Skip to Content

5 Señales De Que Estás Floreciendo (Aunque No Lo Parezca)

Hay ciertos caminos que podemos elegir en la vida, pero sólo uno de ellos es el adecuado para nosotros.

La cuestión es que cada uno de nosotros es único: todos tenemos nuestros propios rasgos, deseos y habilidades. Por lo tanto, sería ilógico y poco adecuado que todos recorrieran el mismo camino.

La vida es un viaje, y es uno que no se puede completar del todo. Con el tiempo, aprendemos, nos equivocamos, tomamos grandes decisiones y también tropezamos y nos caemos.

En la vida, es importante que te levantes y sigas adelante. Si no avanzas, te quedarás atascado en el mismo sitio y, por mucho que luches, no llegarás a ninguna parte.

La vida es un viaje que nos enseña constantemente cosas nuevas. Y el tiempo es lo que nos ayuda a crecer y cambiar como personas.

A veces, podemos sentirnos desanimados o heridos, a veces débiles hasta el punto de sentirnos incapaces de seguir adelante. Pero todavía hay cosas que tenemos que hacer y que tenemos que superar.

Todas las dificultades, así como los buenos momentos, nos forman como la persona que somos hoy. Puede que no lo parezca, pero en realidad hay señales de que estás floreciendo como persona.

Muchos de nosotros simplemente no somos conscientes de ello. Esta inconsciencia puede ser el resultado de muchos factores que nos rodean e impactan fuertemente.

1. Te sientes como un paria

5 Señales De Que Estás Floreciendo, Aunque No Lo Parezca

Una de las primeras señales de que estás floreciendo podría ser ese sentimiento de extrañeza. A veces, puedes sentirte como un extraterrestre en tu propia casa, sociedad o planeta.

Esto puede ser algo difícil de superar, especialmente si te enfrentas a ello por tu cuenta. Sentirse como alguien que sencillamente no pertenece no puede sentarte bien.

Es posible que veas que tus amigos siguen en el mismo lugar en el que los dejaste hace tiempo. No significa necesariamente que estén disfrutando y pasando el mejor momento de sus vidas, pero aun así, no están avanzando.

También puede significar que tú has avanzado y mejorado, mientras que ellos siguen luchando por dar el primer paso. Has salido al mundo exterior, a tu zona de confort.

Seguro que a veces sigues teniendo miedo, pero ¿no es eso lo que te hace seguir adelante y lo que también te ha llevado a donde estás ahora?

Nunca tengas miedo de ser diferente. A veces, puede llevarte a lugares con los que sólo habías soñado antes.

Recuerda que sólo los peces muertos siguen la corriente. Por lo tanto, no rehúyas tomar esas duras decisiones en la vida y dejar atrás a los que no buscan la superación.

Ser un marginado no siempre tiene que tener una connotación negativa. También puede significar que estás creciendo como persona pero simplemente no eres consciente de ello.

2. Has dejado a alguien o algo atrás

La mayoría de las personas se sienten mal por dejar a alguien o algo atrás. Sin embargo, a veces es inevitable y algo que debes hacer.

En esos casos, debes moverte por tu cuenta porque, de lo contrario, sólo estarías saboteándote a ti mismo. No pasa nada por romper con alguien y dejar atrás esos recuerdos.

La gente aprecia la lealtad, pero eso no significa que debas permanecer al lado de alguien aunque te haga infeliz. Tu lealtad no debe ir en detrimento de tu superación.

No puedes pasarte toda la vida arrastrando a alguien por la manga y rogándole que venga a este viaje tuyo.

A veces, dejar ir a alguien o algo duele menos que intentar mantenerlo en tu vida. Es una decisión difícil, pero que debes tomar.

Si eres capaz de diferenciar entre ser leal y sacrificarte a ti mismo y a tu potencial, entonces definitivamente estás floreciendo como persona.

Al principio, puede sonar incluso egoísta. Pero dejar atrás a alguien y algo que era una parte importante de tu vida no sólo te etiqueta como un marginado, sino que también pasa las páginas para ti.

