con su corazón y su vida. Aunque en el pasado hubo gente que la hizo sentir utilizada, ella te dejo entrar en su vida y te lo dio todo, aunque ya lo había perdido antes. Pero ella confió en ti. Eras el único riesgo que estaba feliz de tomar porque creía que esta vez, sería diferente.

Confió en que no jugarías con su confianza, así que la puso en tus manos con demasiada facilidad. Creía que la protegerías cuando la vida la golpeará y te confió su corazón. Ella creía en tantas cosas y ninguna de ellas resultó ser cierta. Ni una.

Todas las veces que escucho tus palabras como si fueran sagradas, en realidad solo la embriagaste con ellas. Al principio, todo fue risas y más risas mezcladas con expresiones de amor y cumplidos. Y con el tiempo, tus cumplidos se convirtieron en manipulaciones. Tus expresiones de amor se convirtieron en condiciones. Pero ella aún te amaba. Aún creía en ti. Todavía creía en el amor que ustedes dos tenían. O al menos es lo que ella pensaba.

Todas las veces que te dio una segunda oportunidad, la tomaste para romperla una vez más. Ella intentó escapar, trató de alejarse. Pero eras como un boomerang del que no podía huir. Y cada vez que rebotabas, la rompías aún más y quitabas una parte más de ella, hasta que no quedo nada.

Y ahora que se ha quedado sin oportunidades y sin tu amor, finalmente es libre. Ella finalmente puede ver que tu no fuiste más que un error que le costó mucho. Finalmente puede ver que no era ella la difícil de querer; fue tu inhabilidad de amar lo que te ahuyentó. Fue tu egoísmo y tu corazón tóxico lo que la destruyó.

Tenía tanto miedo de defraudarte, tan temerosa de enfrentarse a un día sin ti, que se aferró a ti como si estuviera aferrándose a la vida. Pero al final encontró valor y la manera de ser valiente, porque es mejor enfrentarse a la vida sola que contigo a su lado. Es mejor quedarse dormida sola que quedarse dormida en tus brazos de mentiroso.

suficiente

Finalmente pudo ver que nunca perdió tu amor porque no puede perder algo que nunca tuvo. Durante demasiado tiempo, ella se culpó a sí misma por todas las caídas de vuestra relación porque la hiciste creer que era su culpa. Durante demasiado tiempo, odió partes de sí misma, pensando que eran la razón por la que te fuiste. Durante demasiado tiempo, se negó a amarse a sí misma porque tú no la amabas. ¡La hiciste creer que ella es la que no puede ser amada y que tú te sientes realmente jodido por su culpa!

Tomaste a la mujer más increíble con el corazón más grande que el mundo ha visto y la quebraste. Tomaste su confianza y la pisoteaste. Tomaste su amor y le prendiste fuego para que se quemara en él. Pero ella todavía logró ver a través de tus mentiras y manipulaciones. Logró ver la verdad y entender que se merece algo mucho mejor que tú, mejor de lo que puedas soñar.

No puedes perder algo que nunca has tenido, pero eso no significa que duela menos. Ella nunca tuvo tu amor, pero perderte aún le duele. Le duele el hecho de amar a alguien que nunca la amó, el hecho de entregarse a alguien que solo tomó las partes que le gustaban, eso no es amor, por el amor de Dios, y duele. El amor es aceptar y amar al otro tal como es. Pero supongo que eso es ciencia ficción para ti.

Pero ella está llegando allí, a ese punto. Está aprendiendo a amarse a sí misma de la manera en que nunca supo hacerlo. Está aprendiendo a ser ella misma y ponerse en primer lugar. Y está aceptando la verdad de que no te fuiste por su culpa porque en realidad, nunca has estado allí. Ni para ella, ni para la relación. Y tampoco por amor.