Skip to Content

10 cosas que no deberías esperar de los demás

A veces esperamos demasiado de los demás. Si hiciéramos más por nosotros mismos, tal vez no nos llevaríamos tantas decepciones. Aquí tienes una lista de 10 cosas que no deberías seguir esperando de los demás:

1. No esperes que siempre estén de acuerdo contigo:

A todos nos gusta que estén de acuerdo con nuestras ideas y opiniones… pero no es algo que debemos esperar de los demás, ni siquiera de los amigos. Cada persona es única, y tiene sus propias ideas acerca de las cosas, no es lógico esperar que siempre estén de acuerdo contigo. Si quieres convencerles, inténtalo documentándote, hablando con base, con conocimiento y causa… pero si no les convences, no te desesperes, no siempre tiene que ser así.

2. No esperes que te defiendan ante tus propias autocríticas:

A veces nos criticamos a nosotros mismos, esperando que alguien nos diga que “no, no es para tanto…”, que no somos tan malos como decimos, o que no hemos hecho las cosas tan mal como insinuamos. En lugar de eso, se quedan callados. Si buscas compasión de los demás, éste no es el método. El respeto comienza por uno mismo, así que primero, antes de nada, respétate tú. Según cómo te trates a ti mismo, los demás también te respetarán acorde.

3. No esperes que los demás te digan qué debes hacer:

Si quieres ser una persona auténtica, sigue tu propio camino, decide por ti misma, escoge qué dirección tomar… No esperes que los demás te digan qué es lo que debes hacer o desear. Deja de mostrarte tan indiferente, la vida importa, y lo que haces también, incluso los pequeños detalles. Eres tú quien debe decidir qué hacer con la vida, nadie más debiera hacerlo por ti.

4. No esperes que los demás sepan lo que estás pensando:

Si no sabes decir y expresar con claridad lo que quieres, no esperes que los demás sepan lo que tienes en mente. Primero tienes que tenerlo claro tú misma. Tener claro lo que quieres es más importante que tener la opinión de los demás. Primero piensa de verdad en qué es lo que quieres, piénsalo… y después, cuando lo tengas claro, ya sabrás comunicarlo mejor.

5. No esperes que los demás peleen tus batallas:

Los quieres, y ellos a ti; pero, aun así, no puedes esperar que estén ahí para ti, batallando por ti. Tienes que aprender a luchar por ti misma, a no depender de los demás cuando las cosas van mal. No puedes ir buscando ayuda cada vez que tienes un problema, haz de tripas corazón y arréglatelas como puedas. Demuéstrate a ti misma que no necesitas que peleen tus batallas, sería egoísta de tu parte esperar lo contrario.

6. No esperes que los demás te lo arreglen todo:

A veces nos quejamos mucho de que nuestras parejas no arreglan esto o aquello… siempre buscando culpables por las cosas que no funcionan o se estropean. ¿Por qué se han estropeado otra vez? ¿Podríamos tener algo de culpa nosotras mismas? ¿Hemos avisado de que, poco a poco, se estaba estropeando? Una mujer hecha y derecha no espera que le resuelvan y arreglen las cosas, sino que aprende a hacerlo por sí misma sin depender de los demás. Tener y necesitar ayuda está bien, pero ser una inútil no.

7. No esperes que los demás se queden cuando quieren irse:

Hay quienes se quedarán siempre a tu lado, pero no todos. Por lo general en esta vida, la gente, los amores y amistades vienen y van. Es una realidad que hay que aprender a aceptar. Aquellos que se quedan en lo bueno y en lo malo, esos deben ser tu prioridad. Y si llega ese duro momento en el que tienes que quedarte sola, aprovéchalo para hacerte fuerte, resistente, independiente y más conocedora de lo que puedes lograr por ti misma. A veces el mejor final es cuando sabemos soltar sin que nos lo desgarren de la mano.

8. No esperes que siempre te perdonen:

Idealmente todos nos perdonaríamos los unos a los otros, pero lo cierto es que a veces hasta nos cuesta perdonarnos a nosotras mismas. Si no somos capaces de perdonarnos a nosotras mismas, ¿cómo podemos esperar algo más de los demás? Aprende a perdonarte, a no ser tan severa contigo misma y los demás… y así, verás, que aprenderán a perdonarte y quererte tal como eres.

9. No esperes ser la prioridad de los demás:

Todos tenemos nuestras prioridades, pero piénsalo… Si tú misma no eres una prioridad para ti misma, si siempre te andas desvalorando, ofreciéndote y sacrificándote, ¿qué pensarán de ti? Que siempre te podrán usar, que para ti tú serás siempre la prioridad… lo asumirán y cuando te pidan algo ni te darán las gracias, porque es lo normal, es lo que siempre haces, es lo que les has acostumbrado: a que tu vida no es prioritaria, sino la suya. Trátate a ti misma como te mereces, y los demás aprenderán a valorarte.

10. No esperes que nunca cambien:

Tú no eres la misma persona de antes, has cambiado, todos lo hacemos. Algunas veces los cambios son, a nuestra perspectiva, peores y mejores… pero es inevitable, es parte de la vida, todos cambiamos, las experiencias nos cambian. No puedes esperar que tus amigos, familiares o pareja sea siempre igual, ni reclamarle que no sea el mismo del ayer. Claro que no lo es, cambiamos para adaptarnos a la vida. Ama y acepta a las personas que te rodean por quienes son, no por lo que fueron. Aunque haya aspectos que te gustaban más del ayer, sé considerada y ámalo tal como es.