Skip to Content

7 verdades sobre ser un pensador excesivo con un corazón amoroso y frágil

1. El amor es tu principal objetivo
El amor es tu pensamiento más frecuente y tu mayor deseo. Si estás siendo completamente honesto, ansías tanto el amor que a veces puede ser abrumador.

No necesitas emociones falsas y compromisos a medias, necesitas el amor que es genuino y verdadero. Necesitas el amor que estás dispuesto a dar.

Pero al mismo tiempo, tienes miedo de que te vuelvan a hacer daño. Usted teme que algo termine antes de tener la oportunidad de comenzar correctamente. Por eso guardas tu ya frágil corazón.

2. Te tomas todo muy en serio.
Te afectan las opiniones de otras personas. Incluso si se trata de una crítica positiva, lo pensará durante días y diseccionará cada pequeño detalle. Te cuestionarás a ti mismo y mirarás hacia atrás a cada uno de tus pasos.

Las cosas serían mucho más fáciles si pudieras aceptar la crítica de alguien, aprender y crecer de ella sin perder demasiado tiempo pensando en ello.

Por otro lado, todo el mundo tiene derecho a tener su propia opinión, y eso no significa que siempre tenga razón. Escuche su intuición, y si sabe que está en el camino correcto, simplemente siga adelante.

3. O te importa demasiado o no te importa en absoluto.
Ustedes van a los extremos, y no hay término medio cuando se trata de sus sentimientos y devoción.
Cuando usted está realmente en algo o alguien, usted estará todo adentro.

No te contendrás porque no sabes cómo hacerlo. Siempre harás un esfuerzo extra. No crees en casi, la mitad, y mediocre. Es por eso que cuando no te importa, no estás allí en absoluto. Contigo es todo o nada.

4. Luchas cuando se trata de dormir.
Tan pronto como su cabeza golpea la almohada, usted se siente abrumado por los pensamientos. Te sorprendes a ti mismo con la medida en que tus pensamientos viajan.

No son sólo las cosas de tu pasado las que ocupan tu mente. También hay situaciones hipotéticas futuras en las que piensas que te mantienen despierto, y antes de que te des cuenta, ha amanecido y no has dormido nada en absoluto.

5. Sigues buscando significados ocultos
Te resulta difícil dejar las cosas como están. Buscas el significado de todo. Usted quiere razones y explicaciones para el comportamiento o curso de acción de alguien. Tristemente, no siempre los recibes.

Trate de recordar que a veces no hay una historia entre bastidores. A veces eres más feliz sin saberlo. Y aunque es difícil para ti no pensar demasiado, trata de calmarte un poco. Te harás el bien a ti mismo.

6. Eres demasiado duro contigo mismo pero “demasiado fácil” para los demás
Usted es su peor crítico y juez más feroz. No te des por vencido. Pero cuando se trata de otras personas, perdonas con demasiada facilidad.

Por eso ese corazón amoroso tuyo se volvió tan frágil. La gente caminó sobre tu amor, bondad y comprensión demasiadas veces.

Trate de ser más gentil consigo mismo y más justo con los demás. Perdona, pero ten en cuenta que no todos merecen tu perdón o una segunda oportunidad.

7. A veces, puedes ser “demasiado” para otras personas
Más veces de las que puedes contar, escuchaste a la gente etiquetarte como demasiado emocional, demasiado analítico, demasiado romántico, demasiado necesitado, demasiado todo.

Es difícil para algunas personas que no se parecen a ti aceptarte y ver de dónde vienes. Y eso está bien, no tienen que hacerlo.

Hay gente ahí fuera que no tendrá ningún problema con tu naturaleza sobrepensadora. Gente que lo entenderá. Gente que se concentrará en amarte tanto que tu frágil corazón se hará más fuerte.