Skip to Content

El trauma causado por un narcisista manipulador es mucho más que una simple ruptura del corazón

Hay muchos horrores en el mundo en el que vivimos. Nunca en mis sueños más salvajes pensé que te clasificarían como tal. El trauma que causaste ha afectado mi vida de muchas maneras. La sombra que proyectas ha causado una extraña y dolorosa enfermedad que me está matando silenciosamente. Esta enfermedad no se puede curar con medicamentos, sino sólo con lágrimas silenciosas.

Intelectualmente, entiendo que esquivé la gran bala. Sin embargo, los fragmentos me golpearon en el corazón. Siento que una parte de mí murió y mi mente está teniendo problemas para anular esta fase de supervivencia del piloto automático.

La idea de que debería estar agradecido de que esta relación terminara antes del matrimonio y los hijos es una mierda. Sí, ha sido una lección de vida. Sí, estoy agradecido de no haberme casado con este hombre, no haber traído a niños inocentes a una relación unilateral. Sin embargo, el trauma que ha sido causado por estar con un narcisista tóxico y manipulador se cierne sobre mi cabeza todos los días. Me siento emocional, mental y hasta espiritualmente destripado. Es mucho más que una simple angustia. En algún momento de esa relación me perdí. Me perdí con alguien a quien no le importo una mierda. Ahora, estoy lidiando con el dolor de una relación que ha ido mal y estoy tratando de descubrirme a mí misma de nuevo. Esto es más que un simple rompecorazones. Es mucho peor. Es una enfermedad que tratas de curar pero que de alguna manera siempre vuelve a perseguirte. Es una cicatriz que ningún cosmético colocado sobre su corazón puede cubrir. Los daños están ahí, justo debajo de la superficie apenas visible, pero ahí.

Para ser honesto, no tengo ni idea de cómo demonios pasó todo esto. Supuse que después del año en que salimos, eras alguien en quien podía confiar, después de todo te amaba. Asumí que eras alguien que realmente tenía mi bienestar. No tenía ni idea de que tomarías mis miedos y mis mayores preocupaciones y las usarías para picar, ya que constantemente apretaste los gatillos para conseguir lo que querías. Usaste mi mayor temor, que era la comida, y lo usaste para controlar lo que entraba y salía de mi boca. Casi me hago una transfusión de sangre porque te permití hacerme sentir culpable por comer una hamburguesa en vez de una ensalada. Te permití usar mi miedo, tomarlo y darle forma, en una calamidad. Lo que es peor es que nunca entendí lo que estaba mal conmigo en primer lugar. Y lo que fue aún peor, fue que las lágrimas que cayeron de mi rostro fueron hechas en silencio. Hecho en silencio donde nadie podía ver. Hecho en silencio porque me negué a creer que eras la persona que realmente eras.

Lo que es aún más desgarrador es que los amigos y la familia sospechaban lo que estaba pasando, y mientras ellos estaban listos para defenderme empacando mis pertenencias, yo siempre estaba listo tratando de defenderte a ti. Defenderte porque te amé y defenderte porque pensé que quedaba una pizca de ternura en tu corazón.

Desgraciadamente, me equivoqué terriblemente y, desgraciadamente, no hay ninguna guía sobre cómo superar el daño por el que me han hecho pasar. Lo único que parece aliviar mi dolor es el llanto y no me avergüenza mencionarlo. Lo único que puedo decirles es que desearía haberme escuchado más a mí mismo y haber salido antes de esta toxicidad.

Entiendo que tengo que escalar una montaña alta para superar esto. Entiendo que en este viaje de autodescubrimiento una parte de mí tendrá que morir, como un cáncer que necesita morir para que el cuerpo sobreviva. Entiendo que es sólo para mejor. Entiendo que es cuestión de tiempo y entiendo que el nuevo yo será mucho más fuerte que el viejo yo.