Skip to Content

Así es como le dices adiós a tu persona para siempre

Nuestras “personas para siempre” son, por definición, las que nunca debemos despedirnos.

Son nuestro paseo o muerte. Nuestros socios en el crimen. Nuestra agua a toda velocidad. Nuestras langostas.

 

Son las personas que se sienten como en casa, de una manera que incluso nosotros no siempre entendemos. Nos cuidan en el peor de los casos. Nos aplauden al máximo. Son las personas que imaginamos a nuestro lado en diez, veinte, cincuenta años, a través de cada desafío y obstáculo.

Son nuestra gente para siempre. El punto es que se supone que no deben ir a ninguna parte.
Pero lo que pasa con la vida es que funciona de manera divertida y a veces desafortunada.

Las personas que podrían haber estado allí desde siempre son a veces las mismas que tenemos que dejar ir, a menudo por razones que están totalmente fuera de nuestro control.

Y entonces, ¿qué hacemos cuando nos encontramos frente a esta incómoda realidad?

 

¿Cómo le dices adiós a la persona que pensaste que tendrías a tu lado por el resto de tu vida?

¿Cómo dejas que se vaya para siempre?

Tal vez así es como se hace:

Empiezas por no minimizar su importancia.
Empiezas por aceptar que ellos importaban, de una manera que nadie antes que ellos lo hizo, y es posible que nadie después de ellos lo haga.

Empiezas aceptando que conociste a tu persona para siempre cuando el tiempo estaba mal o las estrellas no estaban alineadas o en un Universo donde ustedes dos simplemente no podían llegar a la meta. Empiezas por dejar que se hunda en el hecho de que tal vez ellos eran “El Elegido”, ya sea que ese sea un término en el que creas o no.

 

Porque de alguna manera, lo eran. Ellos fueron la única persona que tu corazón se sintió capaz de amar para siempre. Y eso significa algo.

Siempre lo va a hacer.

Pero el amor no siempre es suficiente para mantener a dos personas unidas. Así que cuando tengas que despedirte de tu persona para siempre, sé agradecido.

Agradece que los conociste. Agradece que tuviste la oportunidad de conocerlos. Agradece que tienes que sentirte de la misma manera que te sentiste con ellos en tu vida. Porque algunas personas nunca lo hacen.

Algunas personas pasan toda su vida sin saber lo que se siente al estar con su persona para siempre.
Pueden enamorarse varias veces. Puede que incluso se casen. Pueden vivir su “para siempre” al lado de alguien a quien creen que es el más adecuado para ellos. Pero puede que nunca tengan la verdadera conexión, la verdadera devoción, la verdadera intimidad que viene de conocer a esa persona, a quien sólo sabes que es con quien se supone que debes quedarte.

Algunas personas nunca conocen a su gente para siempre. Pero tú conociste a los tuyos.

Y si eso no es algo por lo que estar agradecido, no sé lo que es.

Así que cuando tengas que dejar ir a tu persona para siempre, hazlo con calma. Hágalo con gratitud. Hazlo con el entendimiento de que no podemos conservar todos los dones que nos han sido dados en la vida. Algunas cosas que acabamos de prestar. Y a veces tenemos que dejar que eso sea suficiente.

 

Porque si puedes ser una persona lo suficientemente grande para apreciar lo que tienes mientras lo tienes, y dejarlo ir con gratitud cuando llegue el momento de hacerlo, te ganas el respeto de la única persona a la que nunca vas a tener que dejar ir: a ti mismo.

Porque la verdad es que sólo hay una persona garantizada para siempre en la vida: Y esa persona eres tú.
Tú eres el que va a estar allí a través de cada giro y vuelta, cada bache en el camino, cada hermoso comienzo y doloroso final. Y cuando te enfrentas a esto último, es tu persona para siempre la que te va a ayudar a superarlo. Eres tú quien va a descubrir cómo mantenerte en movimiento cuando todo parece desmoronarse.

Y cuando tengas que dejar que la persona con la que querías pasar el resto de tu vida se vaya, no dejes que la persona con la que vas a pasar el resto de tu vida se caiga a pedazos. Cuida a esa persona. Alimentar a esa persona. Estar ahí para esa persona.

Y por encima de todo, esté orgulloso de esa persona.

Enorgullécete de no haberte resistido a lo que más importa. Enorgullécete de haber dado todo lo que tenías, cuando sólo podías haber ido a mitad de camino. Esté orgulloso de haber arriesgado algo tan grande e importante como su corazón, aunque no haya terminado durando para siempre.

Siéntete orgulloso de que ahora te conoces a ti mismo como alguien que es capaz de amar a otra persona para siempre.

Porque tú, de entre todas las personas, sabes lo increíble y embriagadoramente raras que son esas personas.