No son sólo los pétalos de rosa y los besos los que hacen estallar tu pie. No todo son coros de aleluyas y miradas de adoración que nunca terminan. No es como si la sociedad nos hubiera dicho cómo es el amor verdadero.

Es mucho mejor que eso.

Porque el “cuento de hadas” del amor no es real. Es sólo una fantasía. Un libro de cuentos. Un sueño despierto. Un concepto de Hollywood. Una versión comercializada de lo que es el amor. No es el verdadero negocio.

Cuando te enamoras de la persona adecuada, no va a ser cursi. Una banda sonora no va a sonar cuando tengas tu primer beso. No habrá créditos finales que digan’y luego vivieron felices para siempre’.

Porque verás, el amor verdadero no es un cuento de hadas.

Es una escalada de montaña. Es sobrevivir a través de una ventisca. Está creciendo aparte y juntos y encontrando el camino de vuelta el uno al otro. Es una batalla cuesta arriba que pone a prueba tu fuerza y tu amor. Es una tormenta que inunda una y otra vez. Son los argumentos que te hacen dudar de ti mismo y de él o ella. Necesita espacio y tiempo a solas. Son las lágrimas, los rayos y la lluvia que nunca se detiene. Es jodidamente difícil. Es jodidamente doloroso. Es jodidamente difícil.

Y si no es difícil para ti, entonces no es amor verdadero.

Porque cuando encuentres a tu persona “para siempre”, todavía te llevará trabajo, compromiso y tiempo. No importa cuán compatible seas. No importa cuán fuerte sea su vínculo entre ustedes.

Todavía va a ser una subida cuesta arriba.

Pero lo que pasa con el amor es que mientras caminen juntos por esa montaña y luchen en los momentos difíciles y malos, también habrá risas en el camino. Habrá flores que brotarán de las inundaciones en las que has nadado. Vas a mirar a esa persona incluso a través de los campos de batalla, y te vas a quedar.

Porque el verdadero amor es luchar contra las cosas malas. Está luchando entre lo feo y los apagones. Está luchando contra los monstruos y demonios más duros. Juntos.

Cuando encuentras a la persona adecuada, no importa cuán terrible sean las discusiones o cuán estresantes sean tus vidas, siempre encontrarás el camino de regreso a ellas. Puede tomar días o semanas para que usted los enfrente. Puede tomar meses volver a ser capaz de sonreír y reír con ellos. Pero cuando se trata de la persona adecuada, siempre hay que ser fuerte. Siempre sabrás que las discusiones y las tormentas valen la pena.

Porque sabes lo que es pelear las batallas y ganarlas lado a lado.

Cuando se enamoren de la persona correcta, crecerán juntos y separados y se fortalecerán individualmente y unos con otros como pareja. Serás capaz de ser tu propia persona como ellos también lo serán. Podrás atravesar las noches oscuras y despertarte más fuerte al día siguiente. Más fuertes en su amor, en su vínculo y en sus corazones.

Cuando finalmente estás con la persona adecuada, ninguna batalla será demasiado. Ninguna pelea será demasiado dura. Porque cuando finalmente te estás enamorando de la persona correcta, ustedes dos harán lo que sea para enamorarse una y otra vez el uno del otro.

Y siempre ganarás las peleas. Juntos. Y siempre sabrás que los tiempos oscuros, harán que los buenos tiempos sean mucho más poderosos y hermosos. Y sabrás que nunca querrás pelear con nadie más. Por el resto de tu vida.