Piénsalo así: tus recuerdos se sobrecargan y tienes que borrar los viejos para poder almacenar los nuevos. Y recuerda que no hay nada malo en tomar decisiones que sean buenas para ti.

3. Tu visión de la vida cambió por completo

5 Señales De Que Estás Floreciendo, Aunque No Lo Parezca

Una de las mejores señales de que estás creciendo como persona es que tu perspectiva ha cambiado.

Aunque no el cien por cien de las veces, las personas que no crecen suelen aferrarse con fuerza a sus antiguas creencias e intereses. Si no estás dispuesto a soltar algo y aceptar cosas y entornos nuevos, es imposible que crezcas.

Claro que no es nada fácil, es más fácil decirlo que hacerlo. Sin embargo, por tu propio bien, debes tomar las riendas y ver la vida desde otros ángulos.

Sólo así podrás saber cómo es realmente. Florecerás cuando aprendas a aceptar diferentes puntos de vista sobre la vida.

Pensar fuera de la caja ha llevado a la gente a muchos lugares diferentes y les ha traído muchas oportunidades. Pero no se puede decir lo mismo de quedarse en esa misma caja.

No tiene por qué ser un cambio drástico: se puede crecer como persona manteniendo la misma o parecida visión de la vida. No pasa nada por mantener tus antiguas opiniones (si siguen siendo válidas).

Lo importante es mantener la mente abierta y dar la bienvenida a todo. Sal de tu zona de confort y rompe tu propia burbuja si es necesario

4. Te has despedido y has dado la bienvenida a otra cosa

Se necesita mucho valor y fuerza para dejar algo familiar, algo que una vez llamaste hogar. Pero no se necesita mucho para lograr los mismos sentimientos y resultados de nuevo.

La mayoría de las personas intentan engañarse a sí mismas pensando que ya se han despedido lo suficiente. Sin embargo, el tiempo les dice que están totalmente equivocados.

Sólo se vuelve para morderles en la cara. Ocultar la verdad a uno mismo nunca es una opción inteligente. Un día, todo se amontona y entra en erupción como un viejo volcán que se despierta tras permanecer dormido durante décadas.

Una forma de saber que estás floreciendo es que no te arrepientes de ninguna de las decisiones que has tomado. Esa firmeza y ese afán te indican que te aceptas por lo que eres. También indica que te respetas a ti mismo y, lo más importante, que confías en ti.

Cuestionar tus decisiones sólo puede tener un efecto adverso en ti. De este modo, acabas menospreciándote y subestimando tus poderes y talentos.

Aunque a veces es bueno pisar el freno y darse la vuelta para mirar a tu alrededor, recuerda quién es tu verdadero amigo.

No te habrías despedido de algo que no pudieras soltar, ¿verdad? Por lo tanto, siempre supiste que no lo necesitabas y que podías vivir sin él, sólo que finalmente aprendiste a dejarlo ir.

5. Estás más interesado y curioso

5 Señales De Que Estás Floreciendo, Aunque No Lo Parezca

Mirando hacia atrás, tu falta de autoestima y respeto por ti mismo te frenó y te cerró muchas puertas. Esta vez, es diferente.

Estás más despreocupado y dispuesto a probar cosas nuevas. No tienes miedo de interesarte por algo nuevo, por algo que nunca te habías planteado.

Está bien que sigas teniendo los mismos hábitos y comportamientos que antes. Sin embargo, si es algo que te está arrastrando, es hora de decirle adiós.

Cuando estás floreciendo y creciendo como persona, entras de buen grado en un mundo completamente nuevo que no sabías que existía. Quizá te hayan dicho que la curiosidad mató al gato. Pero hasta ahora, nunca habías pensado en el hecho de que los gatos tienen nueve vidas.

Por lo tanto, no escuches nada que se interponga en el camino de tu viaje de toda la vida.

Está bien hacer preguntas. Y está bien exigir respuestas. La vida es demasiado corta para que te quedes de brazos cruzados.