Ella era simplemente una mujer normal, creía en el amor y en que su historia tendría un final feliz; ciertamente había escuchada los cuentos de mujeres destruidas por hombre abusivos, pero ni siquiera en su peor pesadilla habría imaginado que eso le pasaría.

Todo lo que quería era una vida normal y feliz, algo con lo que sueña la mayoría de nosotros. Deseaba tener un lugar para ella, no tenía que ser lujoso, simplemente algo que pudiera llamar su hogar; así mismo deseaba tener un hombre a su lado que la amara y la respetara para finalmente tener hijos a los que enseñarles todo lo que ha sentido y aprendido en su vida.

¿Qué sucedió?, ¿Acaso eso era mucho pedir? Solo quería ser feliz y, créanlo, no merecía menos que eso, pero desafortunadamente su vida tomo un rumbo diferente.

Todo se derrumbó, su sueño se destruyó en pedazos convirtiéndose en una pesadilla de la que no podía despertar. Los colores brillantes con los que veía la vida fueron reemplazados por una triste gama de tonos grises. Ya no había felicidad en sus sueños, solo quedaba dolor y sufrimiento.

Ella se enamoró de él aunque algo le decía que no debía hacerlo; su intuición se lo gritaba desde el interior pero ella decidió ignorarlo y en su lugar escuchar a su corazón porque pensaba que nunca podría equivocarse, sin embargo esta vez sí estaba errado pero ella estaba tan locamente enamorada que no pudo darse cuenta; simplemente estaba ciega y no podía ver nada más malo en él.

Todas esas cosas que soñaba de repente se convirtieron en realidad cuando lo conoció, ya podía imaginar su casa y a él a su lado protegiéndola si alguna cosa salía mal. Pensaba que finalmente lo tenía todo de manera que no podía estar más feliz.

¿Cómo podría haber sabido que él se metería dentro de su cabeza y la convertiría en algo que no era?, ¿Cómo anticiparse al hecho de que la manipularía emocionalmente para chantajearla y obligarla a hacer lo que él quisiera?, ¿Había acaso alguna forma de que supiera que él la destruiría tanto a ella como a sus sueños?

Todo comenzó cuando él mostró su verdadero rostro, destruyendo el cuento de hadas en mil pedazos; fue precisamente en ese momento cuando dejó de actuar, después de todo ya no necesitaba hacerlo porque ella era suya y lo amaba, siendo eso lo único que necesitaba dado que sabía que no se iría tan fácilmente; no por sus sueños sino por no alejarse de la persona a la que más amaba.

En algún lugar en lo profundo de su mente ella sabía que algo andaba mal pero se empeñaba en negarlo, no quería aceptarlo, no podía admitir que ese no era el hombre del que se había enamorado. Luchaba contra esta sensación porque estaba consiente que una vez que lo admitiera su vida se convertiría en algo que la aterrorizaba; al aceptarlo ella comenzaría a resquebrajarse.

Entonces decidió darle segundas oportunidades con la esperanza de que cambiaría, algo que nunca sucedió, de hecho continuo acosándola y reduciendo su espíritu hasta que no quedó nada de ella. Convirtió a una hermosa mujer en un cascarón vacío.

Él la culpaba de todo. Cualquier cosa que a le saliera mal era culpa de ella; él nunca aceptaba su responsabilidad, de hecho ni siquiera intentaba hacerlo porque no le importaba; ese es el problema con los psicópatas emocionales, no sienten remordimiento, nunca se arrepienten, son monstruos emocionales incapaces de tener sentimientos sinceros y verdaderos.

Él tenía tremendos ataques de celos. Montó innumerables escenas que demostraron lo enferma que estaba su mente. Sentía cellos de todas las personas que ella conocía; de sus amigos, de su familia. Ella tenía tanto que darle al mundo; su candor y su amor eran sus mayores atributos e incluso de eso sentía celos, por eso quería aislarla y tenerla solo para él. Una vez que la aparto de todos, estuvo feliz, aunque ante la más mínima sospecha de que ella viera más allá de él, se volvía psicóticamente celoso… lo más triste es que no tenía motivos para sentir tales cellos ya que ella solo tenía ojos para él.

Él se amaba a si mismo más que nadie en el mundo. Esa era la prueba de que incluso él podía tener sentimientos y amar a alguien, lo malo es que solo se amaba a sí mismo. Su egoísmo era infinito, todo estaba estupendo si a él le gustaba, pero tan si algo le desagradaba se ponía furioso. Era evidente que solo se preocupaba por su propio bienestar, por eso nunca vio las lágrimas en el rostro de su pareja ni su dolor, simplemente no le importaba.

