Skip to Content

10 Cosas Que Saber Cuando Tiene Una Mente Ansiosa Pero Un Corazón Amable

1. Ella analizará demasiado todo.
Cualquiera con una mente ansiosa analiza todo hasta el fondo. Ellos considerarán las cosas desde todos los ángulos y tratarán de predecir situaciones. Y aunque pienses que son paranoicos o que están leyendo demasiado en situaciones, la razón por la que están así y se preocupan como lo hacen es porque muchas de estas cosas se convirtieron en una realidad que esperaban que no ocurriera. Analizan demasiado las cosas para protegerse.

2. Lo sentirá todo muy profundamente.
Cualquiera que analice las cosas no sólo es consciente de los demás, sino que también es muy cuidadoso. Nunca te harán daño intencionalmente ni se esforzarán por hacerte sentir mal. Porque la verdad te hace daño a ti y a ellos también. Sienten cosas a un nivel que la mayoría de la gente no siente. Las palabras para describirlos a menudo serían consideradas, desinteresadas y con la capacidad de amar incondicionalmente.

3. Se disculpará demasiado.
Debido a que son tan conscientes de las cosas, notarán el más mínimo cambio en ti, es un retraso en el tiempo de respuesta, un cambio de tono o incluso una mirada diferente. Están constantemente buscando pequeñas cosas como el lenguaje corporal o las expresiones faciales. Saben mucho de lo que dice la gente, no salen de su boca. En el momento en que se den cuenta de que podrían haber hecho algo malo, se disculparán inmediatamente. No tienen miedo de admitir cuando están equivocados, sólo temen que no los perdones por ello.

4. Estará constantemente preocupada.
Los miedos irracionales y los escenarios inventados son un mundo demasiado real en la mente de alguien ansioso. A veces las palabras, “está bien”, resolverán todo, al menos por un tiempo.

5. Nunca dejará de luchar por ti.
Si le das la más mínima razón para creer en ti, nunca perderá la fe en ti. Nunca perderá la esperanza, ni siquiera en momentos que parecen desesperados. Pero ni siquiera los mejores corazones pueden hacer que alguien quiera quedarse. Tan fácil como fue entrar en su vida, ella será la primera que sostendrá la puerta abierta con una sonrisa al salir, esperando que regreses.

6. No es pegajosa, está asustada.
Hay una connotación negativa en la palabra pegajoso. Pegajoso es alguien a quien le importa. Pegajoso es alguien que es apasionado. Pegajoso es alguien que se respeta a sí mismo y a sus emociones lo suficiente como para compartirlo con alguien más. El pegajoso es la persona que no ha dejado que la angustia los enfríe.

Pero detrás de cada pensamiento en el que se adivinan a sí mismos hay una niña que tiene miedo de que la lastimen de nuevo.
Detrás de la chica a la que llamas pegajosa hay alguien que te mira y no quiere perderte.

7. Ella te perdonará.
No importa cuán grande o pequeño pueda ser, usted está obligado a arruinarlo, incluso cuando ella no lo haga. Será cuidadosa con cada paso, será cuidadosa con cada palabra. Pero ella no espera lo mismo de ti. Un simple “lo siento” y te perdono, e incluso entonces ella probablemente será la primera en disculparse, incluso cuando no haya sido su culpa.

8. Ella amará duro e incondicionalmente.
Cualquiera con un buen corazón regala amor como si no fuera algo que se pueda ganar. A ellos les encanta la forma en que les gustaría recibirlo, completa y totalmente completos, sin importar cómo la trates o cómo te sientas, ella no cambiará la forma en que te trata.

9. Ella no juega con las reglas de otro.
Una chica con una mente ansiosa conoce las reglas de las citas probablemente mejor que nadie. Y aunque es cautelosa y analiza cada movimiento que hace, vive de acuerdo a su propia agenda. Para ella, las reglas de la etiqueta de los medios sociales y las citas no se aplican. Ella simplemente hace sus propias cosas, tocando su propio tambor y es algo que admirarás en ella.

10. Ella te enseñará a amar de la manera correcta.
Mientras que las niñas con mentes ansiosas tienen la capacidad de analizar y pensar demasiado las cosas, aún mejor que eso es lo que aman. No dejan que la angustia o la decepción les disuada de amar de la manera que lo hacen. Dan hasta que no les queda nada. Estas son las personas, que son frágiles y sensibles, pero también te enseñan a tratar a los demás.

Charles Dickens lo describe mejor: “Ten un corazón que nunca se endurece, un temperamento que nunca se cansa y un toque que nunca duele”.