Skip to Content

Contigo me siento más sola que nunca

“Estoy contigo y me siento más sola que nunca”

¡Cuántas veces hemos leído estas frases! ¡Cuántas veces por miedo a la soledad nos quedamos con alguién que quien pese a que queremos, no amamos… puede que por el bienestar de los hijos, por comodidad, o por inercia. Pero estamos con la persona que escogimos y nos sentimos en una terrible soledad.

Nada más triste que ese tipo de soledad, porque se pierde todo. Cuando las cosas llegan a ese punto casi siempre ha sido por infidelidad de parte de uno de los dos, se acaba el respeto, el cariño y la tolerancia.

Lo peor de todo es que cada vez que despiertas está allí, a tu lado, y no sabes cómo comenzar el día, te da pereza despertar, hacer las labores de la casa, y mucho peor cuando tienes que cumplir las “obligaciones de esposas”, me resulta muy curioso que en pleno siglo XXI aun estemos obligadas hacer cosas que no queremos, ¿verdad?

Bueno, este tema es el resultado de muchas respuestas de muchas de ustedes, y quise hacerlo más extensivo para que a la que lo está padeciendo podamos servirle de ayuda en esta vida, pues pienso que es horrible manera de vivir.

Primero que nada, creo que nadie está obligada a estar con alguién que ya no ame o no desee. Las mujeres tenemos una gran capacidad para hacer muchas cosas a la vez, ¿por qué no sentarnos a hablar con la pareja y ver qué deciden?

Hay que intentarlo, aunque soy consciente de que es algo que suele ser difícil, los hombres se encierran en sus cosas y prácticamente te dejan hablando sola, no encuentras comprensión, no hay diálogo porque no hay amistad, y ese es un pilar fundamental para toda relación de parejas. Muchas veces has encontrado otro amor, entonces todo lo que haga o diga la persona que vive contigo lo encontrará malo y viceversa. Esto supone una terrible forma de vivir, porque ¿de dónde sacas las ganas de amar si estás pensando en otra persona?

Lo más sano es replantearse lo que quieres. No es fácil la decisión porque casi siempre existen hijos y está cuestión del dinero. Pero precisamente por ello debes replantearte qué es lo que quieres tú, porque eso es lo importante. Ya bastante tiempo hemos quedado atrás por dar prioridades a los demás, y una se queda siempre desplazada…

Por una vez si estás viviendo este dilema, atrévete a hablarlo con alguien, que sepan que no estás siendo feliz, coméntalo con tus hijos, con tu misma pareja, o pide ayuda a otras personas… no es posible que nadie obligue a nadie a vivir una vida que no queremos, cuando las cosas del corazón están bien todo marcha bien, pero si esa parte está mal tengan la seguridad que todo va mal, el amor es y será la mejor razón de nuestra vida.