Skip to Content

Así es como lastimaste a la buena chica que tenía miedo de amarte de todos modos

Ella no quería enamorarse de ti. Ella ni siquiera quería que le gustaras y mucho menos que te amara potencialmente, y cuando empezó a sentir ese sentimiento familiar, ese en el que sonríe cada vez que sus amigos le preguntan por ti, ese en el que se emociona cada vez que ve tu nombre aparecer en su teléfono, el sentimiento de caer, empezó a sentir otro sentimiento familiar también, el miedo. Tenía miedo de amarte.

Tenía miedo del amor porque nunca antes le había funcionado. Sabe lo mucho que le duele la angustia, pero cada vez que comienza a caer la felicidad la hace olvidar temporalmente. La dicha abrumadora de pensar que lo que ha encontrado es amor, la hace esperanzadora. Ella espera que sea amor, del tipo real. Espera que no termine con esa cosa terrible que conoce tan bien. Espera que no termine con “Te mereces algo mejor”. Ella espera que no termine con él desapareciendo, sin ningún cierre, ni siquiera un adiós. Ella espera que no termine con su partida por razones que no tienen ningún sentido para ella, con razones que la dejan preguntándose qué demonios hizo mal. Espera que no le hagan daño.

 

Porque es la chica agradable que no tenía intención de enamorarse. Ella es la chica agradable que no quería amarte de todos modos porque el amor a ella significa dolor. Significa llorar a las 2 de la madrugada y preguntarse por qué alguien no puede amarla de la manera en que merece ser amada. El amor para ella significa cada muestra de afecto que se confunde con algo más. El amor para ella significa que cada vez que se equivoca. Ella es la chica agradable que no puede hacer el amor bien. Es la chica agradable que se enamora de gente que sólo la defrauda.

Ella es la chica agradable que tiene miedo de amarte porque no quiere que seas como el resto de ellos. No quiere que seas otra decepción, otra decepción.

Así que a pesar de la esperanza que la llena cuando comienza a caer, usted elige lastimarla de todos modos. Eliges distanciarte cuando te das cuenta de su apego. Eliges decirle a tus amigos que está siendo demasiado pegajosa. Eliges dejarlo ir cuando ella está luchando por aferrarse. La lastimaste porque estás tan asustado como ella.

 

Porque a todos nos asusta un poco el amor. Todos estamos un poco asustados por la idea de invertir nuestro corazón en alguien que potencialmente podría arrugarlo en la palma de sus manos. Tenemos miedo del amor porque si terminamos heridos, siempre es culpa nuestra. La culpa es nuestra, porque nosotros elegimos hacerlo. Elegimos dar nuestro corazón a la persona que lo rompió, pero por favor no olvides que puedes elegir amar a alguien que no lo hará.

Ella estaba asustada, y él también.

Su miedo a la angustia siempre estará ahí, pero el verdadero amor la hará enfrentarlo. No todo el amor termina en dolor, pero todos tenemos un poco de miedo de que eso suceda.