Le hizo creer en cosas que nunca sucedieron. Así la manipulaba, de verdad él era todo un artista para eso. Sabía exactamente como abordarla y sacar provecho del amor que le tenía. Cada vez que hacía algo incorrecto la convencía de que era todo lo contrario, lavándole el cerebro hasta hacerla creer que él era perfecto y que ella era la que había entendido mal todo, la que había reaccionado tarde; algo que después de un tiempo asumió como verdadero, pensando que en realidad estaba loca. Llegó a pensar que necesitaba ayuda y le creía ciegamente simplemente porque era su salvador, cuando en verdad la estaba destruyendo.

Pero todo lo que ella sufrió y todo lo que él le hizo sirvió para convertirla en una persona más fuerte y fue así como pudo ganar la batalla de su vida. La crueldad y manipulación de su pareja la destruyeron llevándola al lugar más oscuro de su vida, le arrebató todo lo que tenía y nunca llegó a pensar que podría liberarse de ese yugo con la poca fuerza que quedaba en su interior.

Ella se encontró sola y destruida, pero decidió luchar por su vida y por los sueños que alguna vez tuvo.

Decidió que ese no había llegado al final del camino, no al menos hasta que así lo quisiera.

Así que su aventura no concluía aún, de hecho comenzó cuando lo abandonó, se tragó su orgullo, ignoró lo que los demás decían y curó sus heridas para al final darse cuenta que no lo necesitaba.

Ahora tiene un largo camino por delante, debe levantarse de sus cenizas, está obligada a sanar.

Ella fue su víctima por demasiado tiempo. Él la expolió y le quitó todo por lo que ella dudó de la gente por mucho tiempo y eso está bien, es su derecho como también lo fue sentirse un desastre. Tenía toda la razón para ocultarse bajo las sábanas y llorar; no es de extrañar que viera con suspicacia a cualquiera que intentara acercársele o ayudarla, después de todo así fue como todo comenzó la primera vez, para al final arrebatarle su autoestima y el respeto por sí misma. Él la obligó a estar más alerta y a ser más cuidadosa.

Estará asustada de amar de nuevo. Dado que sus sueños fueron pisoteados el amor ya no forma parte importante de su vida. Eso era antes que él se atravesara en su camino; ahora el amor no es eso hermoso que una vez soñó, en su lugar se convirtió en algo doloroso. Amar de nuevo podría convertirse en la misma pesadilla que una vez vivió y por eso, por mucho tiempo, evitará enamorarse de nuevo. Eso continuará así hasta que se encuentre de nuevo consigo misma. Cada desplante que recibió la impulsó a odiar el amor aún más; todas sus manipulaciones y el abuso emocional hicieron que ella nunca más quisiera enamorarse.

Ella nunca conoció lo que es el amor verdadero. Lamento mucho que se sienta así porque la verdad nunca conoció el amor verdadero, jamás experimentó la sensación de seguridad, de apoyo, tampoco pudo ver el amor tal cual es; lo único que sintió fue abandono, dolor y soledad. Le tomará mucho tiempo derribar esas barreras y permitir que el verdadero amor entre en su vida. Tendrá dudas, se cuestionará todo pero eventualmente al final lo aceptará, porque el verdadero amor nunca se rinde, jamás abandona.

Ella quiere estar sola. Necesita tiempo para sanar, para reorganizar sus ideas, para poner sus sentimientos en su lugar; necesita tiempo para entender qué está bien y qué está mal, para aprender a vivir de nuevo, porque al alejarse de una pareja psicópata se dio una segunda oportunidad para vivir.

Después que ella gane esta batalla, y lo hará, su sueño finalmente se convertirá en realidad dado que es una mujer que nunca se rinde y aún no ha alcanzado ese ideal. Se trata de alguien que luchará por sí misma aun cuando no le queden ganas ni fuerzas en su interior, es una mujer fuerte y nadie será capaz de destruirla.

Quizás su abusador crea que lo logró, pero está equivocado y los hechos así lo demuestran.

Su vida nunca será la misma de nuevo pero lo que le ocurrió la hizo más fuerte, le abrió los ojos y le dio muchas más razones para vivir; se dio cuenta de que solo hay una vida y no la malgastará sintiendo lastima por sí misma y asumiendo que todo se ha terminado.

Ahora sabe que merece mucho más y se asegurará de crear sus propias reglas y vivir su vida de la forma que siempre imaginó que lo haría.