Skip to Content

Dentro De La Mente De Una Mujer Destruida Por Un Narcisista

El problema de enamorarse de una narcisista es que nunca sabes que se trata de uno hasta que es demasiado tarde y ya estas destruida.

Otro problema de enamorarse es que no puedes evitarlo así que cuando la avalancha comienza solo puedes sentarte a esperar que se detenga por sí sola, de manera que aunque la mujer que ha sido destruida por un narcisista quisiera salir de esa relación, no puede hacerlo por sus propios medios.

Dado que los narcisistas son tan buenos para engañar ella no tiene idea del problema en el que se está metiendo; si la tuviera, aunque no fuese capaz de evitar enamorarse de él, al menos habría evitado darle tantas oportunidades; no le habría permitido volver a estar en su vida, pero desafortunadamente ella no sabía que estaba iniciando una batalla con un oponente al que no puede vencer.

Así se convirtió inconscientemente en la víctima de un juego macabro al involucrarse con un narcisista y ahora, mucho después de haber finalizado, aun sufre las consecuencias de esa relación. En su mente nada tiene sentido, es peor que estar en una casa embrujada porque nunca sabe que horrible recuerdo aparecerá de repente para hacerla sufrir.

Ve a su abusador en todas partes. No significa que sea paranoica, simplemente esto es algo que le cuesta mucho superar a quienes han sido acosadas por un narcisista. No importa a donde mire siempre hay algo que se le recuerda a su abusador, cada vez que alguien se le acerca ve vestigios de su victimario en esa persona y por lo tanto huye. No tiene la fuerza para quedarse y demostrar que se trata de un error, en lugar de ello prefiere protegerse.

Le asusta confiar en alguien. Ya no le da a nadie el beneficio de la duda porque eso casi la mató la última vez. De haber tenido cuidado respecto a quien le entregó su confianza en el pasado, hoy no estaría pasando por esto así que ahora no puede confiar en nadie, porque cuando alguien se le acerca o trata de quererla su corazón comienza a acelerarse y sus manos tiemblan tan solo con la idea de que alguien nuevo en su vida pudiera volver a lastimarla.

Le da miedo volver a amar. Puede que haya visto el amor como algo extraordinario y quizás alguna vez amar y ser amada fue el objetivo principal de su vida, pero ya no porque en este momento su mente asocia al amor con dolor. La última vez que amó a alguien lo que recibió de regreso no fue cariño sino insultos, humillaciones y gran cantidad de golpes emocionales. Ahora olvidó como se siente el verdadero amor porque el hombre a quien entregó su corazón, en lugar de amarla la maltrató y destruyó como solo un narcisista puede hacerlo.

Piensa que no es lo suficientemente buena. Cuando no recibes el amor que mereces, el reconocimiento que esperas de la persona amada ni el respaldo que necesitas, la idea de que no eres suficientemente buena comienza a arraigarse profundamente dentro de ti; sobre todo si te repiten continuamente que no sirves para nada. Esto fue lo que le sucedió a ella, no fue algo que quisiera, simplemente son las consecuencias de esa mala relación y ahora ese sentimiento de no ser suficientemente buena nunca la abandona.

Dentro De La Mente De Una Mujer Destruida Por Un Narcisista

Se siente vacía. No tiene idea ni de lo que siente ni de lo que hará, el único sentimiento que reconoce es el miedo, un miedo tan profundo que no le perite sentir nada más, al punto que sus emociones están en cero. Así es más fácil llevar las heridas y la soledad; una situación muy difícil pero también más segura que lo que vivió hace poco.

Es solitaria. No quiere dar explicaciones a los demás y mucho menos recordar y repetir la historia de lo que pasó una y otra vez, después de todo eso no la ayudará a superarlo. Por otra parte la mayoría de la gente no será capaz de comprender lo que le ocurrió e incluso la culparán de sentirse así por haber decidido quedarse en lugar de irse; de manera que poco a poco se va aislando. Pero aunque la soledad es la única forma que tiene de escapar de la gente, también es algo muy atemorizante dado que cuando esta sola la invaden uno tras otro los recuerdos de lo que vivió. Para ella se trata de una decisión por el menor de los males; vivir en soledad o contar la historia a los demás aunque sea muy doloroso.

Piensa que ya no es la misma. Se rindió en su intento de volver a ser la de una vez, la mujer que solía ser antes de conocer y abrirle la puerta de su vida a un narcisista. Siente que no podrá sonreír de nuevo ni volver a ser verdaderamente feliz y que lo que le pasó la perseguirá por el resto de su vida.

Pero nada de eso tiene porque permanecer así por siempre, ella no necesita pensar mal de sí misma ni tampoco decirle adiós a su vida, ni a la persona de solía ser. Para eso lo único que necesita es alguien que le recuerde lo bien que se siente vivir la vida a plenitud.

Ella no es una causa perdida, ninguna mujer maltratada por un narcisista lo es.

Ella necesita alguien que le muestre que no todo está perdido. Le hace falta alguien que le muestre que su acosador no logró robarle lo mejor de su esencia, que quizás está herida pero no muerta.

Necesita de alguien que le haga sentir que aun tiene un corazón y un alma en su interior. Necesita saber que puede sentir de nuevo, que el amor aun habita en su interior y que no es una causa perdida. Le hace falta alguien que saque a la superficie lo mejor que tiene por dentro para que se dé cuenta que a pesar de su oscuro pasado aun puede tener un futuro brillante.

Le hace falta alguien que sea todo lo que su narcisista no fue. Es necesario que tenga a su lado alguien que la considere una prioridad y no la haga sentir como la loca del cuento, alguien que la entienda y que este allí cuando sea necesario. Para cambiar, simplemente requiere de una persona que se preocupe por ella y la ame.

Necesita a alguien que borre su pasado. Parece imposible, pero necesita alguien que lo intente, que la ame como si nunca la hubieran destruido, que la vea como si no tuviese defectos y que decida estar a su lado sin importar sus imperfecciones. Le hace falta quien la ame y la apoye hasta que logre estar suficientemente fuerte como para perder el miedo a que alguien se le acerque de nuevo.

Así que debes amarla de la manera correcta y no convertirte en otro fracaso de su vida. Procura que tus palabras y tus actos sean coherentes. Toda mujer merece ser amada de la manera correcta, en especial aquellas que pasaron por una mala experiencia con un narcisista.