Allí estaba de nuevo, pagando un alto precio por mi amabilidad, ahogándome en lágrimas porque había sido apuñalado por la espalda por alguien en quien confiaba completamente, por alguien a quien había dado lo mejor de mí.

Lo único que separaba este momento en particular de todos los similares en el pasado es que esta era la última gota que derramaba la copa, este era el momento en que finalmente había tenido suficiente.

No decidí cambiar por completo y convertirme en una perra sin corazón.

Seguía queriendo ser una de las chicas buenas, pero sabía que ya era hora de borrar la palabra “también” que precedía a “buena”.

Verás, yo era una de esas personas a las que se admiraba y se compadecía al mismo tiempo.

Mis amigos decían: “Es demasiado buena, demasiado buena, demasiado increíble y eso es exactamente lo que la convierte en lo peor para ella”.

Lamentablemente, tenían razón.

DEJÉ DE SER "DEMASIADO BUENO" PORQUE ESTABA CANSADO DE QUE ME DIERAN POR SENTADO

Yo era mi propio enemigo y ser demasiado amable con la gente era la causa de mi autodestrucción. Me hizo fracasar tanto en las relaciones amorosas como en las amistades.

Mis relaciones fracasaron porque daba demasiado, demasiado pronto. Me desvivía por hacer feliz a la otra persona.

Era demasiado comprensiva y demasiado complaciente.

Por ejemplo, le enviaba un mensaje de texto a mi ex en cuanto se encendía mi teléfono, aunque me hubiera ignorado por completo durante la mayor parte del día.

Le dejaba volver a mi cama aunque se ausentara de ella.

Que estuviera allí, que me sirviera migajas, era suficiente para mí en aquel entonces. Por mi vida, no sé cómo pudo ser suficiente y cómo no me di cuenta antes de que sólo se estaba aprovechando de mis sentimientos.

Ni siquiera era consciente de lo que hacía la mayor parte del tiempo. Hacía las cosas sin siquiera pensar en ellas.

Siempre me esforzaba más, daba más y me esforzaba más, por lo que, al final, él y todos y cada uno de mis ex se daban por aludidos.

Algunos de mis amigos, o mejor dicho ex amigos, no se quedaron atrás.

DEJÉ DE SER "DEMASIADO BUENO" PORQUE ESTABA CANSADO DE QUE ME DIERAN POR SENTADO

Yo era el ejemplo de libro de texto de un acomodaticio y un pusilánime y ellos se aprovechaban de ello.

Sabían que podían contar conmigo y confiar en mí sin importar lo que pasara. Que no importaba si era de día o de noche, yo estaba ahí para ellos.

Pero, sorpresa, cada vez que necesitaba que hicieran lo mismo, nunca estaban allí.

Cuando necesitaba un hombro para llorar, no lo encontraba, mientras que el mío seguía húmedo desde la última vez que lo necesitaron.

Yo estaba allí para levantarlos y hacerlos sentir mejor con ellos mismos y cuando yo estaba deprimido sólo me ayudaban a seguir deprimido.

Necesitaba endurecerme y cambiar mi forma de ser cuanto antes. Necesitaba despedirme de algunas personas en mi vida.

Necesitaba decir adiós a ser “demasiado amable”. Necesitaba aprender a ser amable conmigo misma, para variar.

Todo el amor, la comprensión, la delicadeza y la amabilidad que había dado desinteresadamente a los demás, empecé a dármelo a mí misma.

Toda esa fuerza y determinación que había mostrado a la hora de luchar por ellos, la redirigí hacia mí.

Y no es de extrañar que mi vida cambiara a mejor.

Lo que aprendí es que la gente te trata como tú les enseñas a tratarte. Si permites que te traten mal y te pisoteen, seguro que lo harán.

DEJÉ DE SER "DEMASIADO BUENO" PORQUE ESTABA CANSADO DE QUE ME DIERAN POR SENTADO

Así que dejé de hacer esfuerzos por aquellos que no estaban haciendo ninguno por mí.

Dejé de enviar mensajes de texto y de llamar a los que no estaban haciendo ningún esfuerzo real por estar en mi vida.

En su lugar, empecé a invertir de forma equitativa. Aprendí a igualar los esfuerzos de la gente.

La reciprocidad es lo que importa; merezco todo el tiempo, el afecto y la atención que sigo dando a los demás.

Necesito a alguien que me devuelva todas esas cosas sin esfuerzo. Alguien que se encuentre conmigo a mitad de camino.

Dejé de decir “sí” a reuniones, ideas y planes de los que no quería formar parte.

Empecé a decir “no” más a menudo y me di cuenta de que es un mundo muy poderoso. No necesita más explicaciones.

Mi tiempo es precioso y valioso y yo elijo cómo gastarlo. Ya no quiero desperdiciarlo. Haré cosas buenas por otras personas, pero no a mi costa.

He dejado de disculparme por los errores de los demás.

DEJÉ DE SER "DEMASIADO BUENO" PORQUE ESTABA CANSADO DE QUE ME DIERAN POR SENTADO

No puedo ser el único culpable, no todo es culpa mía y no soy responsable de los estados de ánimo de los demás.

Ahora, sólo asumo la responsabilidad de mis propios actos. Ya no me preocupo tanto por los sentimientos de los demás como antes y, para variar, empecé a preocuparme por los míos.

Dejé de ser “demasiado amable” porque me habían dejado sin opción, estaba cansada de sentirme invisible y dada por sentada y fue la mejor decisión que tomé.

Ahora mi vida sólo incluye a las personas que están dispuestas a devolver tanto como reciben, personas que me quieren por mí y no por lo que yo pueda hacer por ellas.

Gente que me aprecia y me respeta porque no permito que nadie se meta conmigo.

Sigo siendo una buena persona, pero dejé de exagerar con ser amable y empecé a ver mi propio valor.

Ahora soy una versión nueva y mejorada de la mujer agradable que solía ser.

DEJÉ DE SER "DEMASIADO BUENO" PORQUE ESTABA CANSADO DE QUE ME DIERAN POR SENTADO