Apuesto a que pensabas que estabas viviendo la historia de amor más romántica de tu vida cuando lo conociste.

Cuando te abrazaba simplemente sentías que caminabas en las nubes y al besarte tu mundo se ponía de cabeza en un instante; estabas bajo su control; eras suya.

Pero toda esa hermosa historia de amor no duró mucho y ciertamente no tuvo un final feliz. Le tomó algo de tiempo quitarse la careta y dejar de ser ese hombre que quería impresionarte para conquistarte; o mejor dicho, para engañarte y hacerte caer en su trampa.

Esa relación era casi adictiva al punto que estabas consiente que no era algo bueno para ti, pero aun así no podías dejarlo; sentías que lo necesitabas y por tanto continuabas con él.

¡Era tan seguro y convincente! Sus mentiras eran tan elaboradas que casi rayaban en la fantasía; su historia de la exnovia “loca” era tan real que te la creíste completa hasta que más tarde pudiste darte cuenta que ella era sólo una víctima más, tal como lo era tu ahora.
Lentamente te fue consumiendo y poco a poco fue acomodando las cosas a su conveniencia ya que necesitaba que todo estuviera en su sitio antes de atacar. Mostró un falso interés en ti y a pesar de su egoísmo, fingió que tú eras el centro de su universo, haciéndote creer que eras el centro de su vida, así que comenzaste a creer en él.

Una vez que se ganó tu confianza, el resto fue pan comido. Te tenía en la palma de su mano y con la guardia abajo.
Te aisló de tus amigos y tu familia convenciéndote de que él era lo único que necesitabas y querías en la vida para finalmente atacarte una vez que te sentiste sola en el mundo.

De pronto se quitó la máscara y tu pesadilla se hizo realidad. Una pequeña parte de ti estaba totalmente consciente del gran problema en el que estabas pero ahora ya no podías escapar, simplemente no podías despertar y esperar que todo se acabara porque no era una pesadilla; era algo real y te estaba sucediendo de verdad.

Estas cosas comenzaron a formar parte de tu día a día y no podías evadirlas. Él te aseguraba que estabas loca; torció tu memoria y tu identidad, borrando cualquier atisbo de autoestima hasta convertirte en una mujer vacía que podría llenar con su versión bizarra de lo que es correcto; y tú le creías.

Pero todo llega a su final, incluso las pesadillas. Tantas mentiras en tan poco tiempo tuvieron un impacto demasiado profundo en ti, simplemente ¡todo terminó como una gran EXPLOSIÓN!, una que te había dejado sola y destruida, pero a fin de cuentas libre. Ahora ya eres la mujer que fuiste una vez, la que sabía amar, aunque ahora lo harás de una manera diferente…

1. No tienes idea de lo que es el amor verdadero

7 Cosas que cambian en la Forma de Amar de las Mujeres que tuvieron una mala experiencia con un narcisistaTal vez al principio vislumbraste como podría ser ya que las cosas marchaban como se supone que deben hacerlo, pero todo era una mentira. Su amor fue sólo un espejismo que fabricó para atraerte, impresionarte y finalmente destruirte; al final nunca pudiste experimentar lo que es el amor verdadero.

Ahora que encontraste al hombre adecuado no sabes como comportarte; dudas de él y de este “amor desconocido” que recibe. Piensas que todo puede ser una gran puesta en escena, una mentira que te costará mucho más adelante; su amor te confunde y te toma tiempo relajarte y abrir tu mente para aceptar algo que te mereces desde el principio.

2. Tienes problemas de confianza

En tu relación previa no tenías una voz de alerta en tu interior; simplemente eras una espectadora que seguía el guion que él había escrito, un guion que llegaste a odiar pero que no pudiste borrar hasta que finalmente decidiste retomar el control de tu vida y comenzaste a escribir tu propia historia de nuevo pero ahora, tienes miedo de tener que comenzar todo desde el principio; eres desconfiada y no es de extrañar ya que tu última relación se construyó sobre la base de las mentiras.

