Skip to Content

4 Señales Para Saber Si Realmente Están Hechos El Uno Para El Otro

Amar es un término abstracto que significa diferentes cosas para diferentes personas. Sin embargo, existen algunos elementos del amor que son universales. Por ejemplo, el amor siempre involucra cierto nivel de abnegación y una actitud afectuosa para con la otra persona, sin importar el tipo de relación que se comparta con ella. Tu amor por tu familia puede variar con respecto al tipo de amor que puedes sentir por tus amistades que, nuevamente, será distinto al amor romántico que sientes por tu pareja.

Como el amor es un fenómeno complejo, a menudo es difícil saber si realmente estás enamorada de alguien. Además, con frecuencia existe esta confusión si la persona con la que estás saliendo está destinada a estar contigo por el resto de tu vida o si las cosas comienzan a ir cuesta abajo después de un tiempo, por pequeños desacuerdos y peleas. Si también estás confundida y deseas saber con certeza si esta maravillosa persona, que recientemente ha entrado en tu vida, es la adecuada y la que has estado buscando, entonces, este artículo es para ti. Continúa leyendo para conocer las 4 señales que te dirán cuán cerca estás de tu alma gemela.   

 

       1.Ella/Él es tu mejor amiga/o:

Nada es más hermoso en una relación que encontrar a tu mejor amigo en la otra persona. En ocasiones, la gente se enamora de su mejor amigo. En otros momentos, se convierten en mejores amigos después de atravesar la emocionante etapa del enamoramiento y luego de descubrir hechos interesantes el uno en el otro. En cualquier caso, sientes comodidad al mostrar tu lado loco a tu pareja y al hacer cosas locas juntos. Si tu relación está basada en amor real, respeto y amistad, entonces sí, están hechos el uno para el otro. Encontrar a tu mejor amigo en tu relación amorosa te ayuda, no solo a pasar un buen rato juntos haciendo cosas divertidas, sino que te acerca más a tu parjea y te ayuda a comprenderla desde una perspectiva diferente. Además, esto dificultará que dejes a tu pareja porque estarás perdiendo a un compañero que no solo es tu pareja, sino también tu mejor amigo.

    2.Puedes ser tú misma:

Si estás en la relación adecuada, no necesitarás fingir ser alguien que no eres. Fingir sus intereses, discusiones, opiniones y emociones es cansador y la impresión no durará mucho tiempo. Y también, es difícil encontrar a alguien con quien puedas ser tú misma. No te sientas juzgada o rebajada. Sí, habrá momentos en que tu pareja desapruebe tus elecciones o decisiones, pero si no te juzga ni te etiqueta de por vida, entonces es la persona con quien debes estar.

   3.Una relación sin dramatismos:

Incluso las relaciones más fuertes tienen sus momentos de desacuerdos y peleas. Siempre debes recordar que es normal. Cómo respondes a una pelea es lo que esencialmente te dirá si puedes sobrevivir a toda una vida de peleas como estas con tu pareja. Existen dos formas de ceder en una pelea una vez que haya ocurrido. ¿Los dos son capaces de tomarse un tiempo para relajarse y evitar explotar injustamente con la otra persona? ¿Se escuchan pacientemente el uno al otro? O… ¿forman sus respectivas opiniones acerca del otro después de un desacuerdo, que se interpondrá de nuevo al intentar resolver sus futuros desacuerdos? ¿Hay mucho dramatismo involucrado cada vez que existe una disputa? Las respuestas a estas preguntas te dirán si realmente están destinados a estar juntos y si serán capaces de sostener la relación en los años venideros.

   4.No puedes imaginar un futuro sin ella/él:

Cuando termines teniendo un alma gemela que es tu guía, tu amigo, tu confidente, tu discípulo, tu maestro, tu alumno y casi todo lo demás dependiendo de la situación, entonces podrás estar segura de que es “la persona indicada”. Entienden sus bromas cuando nadie más las entiende, puedes despertar a su lado sin sentir la necesidad de peinarte, sabes cómo animarle cuando se siente triste, y encuentras adorables todas y cada una de sus cualidades. Este es tu presente y tu futuro. El mundo no es igual sin ella/él. Es la etapa de tu relación en la que sabes con seguridad que están hechos el uno para el otro.