Skip to Content

Al hombre que me destruyó emocionalmente

Quiero que te imagines esto: una niña sentada en el suelo de su dormitorio, con el cuerpo convulsionando con cada intento fallido de silenciar los sollozos, golpeando sus puños contra el suelo mientras intentaba darle sentido a todo.

Ahora, quiero que te imagines mi cara porque esa chica era yo, y nunca fui lo suficientemente buena para ti. Constantemente quedaba en segundo lugar después de docenas de otras chicas. Me hiciste sentir completamente inútil. Me arruinaste emocionalmente.

Pero no te odio. En vez de eso, quiero darte las gracias.

A pesar de que me llevó meses, finalmente me di cuenta de que no era yo siendo lo suficientemente bueno para ti, sino tú siendo lo suficientemente bueno para mí. Estas palabras han resonado en mí durante algún tiempo, y constantemente me recuerdo a mí misma que merezco algo mejor que la percepción distorsionada del amor que me fue dada en una bandeja de plata empañada. Merezco algo mejor que ser ignorada, merezco algo mejor que ser manipulada, y merezco algo mejor que tú.

Sé que no soy la misma chica que estaba en el piso de mi dormitorio esa noche, porque nunca le daría a alguien un poder completo sobre mí donde perdí el control; un poder completo sobre mí donde sentía que no valía nada.

Sé que eres una buena persona, pero la próxima vez que te preguntes qué fue lo que me hiciste, quiero que pienses en la chica llorando en el suelo de su habitación.

Sólo me consumía la negatividad, y por un tiempo pensé que tú eras mi única fuente de luz. Me estaba ahogando y cada día me despertaba con la esperanza de que tu mano me sacara a la superficie y me salvara.

Estaba equivocado. Esa noche fue la noche en que me di cuenta de que tu mano nunca estaba ahí para salvarme, sino para empujarme más profundamente bajo la superficie. La única mano que necesitaba era la mía.

Eras mi oscuridad y me llevó demasiado tiempo darme cuenta de esto.

Sé que eres una buena persona, pero la próxima vez que te preguntes qué fue lo que me hiciste, quiero que pienses en la chica llorando en el suelo de su habitación. Quiero que pienses en la chica que no podía dormir porque las pesadillas eran peores que la realidad, que se había convertido en su propio infierno personal.

Quiero que pienses en la chica que no podía comer porque no tenía apetito por la ansiedad causada por pensar que había hecho algo malo. Quiero que pienses en la chica que se odiaba tanto que tuvo que forzarse a levantarse por la mañana, sólo para volver a la cama horas después.

Quiero que pienses en la chica que tuvo un sinnúmero de silenciosas crisis nerviosas, esperando que sus padres no la oyeran. Quiero que pienses en todas las cosas que nunca viste, en todas las cosas que nunca experimentaste, en todas las cosas que se mantuvieron ocultas.

Y ahora quiero que pienses en la persona en la que me he convertido, y quiero que sepas que estoy agradecido por haber creado un monstruo.

Ya no soy un monstruo y no tengo que forzar la felicidad. Ya no tengo que buscar la validación de otros de que soy digno. Estoy agradecido de que hayas sido parte de mi vida, porque te convertiste en lo mejor y lo peor que me ha pasado.

Espero que seas feliz, y que sepas que no me arrepiento de ti. Nunca desearía que experimentaras el mismo infierno que yo, sólo te deseo la misma felicidad que finalmente puedo experimentar cada día.

Gracias por envolverme en la oscuridad, gracias por ayudarme a crecer, y gracias por empujarme más abajo de la superficie. Demasiadas cosas grandes han salido de esa oscuridad. Demasiadas cosas grandes han salido de ti.