Te tomará algún tiempo confiar en alguien de nuevo y tu nuevo compañero lo sabe y por eso te da todo el espacio que necesitas; por eso no permite que le afecten las cosas que haces debido a tu dolor ya que sabe que necesitas tiempo para sanar y él estará allí para acompañarte; esperará lo que sea necesario, porque te ama de verdad.

3. Quieres destruir todo lo bueno

Inconscientemente quieres destruir cualquier oportunidad de ser feliz al punto que saboteas la única posibilidad de una relación auténtica que has tenido en tu vida; de hecho trata de ahuyentar al único hombre que te ha amado de una manera sincera; y es que el hecho de que él parezca perfecto te asusta demasiado porque el salvaje narcisista que casi destruyó tu vida también era perfecto, quizás demasiado perfecto y al final te llevó al lugar más oscuro de tu vida.

Ahora tratas de arruinar una relación buena porque te cuesta aceptar el hecho de que algo positivo pueda sucederte; recibiste una dosis constante de “veneno” por mucho tiempo y ahora eres incapaz de aceptar que existe la posibilidad de una vida limpia y bonita esperando por ti.

4. Te disculpas por todo

Solías llevar todo el peso de tu relación y te acostumbraste a creer que siempre estabas equivocada; de hecho estabas convencida de que todo era culpa tuya. Te encontrabas siempre en un callejón sin salida por lo que no sabías como reaccionar adecuadamente así que intentabas disculparte en todo momento. Era lo único que podías hacer y lo único que él aceptaría.

Pero el hombre que ahora tienes a tu lado te ama de verdad y no necesita que te disculpes constantemente; de hecho es un hombre dispuesto a mostrarte lo que es el amor verdadero y está dispuesto a aceptar su responsabilidad cuando se equivoca; de hecho está listo para decir “lo siento”.

5. Eres distante

Te tomará algo de tiempo superarlo y confiar en alguien de nuevo. Mantendrás la distancia porque las heridas todavía duelen y no estás segura si este es el hombre correcto. Fuiste vapuleada y todavía te afecta de manera que no quieres sentir más dolor. Tu corazón te dice que está bien y que debes permitirle acercarse, pero tu mente sólo quiere huir.

No te angusties, eso no durará para siempre; él no dejará que te sientas así el resto de tu vida; de hecho está dispuesto a hacer lo que sea para demostrarte que te ama de verdad y te merece. Poco a poco se irá ganando tu corazón y esta vez si no querrás escaparte; además que él no te dejará hacerlo.

6. Estás esperando siempre un gran colapso

Pero no habrá ninguno. Te sientes insegura porque la situación discurre con normalidad, casi sin que te des cuenta. Él es el hombre más maravilloso que jamás hayas conocido y te demuestra tu amor constantemente dándote toda la atención que te mereces; ¡sin parar nunca! Sin embargo tu esperas que las mentiras salgan a flote de nuevo; crees que un tsunami de maldad puede surgir en cualquier momento para convertirte una vez más en víctima de la manipulación, pero lo cierto es que nada de eso va a pasar. Lo único que tienes por delante es un cielo azul y un mar en calma.

Obviamente mantienes tu guardia en alto porque la última vez te sorprendieron y ahora está asustada; construiste un muro en torno a tu persona el cual el poco a poco irá derrumbando con su amor para comenzar a construir juntos una relación duradera y saludable.

7. Necesitas sentirte segura

Necesitas una garantía de que todo va estar bien; te hace falta que él te haga creer de nuevo en el amor; algo difícil considerando por lo que pasaste en tu relación previa. Necesitas un lugar seguro donde ser amada y eventualmente poder amar de nuevo.

Te hace falta que las cosas sean así porque tienes mucho amor que dar en tu interior; por eso necesitas que él logre disipar las dudas y así, juntos, abrir un nuevo capítulo no sólo de tu vida, sino de la vida de ambos juntos.

Él está consciente de que amas de manera diferente y es por eso que te ama aún más. Quizás estabas destruida cuando te conoció, pero eso no durará mucho más.